Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

CONFERENCIA DE PRENSA
DE PARLAMENTARIOS
ITALIANOS
Febrero 10, 1994


Somos un grupo de diputados italianos, somos cuatro diputados, en representación de varios partidos italianos. Soy Claudio Fava, del Partido para la Democracia.

Hemos trabajado aquí cinco días, hemos hablado con Monseñor Ruiz, con el licenciado Camacho; hemos hecho un recorrido bastante largo en todo el estado y tenemos que decir algunos comentarios.

Ante todo, nos parece que este proceso de paz ya ha logrado resultados significativos. El hecho de que por primera vez en la historia de este Continente un movimiento revolucionario no pide el poder, no pide involucrarse en la política, no quiere volverse un partido, no quiere estar en el proceso electoral, sino quiere simple y definitivamente democracia y justicia.

Estas dos palabras me parecen hoy no solamente en este Continente, sino en todo el mundo civil, dos palabras revolucionarias.

Creemos que hay buena fe y buena voluntad de parte del licenciado Camacho y de Monseñor Ruiz, así como también de parte de los zapatistas, por lo que hemos escuchado y por lo que hemos visto.

Pero tenemos miedo de una cosa: hay un tercer sujeto político en esta tarea, en esta situación, que son los ganaderos, los latifundistas.

Hemos recogido testimonios de amenazas muy fuertes que están viviendo unas hermanas que trabajan en el campo, que trabajan en los pueblos, en las zonas conflictivas; hemos conocido una historia muy extraña de una manifestación encabezada por el alcalde, el presidente de un pueblo, donde se pedía echar fuera del pueblo a las hermanas que trabajan en el hospital, donde se decían palabras muy fuertes, muy peligrosas: monjas asesinas, monjas brujas, donde se hablaba y se vivía un clima muy duro de violencia.

Y esta manifestación estaba encabezada no solamente por el presidente del pueblo, sino también por muchos de los ganaderos que en este conflicto tienen miedo de que se logre la paz, que se logre rápidamente la paz; que sea también el inicio de una democracia y que pueda alcanzar una reforma agraria. Tienen miedo de perder sus tierras.

Nosotros tenemos miedo por la integridad física de las muchas hermanas, de los curas que en este momento están trabajando todos en Chiapas, no solamente en esta ciudad, para este proceso de paz y que han trabajado para los derechos del pueblo, para la democracia y para la justicia social.

Por esta razón hemos pedido una audiencia con el Santo Padre en Roma, para llevar al Pontífice el sentimiento de nuestro miedo para la salud de estas hermanas y estos curas.

Una cosa más que tenemos intención de hacer cuando volvamos a Italia --hay muchas cosas que hacer-- y hay muchas cosas que se pueden proponer como el hecho de difundir la sensibilidad política que falta en Europa; falta para la guerra en Yugoslavia y falta en la guerra que está a millares de kilómetros, fuera de Europa.

Pero creemos que los objetivos de este proceso de paz son importantes también para la democracia europea.

Pero tenemos un objetivo práctico, objetivo, inmediato: recoger firmas entre los parlamentarios italianos y entre los parlamentarios de Europa, en el Parlamento de Europa, para que el obispo Samuel Ruiz sea nominado para el Premio Nobel de la Paz no solamente por el papel que está jugando en esta situación, sino para lo que ha hecho en 20 años de trabajo en Chiapas al lado de su pueblo y para los derechos humanos, para la democracia y para la justicia.

Por eso creemos que una iniciativa política significativa, un testimonio significativo que nosotros llevamos a Europa de estas demandas de reconocer con el Premio Nobel de la Paz el trabajo muy arduo, muy peligroso, muy fuerte de Monseñor Ruiz, en representación de muchos curas, muchas hermanas que está haciendo en este estado, para esta paz y para alcanzar definitivamente la democracia.

Si tiene preguntas, estamos a sus órdenes.

 

PREGUNTA: ¿En dónde vieron eso que ustedes dicen de las monjas?

RESPUESTA: En el pueblo de Altamirano, donde hubo una manifestación hace unos días, contra las hermanas que trabajan en el Hospital de Altamirano, que estaba encabezada por el Presidente del Municipio y tenía a su lado muchos de los ganaderos, que trabajan en ese municipio y las palabras que se escucharon no eran palabras de paz.

La manifestación era un movimiento para la paz, por la paz. La intención, creo, no era por la paz.

Nosotros hemos hablado con todos y, sobre todo, con las hermanas, para recoger este testimonio. También con el Presidente Municipal y con los asesores de él y también con los ganaderos y ellos nos dijeron lo que piensan de los zapatistas.

El problema también es lo que ellos piensan del licenciado Camacho, de la manera como el gobierno intenta enfrentar este proceso de paz.

