Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

CONFERENCIA DE PRENSA
DE SAMUEL RUIZ Y
JAVIER LÓPEZ MORENO
Abril 18, 1994


OBISPO SAMUEL RUIZ: La pregunta obligada la voy a hacer yo. Señor gobernador, ¿a qué vino y de qué habló?

LIC. JAVIER LÓPEZ MORENO: Este es un entrevistador profesional e inesperado, a quien le respondo con mucho gusto. Vine a presentar mis respetos al señor Obispo Samuel Ruiz, agradecerle el hecho (de) que hace dos días pasó por Palacio de Gobierno; aunque no me encontró, me dejó testimonios de su solidaridad, de su respeto. Por otro lado, debo decirles que hablamos de varios tópicos.

Los dos obligados son lo relativo a lo que está haciendo el Gobierno del estado para afianzar el clima, la atmósfera de paz, y por otro lado a pedirle al señor Obispo Samuel Ruiz que asuma una actitud que favorezca en mayor medida el que se sienten las partes, los interlocutores, a la mesa de conversaciones y de las negociaciones.

Estimo que el señor obispo, como lo reclama la sociedad civil y lo cree el gobernador del estado, puede y debe tener una actitud más activa, más participativa. Prácticamente lo apremié a que interponga sus buenos oficios para que el EZLN y Manuel Camacho reanuden las conversaciones, porque la paz en Chiapas nos urge y sigue siendo el valor de valores, el valor supremo; de tal manera que, para agradecerle, para urgirlo y para comentarle de las medidas del gobierno del estado, es que estamos acá.

PREGUNTA: Señor Gobernador, se han presentado algunos hechos que podrían significar provocaciones, como es el ataque al Ejército Mexicano y anoche mismo hubo una pinta de un par de jóvenes en Catedral. ¿Cómo calificaría usted estos problemas, estas provocaciones?

LIC. JAVIER LÓPEZ MORENO: El estado debe estar muy al tanto de este tipo de hechos, impedirlos en la medida de lo posible; desnudarlos ante la opinión pública. No dejarnos intimidar, pero, sobre todo, influir en la sociedad para que no prospere ni la maledicencia ni la zozobra. Lo que se pretende a través de este tipo de ataques, menores y mayores, es convulsionar a la entidad a tal punto que se haga imposible la reanudación de las conversaciones. Eso sería lo peor que nos pudiera pasar.

OBISPO SAMUEL RUIZ: Como me están marginando voy a intervenir.

LIC. JAVIER LÓPEZ MORENO: Señor Obispo, usted tiene alguna consideración que hacer ante los medios de comunicación.

OBISPO SAMUEL RUIZ: Yo también estoy aquí porque se me comunicó y justamente estamos aquí y debemos compartir con la prensa, cuál fue nuestra reacción y nuestra preocupación en el momento presente. Desde luego, pues yo aprecio y ante todos ustedes ya lo había señalado y había dejado saludos para ustedes y pasé a felicitarlos por sus actuaciones el día 8 del mes en curso, en el que se hizo una apreciación genérica de todas las cosas que se han ido desarrollando en el estado, en favor del establecimiento de la paz y también muy especialmente por la declaración oportuna que, junto con el general Godínez, se hizo sobre la interpretación del fenómeno que pudiera haber derivado en una opinión pública desviada de la verdad, si se hubiera inclinado cualquier palabra para insinuar que el Ejército Zapatista habría tenido que ver en ese acontecimiento.

Creo que esto falló por parte de los que pensaron de esta manera, gracias pues a la oportunidad, a la prudencia política, para actuar de inmediato. Por otra parte, pues nos sentimos ya con apremios más fuertes en este instante, por dos motivos. Un primero que es la convicción de la necesidad de actuar por todos los medios posibles y hasta los imposibles para que el diálogo, en su fase final, se lleve a cabo y se llegue a los acuerdos de paz y empiece una nueva fase. No digo que de su inicio, los trabajos para las tareas en torno de la paz, pero una nueva fase de construcción mucho más concertada.

