Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

ENTREVISTA AL
SUBCOMANDANTE MARCOS
POR MARIO GALINDO
E INÉS MUÑOZ
Enero 1, 1994

 

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) recurrió a las armas "porque no nos dejaron otro camino", declaró el Subcomandante Marcos. Para este jefe guerrillero, cuya identidad real se desconoce, "hacía falta que alguien diera una lección de dignidad, y ésta le tocó darla a los más antiguos pobladores de este país que ahora se llama México". Marcos aclaró que el camino elegido, el de las armas, "es uno más", no el único. "El problema de la guerra no es un problema de armas, no es un problema de quién tiene más armas, más hombres o más balas; es un problema de quién tiene la razón".

El guerrillero más conocido del EZLN --que no es indio pero asegura hablar tzeltal, tzotzil, chol y tojolabal-- precisa que la edad media de los alzados oscila entre los 22 y los 23 años. Aclara que sólo los jefes ocultan su cara y explica, en tono didáctico, que el EZLN no se considera "vanguardia, ni la luz. Decimos, vean qué pasó, y eso tuvimos que hacer".

Parapetado en un pasamontañas que sólo deja ver sus ojos claros y una nariz pronunciada --imagen que ha dado la vuelta al mundo--, el jefe guerrillero llama a los mexicanos a "no dejarse" porque, señala, "hay que tratar de construir un mundo mejor, realmente para todos y no nada más para unos cuantos, que es lo que está haciendo el actual régimen".

Acerca del Tratado de Libre Comercio (TLC), que entró en vigor el primero de enero, día del alzamiento militar del EZLN, Marcos explicó que "los compañeros decidieron alzarse este mismo día para responder al decreto de muerte que les da el Tratado, con el decreto de vida que les da alzarse en armas para exigir la libertad y la democracia que los va a llevar a la solución de sus problemas".

Estas declaraciones del jefe guerrillero fueron realizadas el primero de enero en San Cristóbal de las Casas. Para entonces un destacamento del EZLN había tomado la ciudad y, desde el balcón del palacio municipal, el Subcomandante Marcos, en nombre de la comandancia general del EZLN, había dado lectura a la Declaración de Guerra de la Selva Lacandona.

A partir de ese momento una grabadora registró a lo largo de esa jornada las declaraciones del líder insurrecto, así como algunas de las pláticas que sostuvo con habitantes de la ciudad coleta. El material está grabado en tres casetes, que fueron entregados a LA JORNADA.

+ Primeras explicaciones

-- ¿Algunas bajas?

-- No. Ni nuestra ni del enemigo. Sólo en Ocosingo, ahí sí hubo dos muertos y dos heridos, y cuatro prisioneros del lado de ellos.

-- La zona militar que está aquí, a menos de 12 kilómetros, ¿no ha dado respuesta?

--Tienes que tomar en cuenta que es una situación difícil, porque esa es la comandancia de la 31 Zona Militar. Y atacan la espalda y tres frentes. No está como que digas que bueno, ahorita vengo y acabo San Cristóbal.

-- ¿Por qué algunos están encapuchados y otros no, aunque sean del mismo movimiento?

-- Siempre los que estamos más guapos tenemos que protegernos... Lo que pasa en este caso es que los mandos son los que van encapuchados, por dos razones. Una, la prioritaria, es que tenemos que cuidar mucho el protagonismo, o sea que no se promueva mucho alguien.

La capucha es para que no haya protagonismo o vedetajes, me entiendes, que a veces tendemos mucho, pues, los que nos metemos en esto de aparecer mucho. Entonces ahorita, como no se sabe quién es quién, pues a lo mejor al rato sale otro y a lo mejor es el mismo. Se trata de que estemos en el anonimato, no porque temamos por nosotros, sino para que no nos vayamos a corromper, por eso algunos traen pasamontañas, para que no aparezcan mucho y digan: no pues yo y acá. Nosotros sabemos que nuestra dirección es colectiva y nos tenemos que plegar a ella, aunque ahora les toque a ustedes escucharme a mí porque estoy aquí, pero en otras partes están hablando otros enmascarados igual. Ese enmascarado se llama hoy Marcos aquí, y mañana se va a llamar Pedro en Margaritas o Josué en Ocosingo o Alfredo en Altamirano o como se vaya a llamar.

