Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

DISCURSO DEL
PRESIDENTE DE MÉXICO,
ERNESTO ZEDILLO
Diciembre 16, 1994


 

Compañeras y compañeros:

Quiero agradecer el respaldo que a través de su secretario general han manifestado los servidores públicos a mi propuesta de que se forme una comisión para el diálogo y la mediación por la paz en Chiapas.

Celebro que la propuesta haya sido recibida muy favorablemente por amplios sectores de la opinión pública y, de hecho, es muy satisfactorio conocer que tres partidos políticos ya han designado a sus representantes para integrar dicha comisión.

Conviene subrayar que la propuesta que formulé anteayer se inscribe en el sentimiento compartido por todos los mexicanos de que en Chiapas el camino a la paz debe ser el diálogo.

Por eso, tengo plena confianza en que, incluso, quienes tienen reservas acerca de las virtudes de un instrumento de mediación como la comisión propuesta acabarán convenciéndose de su utilidad.

Sabemos que debemos buscar el establecimiento del diálogo entre las partes en conflicto, y justamente ese es un propósito medular de la comisión: mediar entre las partes para asegurar un diálogo franco, positivo y fructífero, que sea la base de una paz definitiva, justa y con dignidad.

Se trata de asegurar una instancia cabalmente neutral de mediación entre el Gobierno federal y el EZLN.

Por eso, he propuesto que la comisión se integre con miembros de un Poder independiente del Ejecutivo federal, y tenga composición plural, ante la negativa del EZLN de dialogar y negociar directamente con el Gobierno federal.

La comisión de ningún mdo puede ser nombrada por el Ejecutivo, y aunque integrada por legisladores, tampoco es una comisión que representa al Congreso federal; se trata de una comisión cuyos miembros son nombrados por los partidos políticos que participan en el Congreso de la Unión.

Así, sus integrantes tendrán un doble aval: haber sido electos al Congreso de la Unión como legisladores, y recibir la encomienda de su partido político para participar en la mediación.

En virtud que la labor esencial y urgente de la comisión es la de mediar, no podrían integrarla miembros del Ejecutivo federal, ya que el Ejecutivo federal es una de las partes en conflicto y su incorporación a la comisión cancelaría la neutralidad indispensable para mediar.

De igual modo, la comisión no puede estar investida de funciones ejecutivas o resolutivas pues corresponde a las partes en conflicto la responsabilidad de tomar las decisiones que conduzcan a un acuerdo negociado.

De ahí que hoy reitero enfáticamente que estoy perfectamente consciente de que la labor de mediación institucional que puede realizar la comisión, de ningún modo me releva de ninguna de mis responsabilidades de atender las razones profundas de inconformidad que han abonado la violencia.

¡Como Presidente de la República no rehuiré ninguna responsabilidad!

Algunos han dicho que la comisión no puede integrarse si todas las partes en conflicto no expresan su conformidad con la misma; no estoy de acuerdo.

En todo conflicto el nacimiento de la instancia de mediación es anterior a su aprobación por las partes en disputa.

Por eso es que casi todos los partidos políticos han asumido que el paso inicial es constituir la comisión, y los subsecuentes pasos serán establecer los canales de comunicación así como las modalidades precisas de mediación y arbitraje.

Dicho en otras palabras: no se puede cruzar el puente antes de construir el puente.

También se ha dicho que la comisión no puede establecerse si no se precisan los procedimientos que normarían su funcionamiento.

Es evidente que la determinación de esos procedimientos corresponde a la propia comisión.

Estoy proponiendo una comisión independiente y, por ello, no puedo ni debo fijar las reglas internas de trabajo de la comisión.

La integración de la comisión, por sí misma, tampoco impondrá a nadie el aceptar determinadas resoluciones o disposiciones.

La comisión no asumirá la tarea ni la responsabilidad de cada parte en el conflicto, la comisión será un canal para dialogar, intercambiar puntos de vista, transmitir demandas y arbitrar con toda neutralidad propuestas y contrapropuestas.

La comisión no anula el interés ni el trabajo que otras instancias han desarrollado o pueden desarrollar en el futuro a favor de la paz.

Sería recomendable, desde mi punto de vista, que la comisión, además de escuchar a las partes en conflicto, conociera el punto de vista de otros interlocutores.

En este sentido, la comisión debería escuchar a organizaciones sociales, líderes políticos, líderes sindicales, líderes de opinión, líderes religiosos, comisiones legislativas --tanto federales como del estado de Chiapas-- y a todos aquellos que han manifestado un genuino interés en contribuir a la solución del conflicto.

El alcance de la comisión es muy claro: ella es para lograr el diálogo y que este diálogo se traduzca en acuerdos concretos, en el contexto de la Constitución de la República, conducentes a una paz digna, justa y permanente.

La comisión, estoy seguro, representa una oportunidad de propiciar, por cauces institucionales, con amplia representatividad social, el diálogo para la paz que todos anhelamos.

No es el momento de regatear el apoyo a la paz, no es el momento de confundir intereses y propósitos. Para lograr la paz todos debemos estar dispuestos a poner la parte que está a nuestro alcance.

Sé que en toda iniciativa para procurar la paz, México contará con sus servidores públicos; sé también que el Gobierno federal contará con ustedes para cumplir nuestra responsabilidad de atender los justos reclamos de los hombres y las mujeres de Chiapas, de los hombres y las mujeres de todo México.

Muchas gracias.

 

 

 

Palabras pronunciadas por el presidente Ernesto Zedillo, en la ceremonia conmemorativa del 56 aniversario de la promulgación del Estatuto Jurídico de la FSTSE, el 16 de diciembre de 1994.


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94