En este contexto veo yo que existe, por un lado, el apremio y la comisión del gobierno del estado, porque esto tiene que llevarse adelante. En segundo lugar, la sociedad civil también se ha manifestado en el mismo sentido. Hasta ahora ya había tenido una cierta sensibilidad o llenando de prudencia en la manera de actuar, tratando de evitar cualquier cosa que pudiera interpretarse, o posibles interpretaciones que vienen por su propia cuenta, pero que no tienen fundamento para que se entendiera, o que yo estaba coludido con el Gobierno o coludido con el EZLN, de una manera parcial, polarizando de esta suerte el trabajo de la intermediación, que es una mediación para el diálogo.

En ese sentido, cuando el diálogo está en una fase de estudio de las propuestas para llegar a una fase posterior, pues me sentía yo sin una base de acción. Pero los apremios recientes recibidos, diríamos, la repercusión de otros acontecimientos que han ocurrido a nivel nacional, hacen que haya un peso específicamente nuevo para que, entonces, no se restrinja mi acción solamente a la espera de la decisión de uno y otro para el momento del diálogo, sino que haya, pues, una búsqueda de encontrar el surgimiento del afianzamiento de condiciones que puedan llevar ya a una fase siguiente, que es lo que esperamos y compartíamos con el señor Gobernador.

Justamente el que en este instante la información que se esté dando y que esté captando el EZLN de las cosas que están pasando, sobre todo estas cosas que en el estado han tenido lugar, le suplicamos al Gobernador que podría ser oportuno que (........), que se han venido adoptando en el estado y que son conducentes a poner preámbulos muy serios para la administración futura, como ya la presentan.

La justicia, la verdad, deben ser y no en el engaño político ni en las decisiones de otra naturaleza, adversas a la paz. En ese sentido, yo creo que eso va a contribuir también prontamente a ese diálogo. Le decía yo a él que sin tener una bola de cristal y quizá proyectando mi propia esperanza, con lo cual no quiere decir que así vaya a suceder, que nosotros tendríamos que ir no mas allá de la semana próxima, tendremos una propuesta concreta, de cómo podía darse un paso siguiente en torno a este punto del diálogo estacionado. Allá no podría yo tener una seguridad de qué va a suceder porque no tenemos la visión de la otra parte.

LIC. JAVIER LÓPEZ MORENO: Si me permite yo lo interrumpo. Yo soy más optimista que el señor Obispo, porque confío en la capacidad de convocatoria de él, en la probada fidelidad que tiene a sus principios y, en consecuencia, no solamente quiero creer, sino que estoy profundamente convencido de que, incluso, poco antes de lo que él estima, que --sin tener bola de cristal-- ocurrirá, estoy cierto de que será --digo-- un poco antes de lo que él piensa.

OBISPO SAMUEL RUIZ: Así es mi convicción también, pero me refería a si, desde la otra parte, se está pensando ya en qué forma. En ese sentido, les decía yo que no proyecto lo que va a suceder, sino que es mi expectativa, pero creo que sí tiene fundamento, porque creo que ya el EZLN hizo llegar, lo publicaron ustedes, un comunicado último, en donde decía que están en la disposición de continuar... inquebrantable su decisión de estar buscando una salida dialogante y no militar de este problema. De manera que, en ese sentido, hay una esperanza .... y casi podríamos decir que tengo yo la confianza de que la fase siguiente va a tener una cierta espectacularidad.

Yo creo que va a ser algo inesperado. no podemos transformar en palabras, en este instante, pero si pensamos que va a haber algo muy significativo, porque yo creo que, por más que pensemos, a pesar del aislamiento, a través de la radio y creo que también de alguna televisión portátil, deberán tener noticias los del EZLN, de lo que ha ido sucediendo y, por tanto, que su análisis converja con lo que todo mundo está pensando. Se necesita ir hacia adelante en este camino de (la) paz y que el tiempo un tanto perdido, por las circunstancias anteriores, va a recuperarse con algún gesto significativo. De manera que, ahora sí les decimos: Esténse por ahí, en derredor, porque no van a alcanzar boletos si llegan a última hora.