Finalmente el que habla ahí es un corazón más colectivo, no un caudillo, eso es lo que quiero que me entiendan, no la medida de un caudillo al estilo antiguo, de la imagen esta. La única imagen que van a tener es que los que mueven esto están enmascarados, pues. Y va a llegar el momento en que el pueblo se va a dar cuenta de que basta tener dignidad y ponerse una capucha y decir bueno pues yo también puedo y órale, no necesito ser de determinado físico. Esa es la verdad, por eso es, no me creas eso que dije de que soy muy guapo, me estoy haciendo propaganda.

-- ¿Y las mujeres están dentro del movimiento voluntariamente?

-- ¿Alguien te obligó a venir? Son indígenas tzotziles, tzeltales, tojolabales...

-- ¿Cuál es la edad promedio?

-- Un escándalo, 22 años de edad. Subió. Cuando empezamos era de 16 años. Luego, hace cuatro años, era de 20, y ahora está en los 22 y 23 la edad promedio. Hay gente más pequeña de edad, pero la edad promedio de la tropa es ésa. Los que traen capucha son oficiales o gente que...

-- ¿Comando?

-- No, eso es lo que no les va a checar. Ustedes van a checar todo lo que ven con lo que leyeron. Van a checar tupamaros, montoneros, Frente Sandinista, Movimiento 26 de Julio, URNG. No les va a checar nada. Esta es una organización que lleva 10 años preparándose sin hacer ni un asalto, ni un robo ni un secuestro. ¿De dónde sacaba dinero para hacer lo que hizo?, ¿y quién la protegió tanto tiempo? Van a decir que éramos gubernamentales. Tuvo que llegar el día de hoy para que se demostrara que no.

-- ¿Cuántas personas integran el ejército zapatista... no se puede decir?

-- Te digo, pues, que son miles los que se movieron para hacer esas acciones en su totalidad...

-- ¿Y van a ser más?

-- Seguro. A partir de esto, de aquí, cuando salgamos de aquí de las posiciones, que avancemos, estamos seguros de que se nos van a unir más. Hace como tres, cuatro horas, se nos comunicó que desertó un elemento del Ejército federal y se pasó a nuestras filas. Y se ofrece a mostrarnos la ubicación del cuartel... No, tácticas no nos va a enseñar. Sabemos más nosotros que él.

-- ¿Quién fue la fuente?

-- El desertor del Ejército que se pasó a nuestras filas.

-- ¿Qué garantías tiene la prensa para estar entrando a las zonas?

-- A nuestras zonas, con nosotros no tienes problemas; pero no estoy seguro que el Ejército les deje pasar la información. O que sus editoriales o sus jefes de redacción los dejen publicar.

-- ¿Nos puede facilitar los medios del ayuntamiento para nuestro trabajo, los que tienen aquí, como las líneas telefónicas, fax?

-- Entra a buscarlos si quieres. Ahí tú dices... pero allá arriba ya estuve buscando un teléfono porque tenía que hablar a Derechos Humanos, a la Comisión Nacional. No hombre, se lo robaron todo. Hay computadoras y todo eso, nosotros no le hacemos a eso... Si hay comunicado. Lo único que te garantizo es donde nos movemos, y si presentas tu credencial de periodista, los van a dejar pasar.

-- ¿Están nada más aquí, en el estado de Chiapas?

-- No.

En la grabación se escucha una explicación de Marcos: "Mañana a las seis de la mañana (el día 2), el que quiera salir por el lado de Tuxtla se le va a dar un pase para que lo dejen pasar los compañeros de la barricada".

-- ¿Y dónde se obtienen los pases?

-- Aquí.

-- ¿Y con quién se habla?

-- Conmigo, yo voy a estar haciendo eso, precisamente. Si tienen salvoconductos, cuando lleguen al retén los paran y les dicen aquí está y pásenle. Nomás antes quiero que los vea alguien, que no les hicimos daño.

-- Y para obtener esos pases, ¿qué se necesita?

-- Solicitarlos. Yo nomás les doy un papel que dice, esta persona que se llama así, que es así puede pasar, firmado y ya... Pasando la destruyes y ... Pero además yo estoy avisando en Derechos Humanos que voy a hacer eso, en la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Que ellos vean, de aquel lado, que pasa la gente. Yo nomás, yo le expliqué a Derechos Humanos, yo si los dejo ir, namás que yo no quiero que les vaya a pasar algo, y que si les pasa algo, no vayan a echarme la culpa a mí.

-- Entonces, ¿solamente para Tuxtla?