No tienen mucha confianza y menos... pues el miedo que nosotros tenemos es que este tercer sujeto, que son los ganaderos, pues pueda ser el obstáculo para este proceso de paz.

PREGUNTA: (Inaudible)

RESPUESTA Este proceso de paz está desarrollado ya, por lo que nosotros hemos visto, en el sentido de que aquí, la capacidad del pueblo de Chiapas se logró un resultado, merced al cual en el Salvador tardaron 12 años y 25 mil muertos, en Guatemala 30 años, en Colombia 20 años. O sea, que hablar de paz, ponerse en la mesa de negociaciones y construir la paz, aquí se logró este objetivo en un mes.

Esto, me parece un hecho extraordinario y me parece un análisis importante y me parece por la calidad de esta revolución zapatista, que hemos definido como la primera Revolución del Siglo XXI, porque en ella no se quiere el poder, sino la democracia y la justicia. No se quiere hacer política, sino pedir que la política tenga reglas seguras y procesos transparentes.

Esto me parece muy adulto.

PREGUNTA: (Inaudible)

RESPUESTA: Estamos totalmente de acuerdo y creo que uno de los puntos más significativos de esta agenda de paz, es defender la dignidad y la identidad de los indígenas y éste no es sólo problema de México, claro, y no es tampoco un problema solamente de América Latina.

La identidad y la dignidad de las minorías étnicas, es un problema del mundo.

Hay otro nivel que es más alto en México en este conflicto; o sea el orden económico, en el cual alguien toma el precio del café y los campesinos trabajan muy lejos de donde se fija este precio del café y van a pedir cuentas de estas decisiones y hay un problema de equilibrio económico mundial.

Este nuevo orden mundial puede tener sus consecuencias negativas para la periferia del mundo y para sus alrededores.

Chiapas es el sur de México y México es un pedazo del sur, como también nuestro país, como también Italia. En ese sentido, hay necesidad de soluciones comunes, intenciones comunes para enfrentar esta amenaza.

PREGUNTA: ¿Tienen ustedes calculado el alcance que pueda tener la apertura que se pueda dar y se pueda extender a la comunidad, que tienen tantos problemas también?

RESPUESTA: Esperamos que la Comunidad Europea tenga una sensibilidad muy alta. Mucho depende de la manera en la cual se desarrolle este proceso de paz, porque si este proceso de paz logra buenos resultados, es un ejemplo muy importante no sólo para México, no sólo para América Latina, sino también para Europa.

En este sentido es más fácil hablar de Chiapas, hablar de México y hablar de una manera para lograr la paz, sin esperar cinco, diez, quince años de conflicto, sin el peligro que ahora nosotros tenemos en el área balcánica en Europa.

PREGUNTA: Diputado, ¿qué se puede hacer para desactivar esa contrarevolución de los ganaderos que usted acaba de señalar? ¿Qué sería recomendable, qué medidas se pueden tomar para que no se presente?

RESPUESTA: Esa no es una pregunta para nosotros. Nosotros hemos visto un peligro real, un peligro en el clima, en las palabras, en las intenciones, en el hecho de que hay algunos que no quieren la paz. Si la paz es parte de la democracia, la paz quiere decir también resolver el problema de la tierra. Aquí unos no quieren perder el poder de la tierra. Me parece muy natural y me parece muy peligroso también.

PREGUNTA: ¿Cuál sería el papel del Papa en este caso concreto?

RESPUESTA: El papel del Papa es de garantizar su protección para los curas y las hermanas que trabajan no para los zapatistas ni para el gobierno mexicano, sino para la paz y para la democracia. Y no trabajan hace un mes, trabajan hace años; las hermanas que hemos visto trabajan desde hace ocho años para hacer todo lo que se pueda no sólo para la salud del pueblo, sino también para servir a los pobres.

Ellas nos han dicho esto: nosotros estamos aquí para servir a los pobres y sirven a los pobres hace ocho años. Y nosotros queremos que puedan seguir sirviendo a los pobres de esta manera.

Alguien le llama a esto "Teología de la Liberación", pero este es un problema de definición; el hecho real es que el Vaticano tiene que garantizar la salud, la integridad física y el trabajo sobre todo, que están desarrollando estas hermanas y estos curas.

PREGUNTA: ¿No van a hacer alguna otra petición para (que) el Papa intervenga de otra manera?

RESPUESTA: Bueno, el Papa interviene de esta manera y creo que es una intervención muy fuerte. El Papa interviene muy raramente en estas situaciones. Si interviene para defender la integridad física de estos hermanos y estas hermanas, me parecería un hecho de sensibilidad indispensable para garantizar este proceso de paz.

No hemos visto la destrucción de las bombas, pero nos hicieron ver las destrucciones que se han hecho cortando los árboles para el ganado. Esta también es destrucción que han hecho los ganaderos, una destrucción ecológica muy grande en el territorio de Chiapas.