PREGUNTA: Señor Gobernador, algún informe en torno a la posible liberación de los 16 detenidos en Cerro Hueco. ¿Qué tiene de conocimiento?

LIC. JAVIER LÓPEZ MORENO: De eso también conversamos con el señor Obispo. Reconoció él, tuvo la gentileza de hacerlo, los oficios del Gobernador del estado, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Lo saludable de esta disposición de la Comisión Nacional de Derechos humanos, yo pienso que no se mide por días, sino por horas, la liberación de los 16 detenidos de Cerro Hueco.

Pero por otro lado, también déjenme decirles brevemente que también examinamos la importancia de que mañana el Presidente (Carlos) Salinas reciba a los integrantes del CEOIC y después a una representación de ganaderos. Al gobierno del estado también le interesa sobremanera entender y dar respuesta a los planteamientos de los pequeños propietarios, que han visto menoscabado también su patrimonio y de esos asuntos también hablamos.

PREGUNTA: Señor, usted dice que hay que desnudar todo tipo de agresiones. ¿Qué tan desnudo está ya el asunto del ataque al Ejército? ¿Cómo van las investigaciones? ¿Se tiene indicios de quién es el agresor?

LIC. JAVIER LÓPEZ MORENO: Déjenme decirles que para el día de ayer en la noche, por desgracia no teníamos más elementos relativos a esa agresión. Ocurrió de modo tan acelerado y en condiciones tales que no hemos tenido avances sustantivos en la materia, aunque tengo entendido que, por lo que respecta a esta pequeña aunque significativa agresión, aquí en Catedral, ya hay algunos datos concretos, que en su oportunidad se darán a conocer, respecto de los responsables.

OBISPO SAMUEL RUIZ: Fundamentalmente, complementando las respuestas del señor Gobernador, importaría menos la identificación física de fulano o de sutano, cuanto la tendencia y el objetivo que se pretendía, que era desestabilizar y perturbar el clima para un diálogo. Eso es suficiente para saber que no es, precisamente, una causa justa la que está detrás de una agresión injustificada.

PREGUNTA: Una evaluación por parte de los dos. ¿Cuál es la situación que se puede ver en estos momentos en el estado? ¿Sigue siendo tan crítica como antes, o ha bajado?

OBISPO SAMUEL RUIZ: Bueno, eso es más peligroso para él decirlo. Quizá no lo es para mí, aunque dirán que me meto en política. Un juicio sobre la situación, sería entrar en una política de partido, que es la que no conviene como autoridad, pero, evidentemente que, si no se hace un juicio sobre lo que está pasando en el estado, si no se hace un juicio sobre lo que está pasando en el estado, desde el punto de vista de la acción pastoral, tendríamos los ojos cerrados para la orientación a la comunidad diocesana.

Así lo hemos compartido con los otros hermanos Obispos. En este punto específico, una vez he hablado con ellos recientemente, sin profundizar mucho. Nuestra misión es la siguiente: que el estado no (......) dos pies con los cuales camina una persona humana. La madurez política y la acción social. Entonces, en torno a las reivindicaciones sociales, yo creo que el estado ha tenido bastante camino recorrido, pero no ha llegado esto a converger en una estructuración de acción política.

En ese sentido, hay una acriticidad en muchas comunidades, donde todavía persiste la convulsión, a la cual se dio margen, si se quiere, pero que en ese tanto es clara, que no se debe de dar entre gobierno y partido oficial. Entonces, estas dos cosas están de tal manera compenetradas en una gran cantidad de comunidades indígenas, que para ellos no hacer lo que algún elemento del PRI les dice, significa estar en contra del gobierno. Hay una oposición a la autoridad.