-- Sí, porque para el otro lado está ardiendo. Todo para el lado de Ocosingo, Altamirano, Margaritas, Comitán, Palenque, todo está duro.

-- Y por acá, por la selva, ¿se puede uno ir para Villahermosa, de ahí no hay problema?

-- Todavía no hay problema.

-- ¿No saben nada sobre lo que haya hecho la Comisión Nacional de Derechos Humanos con las empresas de autobuses?

-- Ellos se están protegiendo en que nosotros las prohibimos. Nosotros no prohibimos nada, ni el tránsito, ni cerramos las gasolinerías. Ni nada...

-- ¿Por qué no hay gasolina?

-- Hay gasolina, lo que no hay es quién la venda (risas en el grupo de gente que escucha la entrevista). Les podemos despachar nosotros... y quedarnos con el dinero; pero van a decir, ¡ah! Entonces robaron...

-- Han venido muchos turistas a preguntar...

-- Ya me tienen... y ya lo dije en público... ya me tronó un balazo allá arriba...

-- ¿Y qué fue lo que pasó allá arriba?

-- Se fue un balazo de un compañero que estaba ahí de guardia, jugueteando con una escopeta calibre, creo, seis.

-- Pregunta un turista si van a poder salir de la ciudad.

-- Nomás queremos que vayan a carta cabal de que van sanos, o sea que no les hicimos nada. Mejor le pintan ahí (en el vehículo) una TV. A la hora que quieran vienen, se les hace su pase y de ahí con lo que ustedes quieran, y se lanzan. Cuando los paran les van a pedir su pase y ya lo enseñan y van a ver que lo hice yo y los van a dejar pasar.

-- ¿No va a haber problema --insiste otro turista-- en la carretera?

-- No, hasta donde estamos nosotros no. Después, de aquí para Tuxtla nosotros no tenemos nada.

-- ¿Y de este lado de San Cristóbal a Ocosingo?

-- Ese es un desmadre...

-- O sea, ustedes no tienen nada que ver de aquí... de San Cristóbal a Ocosingo.

-- Todo, tenemos que ver todo, de aquí para allá. O sea, todo el lado de Comitán, Margaritas... No pues, es que te puedes encontrar gente avanzando en el camino y te paran. Están avanzando para atacar...

-- Por ejemplo, nosotros vamos a salir mañana a Mérida, pero...

-- Tendrías que dar la vuelta por Tuxtla para Villahermosa...

-- O sea, no se puede por acá, de este lado.

-- No, está muy caliente ese lado. Muy caliente.

-- ¡Comitán! --exclama una voz de hombre.

-- También, sí, también. Pero nosotros esperamos que el pueblo entienda que las causas que nos movieron a hacer esto son justas, y que el camino que elegimos es uno más, no es el único, ni nosotros pensamos que sea encima de todos. Pensamos, es uno más que hay que hacer e invitamos a todo el pueblo a que haga lo mismo, no que se alce en armas, pero que sí luche porque haya en México un gobierno verdaderamente libre y democrático que cumpla las aspiraciones que quiere cada uno. No queremos una dictadura de otro tipo, ni nada así del otro mundo, del comunismo internacional y todo eso. Nosotros queremos justicia donde no hay ni siquiera sobrevivencia mínima. Eso es en todo el estado de Chiapas. Y uno dirá, pues a poco me voy a a alzar en armas. No, pero si muestran su acuerdo, o cada quien en donde trabaja, estudiante, maestro, todo eso, de hacer valer lo que hasta ahora nos han negado lo que es el derecho a opinar y a sentir y a disentir. Eso es lo que queremos. Nosotros recurrimos a esto, pues, porque no nos dejaron otra, deveras.

-- ¿Creen ustedes que hay condiciones para hacer lo que están haciendo?

-- Sí, nosotros pensamos que los tiempos están maduros a nivel internacional. Pensamos que a nivel internacional hay sensibilidad para que el pueblo mexicano se alce contra una dictadura de tanto tiempo, en este caso de un partido, como en Europa pasó. Y que a nivel nacional hay mucho descontento, pero hacía falta alguien que diera una lección de dignidad, y ésta le tocó darla a los más antiguos pobladores de este país que ahora se llama México, pero que cuando ellos estaban no tenía nombre, ese nombre. A los más infraciudadanos de este país les tocó levantar la cabeza, y con dignidad. Y eso debe ser una lección para todos. No hay que dejarse y hay que tratar de construir todos un mundo mejor. Realmente para todos, no nomás para unos cuantos, que es lo que está haciendo el régimen actual. Eso es lo que queremos. Nosotros no queremos monopolizar la vanguardia o decir que somos la luz, la única alternativa o escatimar el calificativo de revolucionario para una u otra corriente. Decimos vean qué pasó, eso tuvimos que hacer.

