Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

MENSAJE DEL GOBERNADOR
DE CHIAPAS,
JAVIER LÓPEZ MORENO
Febrero 19, 1994


En este instante recordamos que hace unos cuantos días con los presidentes de los municipios indígenas tuvimos la gran satisfacción de marchar a Los Pinos y de ser recibidos por el Presidente de la República. Ahí dimos testimonio de una arraigada convicción personal: los indígenas y los no indígenas, en general chiapanecos, tienen derecho a ejercer sin restricciones su libertad de expresión. Aunque con referencia del señor Presidente de nuestro país, que quiere ganar una democracia.

Hoy los indígenas han planteado en este organismo que los aglutina y representa la suma de sus peticiones y de sus quejas, como ya hubo antes, habrá respuestas después. Problemas vastos algunos que se caen de viejos y otros que apenas apuntan. Es un universo lacerante pero hay también posibilidades de reacción y de respuesta.

Pero en el mando de la ética política, de la moral pública que debe presidir nuestras acciones, les quiero pedir una cosa a mis amigos indígenas: no bauticen con mi nombre sus obras, sus caminos, sus escuelas, sus colonias, sus barrios, sus centros de salud.

Lo que hoy es materia de júbilo en la política --así ha ocurrido siempre-- mañana podría ser motivo de desengaño. Los esfuerzos merecen lo mejor sin necesidad de halagar a sus gobernantes; ni el nombre ni el de mis seres queridos ni de mis colaboradores le darían lozanía a sus obras; podrían quitársela después.

Ya es inmensa de por sí la lucha de ustedes como para querer vivir de los recuerdos. Nos damos por bien servidos teniendo la oportunidad de atenderlos y sabiendo que solo se vive una vez, y sólo unos instantes se vive una vez el poder. Y el poder hay que extenderlo y hacerlo de nosotros para que esté en poder de todos y no de unos cuantos.

Les reitero mi agradecimiento por ese gesto generoso que habita en ustedes cuando me conminan a ponerle mi nombre a alguna de sus obras, pero digamos que no. Y no solamente en esta ocasión, sino por siempre.

Serán obras que hacen los pueblos y los pueblos, con sus nombres o con los nombres de mujeres o de los grandes hombres que ya acreditaron merecimientos, estén en esas obras pero no los nombres de los que son, al fin y al cabo, gobernantes efímeros.

Acarreos, sólo del acarreo que aquí se habló vale la pena ocuparse en este tiempo: el acarreo de materiales. Pero debe acabarse como ha ido acabando paulatinamente el acarreo de los seres humanos. Necesitamos que haya cada vez mayor sencillez, más franqueza, legalidad nueva en sus comunidades. Nosotros tendremos que aprender de ustedes y así lo haremos.

Hay una política que les va a favorecer inmensamente: la política auténtica, genuina de solidaridad, para que las propias comunidades se apropien de lo suyo, de lo que les pertenece, la hechura de las obras. La vigilancia de los recursos públicos, la supervisión del modo en que caminan sus obras.

A través de la Contraloría Social que ustedes mismos y todas las comunidades han ido formando en Chiapas, vamos a hacer las obras para que sea a través de ustedes, de sus requerimientos, de sus necesidades, lo mismo que de los montos que se han establecido, que son espacios para la concertación, para el acuerdo y para el convenio como sigamos trabajando aquí en Chiapas.

Les quiero decir lo siguiente: considero que efectivamente lo que ha ocurrido los primeros días de enero en Chiapas cambió la realidad. En consecuencia, no podemos los que gobernamos, seguir siendo los mismos; si no cambiáramos, entonces seríamos arrinconados por esa nueva realidad, rebasados, olvidados por ella.

Dicho de otro modo: si los que gobernamos no cambiamos como cambió la realidad, corremos no sólo el riesgo de quedarnos hablando solos, sino de quedarnos sin voz, que sería peor. Perder la voz en la política, es perder la capacidad de convocatoria.

No queremos quedarnos así. Con ustedes queremos asumir el riesgo que hay ahora para tener posibilidades de trascender. Pero no solamente los que gobernamos debemos cambiar, también los gobernados y sus agrupaciones. Sus organizaciones representativas deben cambiar.

Dejemos de lado, en consecuencia, medidas de presión y de coerción que no son buenas, independientemente de cómo queramos llamarles. Concreta y específicamente digo aquí, ante todos ustedes, que la invasión de tierras va contra la ley; no puede ser tolerada por el gobierno ni fomentada por agrupación alguna.

Cumplamos todos con nuestra responsabilidad. Nosotros nos hacemos eco de los planteamientos que ustedes formulan respecto del respeto a la investidura de los presidentes municipales y de las autoridades. Pero ese respeto debe ser hacia todas las instituciones que nos norman y nos rigen.

Finalmente, les digo: vamos a seguirlos atendiendo con seriedad, con constancia, sin ninguna otra pretensión. Está cerca la paz, están ya contadas las horas que faltan para que se inicien las negociaciones, las Jornadas para la Paz y la Reconciliación. Pero la paz que está cerca no llegará sola; hay que ir por ella, alcanzarla, consolidarla, extenderla. El desarrollo justo es el mejor alegato por la paz.

Queremos los chiapanecos una negociación honorable, un convenio libre, responsablemente pactado y un cumplimiento riguroso de cuanto se acuerde por ambas partes. El gobierno de la República posee la iniciativa correcta y va en el rumbo acertado, porque no queremos más guerra aquí.

Tengo efectivamente la vertiente de la sangre de ustedes; pero como ustedes no dependo ni desconfío del mestizaje. Formamos una sola entidad; muchos por distintos caminos que es la política, que es pasado, que es memoria, nos ayude a realizar el proyecto que es futuro y que lo hagamos hermanados como lo exigen las circunstancias.

Con mucho gusto, con entusiasmo, con alegría de vivir, seguiré sirviendo hasta el final de este breve pero gratificante mandato de ustedes.

Muchas gracias.

 

 

Versión estenográfica de las palabras pronunciadas por el licenciado Javier López Moreno, gobernador interino del estado de Chiapas, ante miembros del Consejo Indígena.
San Cristóbal de las Casas, Chiapas.
A 19 de febrero de 1994. 


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94