En ese sentido, no hay una madurez crítica en muchas comunidades. Otras han ido madurando y, ciertamente caminando en agrupaciones, pero más bien de reivindicación social. El mismo movimiento de indígenas que se generó después del día primero de enero, con una agrupación sólidamente establecida que manifestó su consistencia y sus demandas, no tiene todavía una estructuración sicológica irreal política, para entrar como un elemento dialogante en ese nivel.

Es decir: que estamos en un retraso social, como se ha reconocido, pero tenemos un retraso político, aunque con un avance en la moderación de la toma de conciencia, de la dignidad y de los reclamos sociales. En ese sentido, entiendo la lectura que hago, desde esta perspectiva, las palabras sanas del gobernador, diciendo que aunque fuera viable y quizá hasta previsible que el PRI ganara las elecciones en el estado, no sería adecuado el que hubiera un gobierno que no tuviera participación de otras tendencias.

En ese sentido, se tendría que atender a la inmadurez política del estado, que no ha tenido una fuerza de oposición política organizada, pero que sí hay una situación de reclamo social, que tiene que ser atendida, aunque no tenga una vinculación política. Esa es más o menos la intención y la conversamos con él hace un momento.

PREGUNTA: Ayer el Obispo de Tuxtla hizo una advertencia en el sentido de que si a finales del 30 de abril no se logran pasos concretos hacia la paz, hay riesgos de que se pueda prolongar peligrosamente.

OBISPO SAMUEL RUIZ: Va a suceder mucho antes que el 30 un paso siguiente y bueno... la guerra civil no sería realmente por eso, sería realmente otra tendencia, reprobable, si no se pudiera contener, si no se pudiera llegar a eso. Una guerra civil siempre es posible en cualquier tipo de Estado y en el país hay una conciencia ciudadana de que no toca por ahí, aunque haya fuerzas negativas.

PREGUNTA: Señor Gobernador, su opinión en torno a esta pregunta.

LIC. JAVIER LÓPEZ MORENO: La entidad en términos generales ha ido logrando algunos puntos de consenso, no existe el estado de excepcionalidad que había --debo decirlo francamente-- cuando yo llegué. Ha habido (......) y creo que el clima de libertades ha mejorado. Ha habido una percepción, una perceptible distensión en la generalidad de los municipios; hemos asumido una iniciativa que tiene que ver con el cumplimiento de compromisos muy serios en materia de justicia agraria, de justicia electoral y de justicia penal, por llamarla así.

De tal manera que, lo único que esperamos es que, bajo el paraguas de los acuerdos de paz, podamos detonar nuevas acciones, y tengan ustedes la certeza de que el Gobierno Federal, también muy pronto, dará a conocer, como yo lo hice ante Manuel Camacho Solís hace unos días, el conjunto de acciones y de compromisos firmes que también servirán para favorecer los acuerdos de paz.

PREGUNTA: Señor Obispo, usted ayer decía que hizo un planteamiento al EZLN para un diálogo concreto.

OBISPO SAMUEL RUIZ: Sí, dije que estábamos ayer elaborando una serie de propuestas y aquí acabábamos de recibir alguna indicación. De que viniera el Subcomandante... pues se lo podemos sugerir, verdad, que venga acá. Ustedes apuntaban y creo que esa es la tónica, de que esta segunda parte no va a ser como la primera, porque es el resultado de las reflexiones sobre la documentación de respuesta a las propuestas o a las demandas.

Entonces, esa segunda parte no iba a ser necesaria, sino obligadamente no podía ser igual a la primera, que era la exposición de motivos y las demandas, para llegar a las propuestas o respuestas. Tiene una naturaleza diferente, pero además, la configuración física del grupo puede ser completamente distinta, porque es una fase nueva.

¿Qué es lo que sigue ahora? Pues de nuestra parte una información de cómo vemos y cómo vamos a compartir el análisis de lo que estamos mirando. Y de parte de ellos, decir hasta dónde ha llegado. Hasta dónde se pudo desarrollar, las observaciones o las impresiones sobre las respuestas que se dieron. Por ahí iría esta segunda parte del diálogo. No llegaríamos todavía a esta parte final, puesto que está todavía inferido o no terminada la fase de estudio, de las bases de los documentos. Esperamos toda una serie de cosas.

