Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

Audio
05:09
Discurso
completo


 

MENSAJE DEL PRESIDENTE
CARLOS SALINAS
DE GORTARI
Enero 12, 1994


Señoras y Señores:

El Secretario de la Defensa Nacional, General Antonio Riviello Bazán, después de analizar las condiciones de seguridad que prevalecen en los municipios que fueron atacados, a partir del primero de enero, por el grupo agresor, me ha informado que las ciudades y principales poblaciones donde había presencia de este grupo están ya bajo seguridad del Ejército Mexicano, garantizando con ello la tranquilidad de los habitantes de estas comunidades del estado de Chiapas.

El Ejército alcanza así un primer objetivo que ha venido realizando a partir del primer día de 1994, en el marco de su responsabilidad constitucional y en respuesta a la solicitud del Gobierno de Chiapas para proteger a la población civil y restaurar condiciones de seguridad en esa entidad.

Por otra parte, los cambios ocurridos hace 48 horas en el Gabinete Presidencial están permitiendo avanzar en las tareas encaminadas a promover acciones a favor de la paz.

La trayectoria y voluntad del Secretario de Gobernación y el encuentro del Comisionado para la Paz y la Reconciliación en Chiapas con diversos sectores han generado un amplio apoyo a las medidas que pueden llevar al fin de los enfrentamientos.

La Iglesia Católica en su conjunto así lo ha manifestado. También los miembros de otras iglesias.

Los candidatos a la Presidencia de la República de cada uno de los diversos partidos políticos, se han comprometido a favor de la paz.

La Comisión Especial de Senadores y Diputados ha manifestado su decisión de contribuir a la eliminación de la violencia lo más pronto posible.

Los más diversos movimientos sociales, las organizaciones no gubernamentales, los medios de comunicación, los principales líderes de opinión del país, los intelectuales y, en general, los ciudadanos, están en favor de la búsqueda de este espacio de paz.

El Gobierno de la República da ahora un paso firme, una vez garantizada la seguridad de la región y de los propios miembros del Ejército Mexicano para enviar un mensaje claro de conciliación, de paz, y de respeto a los derechos humanos.

Tomando en cuenta que el Ejército Mexicano ha alcanzado ya el primer objetivo en su misión constitucional de garantizar la seguridad en la región, tomando en cuenta el sentimiento y la opinión de la nación y, por las propias convicciones del presidente de la República, con toda responsabilidad he tomado la decisión de suspender toda iniciativa de fuego en el estado de Chiapas.

El Ejército Mexicano garantizará la tranquilidad de los habitantes de estas ciudades y pueblos. Sólo responderá si es atacado.

Si los grupos armados no deponen a su vez sus acciones agresivas, el ejército tendrá que defenderse y defender a la población civil.

También, en este tipo de situaciones es frecuente que se presenten actos para lograr objetivos de propaganda. Esto no puede descartarse y se estará alerta.

De esta manera, el Presidente de la República, Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, hace todo lo que está en sus manos para buscar seriamente la paz. La tarea más urgente es construir este nuevo espacio de conciliación.

Deseo fervientemente que esta decisión del Gobierno de la República, que recoge el sentimiento de toda la sociedad, sea el primer paso para salvar vidas y para encontrar nuevos caminos de reconciliación.

Estamos en la posibilidad de encontrar una solución que muestre la fuerza extraordinaria de la sociedad mexicana. Este es un momento de unidad para vencer una situación difícil.

Continuaremos llevando alivio y alimentos a los afectados por la confrontación. Redoblaremos la atención a las demandas sociales de las comunidades indígenas, particularmente de los Altos y la Selva de Chiapas, con su propia participación.

Actuaremos para asegurar mejor justicia. Reitero que aquellos que hayan participado por presión o desesperación, y que ahora acepten la paz y la legalidad encontrarán el perdón. Así, estoy seguro que México saldrá fortalecido.

Ahora, actuemos todos a favor de la paz y de la reconciliación. Mostramos así, con la voz de un México unido, que la fuerza de la paz es inmensamente mayor que la capacidad de daño de cualquier grupo violento agresor.

Muchas gracias.

 

 

Mensaje leído el 12 de enero de 1994, por el presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, en el Salón Venustiano Carranza de la residencia oficial de Los Pinos. 


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94