Tenemos dignidad, patriotismo y lo estamos demostrando. Háganlo ustedes igual, dentro de su ideología, dentro de su medio, dentro de su creencia y hagan valer su condición humana.

-- Se especula que ustedes pertenecen a algún partido político.

-- Bueno, nos han hecho mucho esa pregunta, si somos del PRD o somos del PAN o alguna fracción del PRI que está en contra de (Luis Donaldo) Colosio.

Pero la verdad, sinceramente te decimos que en la Chiapas indígena no llegan los partidos políticos. Tan no llegan y llegan topan pared y la gente ya se cansó de ese lado. Por eso crecimos nosotros aquí, precisamente porque los partidos políticos no tienen consenso.

+ Acerca de orígenes e influencias.

-- En estas regiones también han hecho una gran labor los jesuitas, las religiones. ¿Hay algún vínculo del EZLN con ellos, o contra órdenes religiosas?

-- No. No, porque en el Ejército Zapatista militan presbiterianos, evangélicos, testigos de Jehová, expulsados de San Juan Chamula, o sea no es un movimiento católico en ese sentido que pudiera reivindicar la Iglesia. Es un movimiento más amplio. Lo que sí pasa es que en las condiciones tan brutales de este estado, cualquiera que se meta a una comunidad tiene que optar: o aumenta esa explotación o algo hace por solucionarla, y en el caso de la iglesia pues fue lo que hizo, pero de ahí a que ellos plantearan una solución no digo tan radical como la nuestra, ni siquiera mediana, porque ellos siempre plantearon que había que buscar la autosuficiencia, proyectos económicos y todo eso, ni siquiera se manifestaban, hasta donde sabemos nosotros, por inclinar a la población por un partido político, mucho menos. Ellos claramente dijeron que no podían meterse en política, pero además que de todas ellas la más radical y menos deseada sería la violencia. Ellos siempre lo dijeron. Es que el problema de la guerra no es un problema de armas, no es un problema de quien tiene más armas, más hombres o más balas, es un problema de quién tiene la razón.

-- Sí, pero realmente la razón no siempre puede ante la fuerza.

-- No, pero espérame, esa es una parte. La otra parte es que, si conoces la guerrilla de Lucio Cabañas, ve cómo empieza y ve cómo empieza en el Ejército Zapatista. Y dime tú si encuentras una coincidencia y vas a ver que ninguna, porque allí empieza un pequeño grupo que trata de juntar gente y aquí ya te llegó el cabronazo de gente. No te llegó un núcleo, un foco guerrillero, te llegó algo que en tu vida habías soñado, esta es la verdad y suerte que les tocó vivirlo, yo espero que saquen la lección, como nos vaya a nosotros, pues, te digo, nosotros no tenemos nada que perder.

Pero igual decían que no teníamos la capacidad militar para tomar cuatro cabeceras municipales y de sorpresa. Todo mundo sabía que íbamos a atacar Ocosingo el último día del año, tres días antes llegó (el general Miguel Angel) Godínez Bravo a decir a la gente que no era cierto, nosotros, nuestras tropas, ya estábamos a unos kilómetros de San Miguel. No es cierto que era una sorpresa. Ni el ataque a Ocosingo ni el ataque a Altamirano fue una sorpresa.

-- ¿Y en San Cristóbal?

-- Ese sí, pero se lo merecían, ustedes se lo merecían, ustedes son especialmente crueles con los indígenas, especialmente crueles los coletos.

Interviene una mujer, al parecer habitante de San Cristóbal, y le dice al jefe guerrillero que no todos "somos malos aquí".

-- No, yo también pienso que hay gente honesta, que no lo ha hecho, pero en general el coleto medio es... y fíjate que ellos (los indios) no toman venganza de una serie de humillaciones que ellos padecen diario.

-- ¿No cree que la gente tiene miedo de ustedes?