PREGUNTA: Según su análisis, el tiempo, el día, ¿cuándo sería?

OBISPO SAMUEL RUIZ: Lo dije ya, la respuesta ya está dada, hasta el gobernador fue más optimista que yo. Yo dije que no se empezaba la semana próxima y él dijo: 'Va a ser antes de que termine la semana próxima'. Estamos en comunicación pero específicamente para esto no, porque vamos a compartir de lo que vamos a mandar, para que él esté de acuerdo, sepa cuál es la propuesta que estamos haciendo. El yo creo que ya hizo alguna comunicación, porque hizo público que iba a mandar alguna sugerencia o comunicado directo al EZ.

LIC. JAVIER LÓPEZ MORENO: Si me permite decir nada más una cosa que se me pasaba. Examinamos con el señor Obispo el convenio con el CEOIC firmado en la ciudad de México, y estamos de acuerdo en que fue muy importante alcanzar dos puntos. Primero, la certidumbre de que no habrá más invasiones alentadas, toleradas o promovidas por el CEOIC y que en todo caso se actuaría de acuerdo con la ley, si esto ocurriera.

Y segundo, el que se examine predio por predio de todos los que están invadidos hasta el día 14 de abril para encontrar una solución justa, satisfactoria para todas las partes, entendiendo que vivimos un tiempo nuevo y que los hechos de enero de 1994 deben llevar al poder público a abrir todos los poros de la piel de los pies a la cabeza, para que con una enorme sensibilidad social se gobierne desde la perspectiva que yo le reconozco mucho al señor Obispo, que él la reconoció, de lo que podríamos llamar la humanización del poder.

PREGUNTA: ¿Se podría pensar, señor Obispo, en el cambio de sede de este próximo encuentro?

OBISPO SAMUEL RUIZ: Todo es posible y creo que es lo más seguro, dado el carácter del tono especial que va a tener, que no requiere mucha gente, quizás dos o tres personas señaladas, no se necesita ni grandes desplazamientos ni un tremendo mecanismo de seguridad como al principio, lo cual nos lleva a barruntar ciertas hipótesis donde podría darse esto.

Si de pronto nos dice el EZ "en todo el país", te estoy poniendo un ejemplo de lo imposible, de lo inimaginable, si nos dice el EZ: 'es tal la inseguridad que sentimos en nuestra patria que tenemos que ir a París'. Bueno, pues nos vamos a París, eso es espectacular, ¿no te parece?

PREGUNTA: ¿Pero sí podría ser en una de las zonas francas, para mayor seguridad?

OBISPO SAMUEL RUIZ: Yo creo, pero nosotros estamos abiertos a cualquier posibilidad, porque nosotros no sugerimos, dado que ellos son los que tienen mayor percepción de dónde tendrían mayor seguridad y con qué tipo de condicionamiento. Eso es lo que determina, por eso no podemos nosotros sugerir ni una sede ni un lugar, sino ver más o menos dónde, en esas circunstancias, ellos piensen que es mejor.

LIC. JAVIER LÓPEZ MORENO: En suma, le he informado al señor Obispo lo que el gobierno del estado está haciendo. Le he pedido que asuma una actitud más activa para que vuelvan las partes a sentarse y finalmente le he pedido también que transmita a los interlocutores el reconocimiento del gobierno del estado.

OBISPO SAMUEL RUIZ: Cualquier sugerencia de ustedes se la podemos hacer llegar al EZLN.

Gracias.

 

 


Texto de la conferencia de prensa ofrecida
por el gobernador de Chiapas,
Javier López Moreno, y
el Obispo Samuel Ruiz.
San Cristóbal de las Casas, Chiapas
18 de abril de 1994


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94