Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

ENTREVISTA AL OBISPO
SAMUEL RUIZ,
POR FEDERICO LAMONT
Agosto 17, 1994


Desde el obispo Luciano Méndez y el franciscano Leonardo Boff de Brasil, hasta el padre Miguel D'Escoto de Nicaragua y don Samuel Ruiz de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, el mensaje del Evangelio de Jesucristo no tiene otra interpretación más que el de libertad y liberación.

En diferentes púlpitos y en apego a la línea que marca el Concilio Vaticano II, así como las Conferencias Episcopales, los prelados coinciden en que la perfección que Jesús pide a sus discípulos, consiste en el deber de ser misericordioso.

En la diócesis de San Cristóbal, don Samuel eleva sus oraciones y al término de un recorrido por Palenque que coincide con las conclusiones de la Convención Nacional Democrática, expone: "El hombre no puede ser simplemente un peón desplazado de sus derechos y esto es lo que ha sucedido históricamente en Chiapas, por lo menos desde el primer levantamiento tzotzil ocurrido en 1707".

Y advierte: "vamos a observar con inteligencia la jornada electoral del domingo 21, todos somos responsables de este proceso que dictaminará el futuro del país".

PREGUNTA.- ¿Cree que el Ejército Zapatista guarde la perfección que Jesús pide a sus discípulos, es decir, el deber de ser misericordioso?

SAMUEL RUIZ.- La ausencia de equidad y solidaridad mantuvieron un rencor ancestral entre los grupos étnicos que vivieron oprimidos durante siglos, principalmente los tzeltales, choles, tzotziles y lacandones. La experiencia radical de la libertad cristiana, nos lleva a la siguiente reflexión: Cristo nos ha librado del pecado, y de la esclavitud de la ley que es la señal de la condición del hombre pecador.

PREGUNTA.- ¿Qué resultados dejó la Convención Nacional Democrática?

SAMUEL RUIZ.- La organización de una sociedad civil que deberá trascender el proceso electoral que desembocará en la creación de una cultura democrática.

PREGUNTA.- Usted señaló al diario LA VANGUARDIA, de Barcelona, que asumir la neutralidad en Chiapas sería un pecado, ¿acaso Samuel Ruiz es zapatista?

SAMUEL RUIZ.- La aspiración a la liberación, como el mismo término sugiere, toca un tema fundamental del Antiguo y Nuevo Testamento. Le repito exactamente lo que mencioné a aquella publicación. Cada año mueren en Chiapas 15 mil personas de hambre y falta de cuidados médicos.

Los indígenas no demandan limosna, piden que se les restituya lo que les quitaron. Para resolver el conflicto en Chiapas, deseamos una vía pacífica, pero fundada en la justicia. No queremos que se aplaste más al indígena ni que se le mantenga en la condición que lo indujo a empuñar las armas.

PREGUNTA.- ¿Qué se entiende por Teología de la Liberación?

SAMUEL RUIZ.- Se debe interpretar como una invitación a los teólogos a profundizar temas bíblicos esenciales con la preocupación de las cuestiones graves y urgentes que plantean a la iglesia tanto la aspiración contemporánea a la liberación como los movimientos de liberación que le hacen eco.

PREGUNTA.- ¿Cómo se puede aplicar la ley en una entidad donde parvifundistas, pequeños propietarios y autoridades se sienten agraviados?

SAMUEL RUIZ.- Esto no se puede resolver con la aplicación de la ley sino con la voluntad de todos los actores, ya que sólo (así) se puede lograr la paz.

PREGUNTA.- Su persona es criticada por diversos sectores de la sociedad, e incluso se asegura que usted manipula a indígenas para su conveniencia.

SAMUEL RUIZ.- La acción pastoral se mantiene por encima de críticas o de rechazos cuando se tiene luz evangélica.

PREGUNTA.- ¿Invocando los pasajes bíblicos se resolverá el conflicto en Chiapas?

SAMUEL RUIZ.- Ruego al Señor por la paz en Chiapas y en todo México. Todos los días tenemos que encomendarnos a Dios y poner en su mano las actividades cotidianas.

PREGUNTA.- Para nadie es un secreto la amistad que guarda con el ex comisionado Manuel Camacho Solís. ¿Todavía son amigos?

SAMUEL RUIZ.- La amistad trasciende los momentos cuando existen bases sólidas. Lamento el sensacionalismo informativo que se vertió respecto a mi relación con el señor Camacho Solís. El cese al fuego entre ejército federal y zapatistas no hubiera sido posible sin la capacidad negociadora que distinguió al ex comisionado.

PREGUNTA.- ¿No cree usted que Samuel Ruiz está faltando a su voto de humildad al convertirse en figura pública?

SAMUEL RUIZ.- Mi objetivo es seguir trabajando por la paz, ya que ésta no existió nunca, se basaba en la injusticia y la dominación de un sistema social que ejerció una violencia total. Las consecuencias de mi labor se inspiran en la defensa del indígena que no creo que viva hoy mejor que hace 500 años.

PREGUNTA.- ¿Que resultado obtuvo usted de su segunda visita al Estado Vaticano?

SAMUEL RUIZ.- Entregamos un documento que resume cinco años de labor pastoral y ese fue el objetivo que nos llevó con el pontífice romano.

PREGUNTA.- ¿Cree usted que estará en las listas para obtener el premio Nobel de la Paz?

SAMUEL RUIZ.- Mi propósito está guiado por el Evangelio de la Misericordia y por el amor al hombre, quien escucha el clamor por la justicia y quiere responder a él con todas sus fuerzas.

PREGUNTA.- ¿Podemos cerrar esta entrevista con su bendición a México y el proceso electoral del domingo 21 de agosto?

SAMUEL RUIZ.- Con la bendición para todos los mexicanos y la súplica al Señor de la historia para que a todos nos ilumine y este 21 de agosto cumplamos con nuestra responsabilidad histórica.

 

 

Periódico EL NACIONAL
18 de agosto de 1994
Entrevista al obispo Samuel Ruiz
Por Federico Lamont


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94