-- Yo pienso que no tuvieron mayores problemas con nosotros... Bueno, más que el susto, eso sí, de que los íbamos a violar y a descuartizar y todo eso, no. Pero fuera de eso yo espero que ya haya pasado el miedo. Pero que entiendan que todo el desmadre que les pudimos haber hecho se lo hubiéramos hecho en la madrugada, cuando ustedes estaban dormidos, o sea que reconozcan que ustedes se dieron cuenta hasta ya muy avanzada la mañana que aquí estábamos. Tomaron el brindis del año nuevo, y se fueron a dormir y les caímos, y les caímos pero de sopetón. Yo creo que todos estamos conscientes que la fuerza no es contra todos, al contrario.

-- ¿Por qué escogieron ustedes cuatro municipios, ya tenían planeado eso?

-- No. Tenemos planeado todo.

-- ¿El estado (de Chiapas)?

-- Comitán, Tuxtla, Palenque, Arteaga, Tapachula...

-- ¿No sólo cuatro municipios?

-- Pues espérate y ahí vamos detrás tuyo. Está planeado todo, hasta la caseta de Tres Marías y la carretera Cuernavaca-México. Ya de ahí no hemos planeado cómo vamos a entrar. Unos dicen que nos quedemos a comer quesadillas en Tres Marías... El plan es seguir a todos los municipios, nos vamos a seguir a todos los municipios. Es que somos mayoría. Esa es la verdad. Pero trataríamos de seguir el patrón de San Cristóbal y no causarle problemas a la población civil y tratar de insistirle al Ejército que se pase del lado de la justicia.

El objetivo inmediato es que en las zonas liberadas empiecen a operar nuestras leyes agrarias, o sea que el campesinado se organice, tomando la tierra, respetando la pequeña propiedad rural y trabajándola en colectivo, desconociendo todas las deudas que haya con el gobierno, Banrural, todas las carteras vencidas y todo eso, todo eso lo desconocemos en todas las zonas rurales porque donde nos movamos van a empezar a operar esas leyes, o sea, la antigua Constitución antes de que la reformaran. Ese es el plan inmediato que tenemos, o sea, organizar la vida rural de este país de acuerdo a la voluntad de la mayoría de nuestros compañeros, que es que haya tierra, porque si hay, que la repartan, porque de pronto dijeron que ya no iban a repartir.

Entonces, si antes era estar dando vueltas en Reforma Agraria, que a lo mejor te dan, pues ahora, aunque des las vueltas no te van a dar. Es lo que dijeron (Carlos) Hank González y (Carlos) Salinas de Gortari cuando se dijo: se acabó la reforma agraria.

-- Oye, ¿y las tiendas?

-- Decía yo ahorita allá arriba que se va a permitir que se abra el comercio. O sea, no le vamos a hacer nada al comercio privado, sólo al del gobierno. Pero todo, las combis, las gasolineras, no les estamos prohibiendo que abran. Nosotros sí garantizamos que no vamos a atacar ninguna tienda porque de por sí la ley dice...

-- ¿El día de mañana puede ser un día normal?

-- Sí, a ver si aprenden a vivir con esa, como quiera van a tener que vivir siempre con esa amenaza sobre sus cabezas, mientras no se resuelva el problema de justicia social de esta gente, otra vez van a llegar en cualquier momento. Nomás que siempre los espantamos con la leyenda negra de que los íbamos a matar, a violar, a descuartizar, y vieron que no.

-- Dime, ¿tú sabes tzeltal?

-- Sí, pero no lo puedo decir ahora. Hablo tzeltal, tzotzil, chol, tojolabal, puras groserías es lo más importante que sé decir, para poder defendernos.

-- ¿Y los cumplidos? --pregunta una mujer entre risas.

-- Sí, los cumplidos son buenos, pero son cabrones, no se vayan con la finta, y la leyenda de que el indígena es tonto, no. Son muy listos, muy valientes y muy cabrones. Yo creo que ya lo entendieron. Hoy a la una de la mañana los que estaban despiertos entendieron que sí son muy listos y muy capaces y todavía van a dar muchas lecciones al Ejército Federal entre otros, pero sobre todo a este país, muchas lecciones.

.......

Retoma el Subcomandante Marcos: "déjeme terminar". Pero otra voz le dice "espéreme tantito", y Marcos contesta: "Sí, claro, termine". Esa otra voz dice: "compañeros de Chiapas, indígenas, permítanme por favor, si les trajeran tortillas, agua, pozolito, ¿lo aceptan?". "Sí, claro --dice Marcos-- eso es lo que estamos comiendo. Esa es la situación, lo que sigue es que tenemos que seguir avanzando para cumplir la orden: seguiremos nuestro avance a la ciudad de México. Precisamente empezamos hoy principia el Tratado de Libre Comercio que no es más que el acta de defunción de las etnias indígenas de México, que son perfectamente prescindibles del programa de modernización de Salinas de Gortari. Entonces los compañeros deciden alzarse este mismo día para responder al decreto de muerte que les da el Tratado de Libre Comercio, con el decreto de vida que les da alzarse en armas para exigir la libertad y la democracia que los va a llevar a la solución de sus problemas. Esta es la razón de que nos hayamos alzado el día de hoy. ¿Alguna otra pregunta, porque ya me voy a cortar?"