PREGUNTA: (Inaudible)

RESPUESTA: Hoy el Parlamento Europeo recibió a Rigoberta Menchú. Creo que el papel del Parlamento Europeo no es de reconocer o no reconocer al Ejército Zapatista de Liberación Nacional, sino de ofrecer medidas reales de cooperación.

Aquí, por ejemplo, hay poca cooperación de parte de Europa. Y la cooperación es también un instrumento de paz y este es el papel que nosotros vamos a tener con nuestro gobierno y esperamos que nuestro gobierno sea parte de esta pregunta, de esta necesidad con los gobiernos de la Comunidad Europea.

Y también nosotros tenemos nuestros diputados en el Parlamento Europeo, yo mismo soy diputado en el Consejo de Europa y esta acción política va a ser parte de un proceso que va a desarrollarse en la próxima sesión del Parlamento Europeo, en el Consejo de Europa.

PREGUNTA: El Papa dijo que hay que rescatar algunos puntos del socialismo y del comunismo. No sé si la presencia de ustedes acá sea para...

RESPUESTA: No somos enviados del Papa.

PREGUNTA: Pero para saber un tanto del resquebrajamiento que hay de los sistemas de Europa.

RESPUESTA: Me parece que la palabra comunismo nunca ha aparecido en los diez puntos que el Ejército Zapatista pidió. Me parece que hay también un lenguaje diferente respecto a lo que pasó en este Continente hace 15, 20, 25 años atrás, es lo que nos dijo el licenciado Camacho y Monseñor Ruiz, que aquí se quiere ofrecer a la paz no solamente el sentido alto de la palabra paz, sino también hechos concretos y decisiones concretas.

Es la única manera para hacer que esta paz no se quede en una palabra, sino que tenga hechos concretos. Y aquí hay, en esta agenda de paz que propusieron, muchos hechos concretos con los cuales se puede trabajar.

PREGUNTA: Diputado, ¿en qué basan ustedes su afirmación de que los hombres que realizaron los ataques o las manifestaciones en Altamirano son ganaderos?

RESPUESTA: El alcalde encabezaba, porque era una manifestación orientada a la alcaldía y los ganaderos con los cuales hemos hablado nos dijeron, sin problemas, que no tienen mucha confianza en lo que está haciendo el licenciado Camacho, que no tienen ninguna confianza en lo que está haciendo la Iglesia. Eso nos lo dijeron y creo que eso no es una novedad.

Una frase muy significativa es que el problema es que todos los zapatistas son católicos. Me parece un chiste, pero no creo que por la persona que me dijo esto, sea un chiste.

PREGUNTA: (Inaudible)

RESPUESTA: Yo no creo que el problema sea si son o son zapatistas, sino lo que hicieron en estos años. Las monjas que trabajan en el hospital de Altamirano no trabajan de hace un mes; trabajan desde hace ocho o diez años, mucho antes de este conflicto y se puede pedir también al presidente del pueblo que muchas veces tuvo la necesidad de pedir las curas de este hospital y las monjas curaron.

Pero el problema no es lo que piensan, lo que hacen en este país los curas, las hermanas; han hecho un trabajo importante para la paz y sobre todo para los derechos humanos en las poblaciones en que viven. Y esto no creo que sea papel de nosotros demostrarlo. Ustedes, los mexicanos que viven aquí, saben lo que han hecho, lo que hizo Monseñor Ruiz en estos años en Chiapas.

PREGUNTA: (Inaudible)

RESPUESTA: Es una pregunta muy fuerte. Creo que aquí se está haciendo la historia. Aquí hay palabras que nunca ha tenido dignidad en la historia. Aquí se habla finalmente de democracia, de justicia, se habla de tierra y no se habla de guerra. No se dice, bueno, nosotros queremos hacer guerra, se dice: "Nosotros queremos hacer paz con estos contenidos".

Me parece que esa es también una manera de hacer historia en un Continente que ha visto otras historias, otras palabras, otros conflictos y otras maneras de resolver esos conflictos. Me parece un proceso mucho más maduro.

Es importante también que este conflicto hable de temas que son muy modernos: los derechos de las mujeres, ecología y no era parte de lo que se hacía en 20 o 30 años atrás de estos conflictos.

Ahora, si se hace un conflicto para la democracia, para la paz, se hace un conflicto que habla también de ecología, de equilibrio ecológico y de derechos de mujeres. Y esto también me parece muy maduro y muy significativo.

Les agradecemos mucho su atención.

 

 

Versión estenográfica de la conferencia de prensa ofrecida por un grupo de parlamentarios italianos, encabezada por Claudio Fava, efectuada en la sala de prensa del Hotel Diego de Mazariegos.
San Cristóbal de las Casas, Chiapas.
A 10 de Febrero de 1994. 


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94