Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

Escuchar extractos
del audio

COMUNICADO DE
MANUEL CAMACHO
SOLIS AL EZLN
Enero 18, 1994


BASES PARA LA NEGOCIACIÓN

Este es el mensaje que a través de los conductos apropiados voy a enviar a las comandancias del EZLN. He recibido su comunicado, respondo a los puntos de su mensaje y al mismo tiempo les presento las orientaciones que están guiando mi actuación para facilitar el proceso de paz y de reconciliación.

Uno.- La dinámica de la guerra es de tal condición, que de no haberse actuado sin perder una hora en favor de la paz, hubiéramos entrado en un proceso irreversible con consecuencias lógicas, graves para el pueblo de México.

Precisamente porque comprendo las dificultades de la comunicación, mis intervenciones no han estado condicionadas a respuestas de ustedes. El cese unilateral a toda acción de fuego y la Iniciativa de Ley de Amnistía, demuestra la voluntad del gobierno para encontrar una solución política.

Entiendo que el cese del fuego por parte de ustedes y la búsqueda del diálogo van en la dirección a encontrar una solución política. Ciudadanos y fuerzas políticas de todo el país claman por una solución política humanitaria, sensible socialmente y que dé seguridad a la paz y a la reconciliación.

Dos.- He dejado claro -públicamente- que Samuel Ruiz García, obispo de San Cristóbal de las Casas, es sin duda alguna, un ciudadano que con su labor pastoral ha demostrado su acción por la paz, es un mediador confiable; por lo tanto, reitero que para este comisionado son reconocidos como auténticos los mensajes que nos hagan llegar por su conducto.

Por ser antagónicas las posiciones y los métodos y para no caer en situaciones que magnifiquen las diferencias, hemos venido actuando dentro de una estrategia de negociación por mensajes de concordia, con hechos que faciliten la solución política del conflicto, del estudio de la situación de Chiapas; el reconocimiento de la necesidad de cambios y al observar las graves consecuencias que ha tenido la violencia y aún más graves que tendría si ésta continuara y se extendiera.

He considerado que la búsqueda de la paz requiere de tres etapas y ámbitos de negociación:

Primero: La suspensión de toda iniciativa de fuego; establecer un diálogo con el EZLN por vías confiables; que este comisionado se refiera a ustedes por su nombre y busque orientar la información pública hacia la construcción de la paz; y a través del diálogo establecer garantías para ustedes en el proceso de amnistía.

Segundo: Que la unidad de los chiapanecos facilite la reconstrucción política en apego a derecho de la acción gubernamental y cambios inmediatos en la aplicación de la justicia y respuestas sociales serias a los problemas de las comunidades indígenas.

Tercero.- Que alcanzadas las condiciones para la pacificación, y encauzados los cambios políticos en la justicia y los programas sociales de Chiapas, la sociedad mexicana en su conjunto y las fuerzas políticas de la nación, ya sin la presión de la lucha armada y a través del proceso político y legal, puedan reflexionar sobre lo ocurrido y a partir de ello acordar políticas y cambios que mejoren el clima de convivencia política general.

Se intenta una negociación con hechos de paz, a las que seguirán hechos en favor de la unidad chiapaneca por la seguridad, la justicia y la democracia. Si nos hubiéramos esperado o quisiéramos resolver una agenda global en medio de la violencia, hoy seguiría la violencia con consecuencias irreversibles para las libertades públicas, la estabilidad económica y la posibilidad de realizar los cambios que urgen a Chiapas.

Tres: Con relación a su representatividad y al tratamiento que facilitaría la comunicación con ustedes, en mi calidad de Comisionado de la Paz y la Reconciliación en Chiapas, doy respuesta a esta preocupación.

De la misma manera como hemos hablado de negociación por mensajes con hechos, esta respuesta se dirige a lo central de su planteamiento. En un comunicado ustedes solicitan reconocimiento como ejército beligerante, en otro proponen que sólo sean mexicanos por nacimiento, quienes participen en la comisión de intermediación para que el conflicto lo resolvamos sólo los mexicanos.

Por eso, para conciliar su decisión política de fondo de obtener representatividad y no tener injerencias externas en este conflicto y para encuadrar el proceso de negociación en el marco de nuestras leyes, me he referido a ustedes como EZLN, respetando la denominación que les ha dado identidad.

Cuatro.- Finalmente, ustedes me preguntan cuál es mi función y mi posición. Mi función como Comisionado para la Paz y la Reconciliación en Chiapas, es crear un espacio de comunicación y negociación para la solución política del conflicto.

Informo con honestidad al gobierno de México, a la sociedad y a la opinión pública, para que de esa manera se vaya construyendo una comunicación objetiva, más fácil y no adjetivada. Estoy en contacto con fuerzas amplias de la sociedad para recoger sus sentimientos y en mis planteamientos, toman en cuenta lo que considero son las posiciones fundamentales del gobierno de México y de sectores de la sociedad de los cuales depende la estabilidad económica y política del país.

Respecto al EZLN, he hecho todo lo que está a mi alcance, para frenar la guerra y abrir caminos hacia la paz; aunque difiero totalmente de sus métodos, trato de escuchar sus razones y procuro abrir caminos que ofrezcan seguridad a todos y en su momento posibilidades de participación política legal a su organización.

Respecto a mi posición política personal, he venido a estas tierras con auténtico ánimo de buscar una solución política al conflicto. Lo hice cuando la violencia iba en ascenso, lo hice porque creo en el valor superior de la paz y la necesidad de la reconciliación y con Benito Juárez creo en que la mejor forma de dar vigor a la patria es fortalecer a la República con ciudadanos libres, instituciones democráticas, gobierno justo y apego de todos al derecho.

México y el mundo han escuchado su voz de denuncia sobre abusos, discriminaciones, injusticias contra indígenas y campesinos. Ha habido también un rechazo general a métodos violentos; todas las fuerzas políticas del país están en favor de la paz.

A nombre de todas las familias que quieren la paz y reconciliación y conciente de la complejidad del problema y de las soluciones, con franqueza les digo: este es el momento para alcanzar los mejores resultados, es el momento de construir una salida política con la movilización de la sociedad en favor de la paz y la justicia.

Se pueden lograr muchas cosas. En cambio, la violencia hoy desmovilizaría a la sociedad y dividiría adicionalmente a los pueblos.

 

Desde San Cristóbal de las Casas, Chiapas,
18 de enero de 1994

Manuel Camacho Solís
(Rúbrica)

 

 

Texto del documento enviado por el Comisionado Manuel Camacho Solís al EZLN, el 18 de enero de 1994. 


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94