-- No queremos el comercio libre. ¿Qué está pasando?

-- Lo que yo sé nada más es lo que saben ustedes, de que hubo muestras de adhesión y simpatías en cuatro o cinco estados de la República, entre los que están Veracruz, Oaxaca, Puebla y algún otro estado del norte que no recuerdo. Nuestra organización también va a hablar a nivel nacional. Se perdió una columna a la hora de entrar y entonces se metieron ahí (pero no dice dónde), salieron a buscar, pero no vamos a entrar a ninguna casa civil. No lo hicimos cuando entramos que ustedes estaban dormidos (aplausos), menos ahora que están despiertos. Yo creo que lo hicimos bien porque no se despertaron ustedes hasta muy tarde (aplausos).

-- ¿El flujo de la carretera será sólo de salida o también de entrada?

-- Sólo de salida. Dudo que alguien quiera entrar (risas). Si alguien quiere entrar, sí, nada más hay que ver que no sean soldados.

-- ¿No temen un ataque por la noche?

-- Estamos preparados para ataques de día o de noche. Lo único que les puedo decir es que avisaríamos por alguna forma.

-- En caso de que nos detenga la policía federal, la judicial, cómo podemos comunicarnos con ustedes, porque aquéllos son muy abusivos, nos detienen, nos torturan, qué hay con esos señores, quiero hacer esa pregunta.

-- Bueno, eso ya lo ha decidido el Comité Clandestino Indígena, de que en cualquier momento cuando se vayan nuestras tropas haya cualquier acto de represalia sobre la población indígena de San Cristóbal, volveríamos a atacar, pero ahora sí a matar, a destruir la ciudad (aplausos). Nosotros hicimos esto de hacer una entrada tranquila porque queríamos que se conociera el movimiento, pero no vamos a aceptar que esa gente que nos ve con simpatía, que no es de nosotros, vaya a sufrir represalias. Si sufre represalias volvemos otra vez y en esta ciudad no va a quedar piedra sobre piedra.

Aplausos... Se escuchan balazos. Hay voces de "no corras, no corras". Confusión. Voces de "no pasa nada", risas. Según una voz de la grabación, los disparos, que dice fueron accidentales, causaron alarma en más de tres mil gentes que hay reunidas en la plaza.

........

Nuevamente una voz en off masculina dice: "seguimos escuchando a la persona que está en el balcón, que es el representante del Ejército Zapatista de Liberación Nacional y que en el balcón central está contestando preguntas de la gente".

Otra vez Marcos:

-- ¿Son ustedes reporteros? Por nuestra parte a Ocosingo sí pueden pasar, nada más se acreditan como reporteros, pero los federales no sé si los dejen pasar.

-- Teme que el Ejército rodeé San Cristóbal y no permita la entrada ni salida de las personas (voz en off). Se escucha una detonación, pero nadie parece inmutarse. Otra detonación y se escuchan risas y rumores.

 

Periódico LA JORNADA
19 de enero de 1994
Sección PERFIL DE LA JORNADA


NOTA DEL COMPILADOR:

De acuerdo con Eduardo Huchim, jefe de información del diario LA JORNADA, su periódico no acreditó autoría de la grabación de este diálogo-rueda de prensa que concedió el Subcomandante Marcos en San Cristóbal de las Casas, pero agrega que la autoría fue reclamada por Mario Galindo y Alvarado e Inés Muñoz, de la radioemisora LA VOZ DEL CAÑON, de Chiapa de Corzo, Chiapas, el 24 de enero de 1994, en la sección "Correo Ilustrado" de LA JORNADA. Agrega que una versión abreviada de ese mismo diálogo-rueda de prensa, firmada por Carmina Martínez, apareció el 16 de enero de 1994 en "Enfoque", un suplemento del periódico REFORMA.

Eduardo Huchim, La Rebelión y el Magnicidio.
Editorial Nueva Imagen. 1994. página 19
.


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94