Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

MENSAJES DE RADIO DE
MANUEL CAMACHO
Y SAMUEL RUIZ
Febrero 20, 1994


LIC. MANUEL CAMACHO SOLÍS:

La próxima semana será muy importante para la paz. Todos hemos conocido los problemas de la guerra; todos hemos visto que el esfuerzo de paz está dando sus frutos.

Cuando llegue aquí ofrecí construir con hechos, acción tras acción, un clima de concordia. Ha vuelto la actividad a la ciudad de San Cristóbal. Cada cosa que se ha dicho se ha cumplido.

Al iniciar el diálogo de las Jornadas de Paz y Reconciliación, buscaré avanzar hacia una paz digna.

Todo el tiempo estaré pensando en una salida digna y respetuosa para cada una de las comunidades: para el EZLN, para los pueblos, las ciudades y para todos los sectores sociales del estado de Chiapas.

La salida es la reconciliación entre todos. Vamos al diálogo porque sólo el entendimiento puede evitar las divisiones; vamos al diálogo porque así se evitarán mayores inseguridades y sufrimientos; vamos al diálogo con confianza.

Sé que escuchando de buena fe y hablando con la verdad tendremos éxito, porque la gente quiere mucho a Chiapas y todos los chiapanecos tienen un profundo amor a México.

SR. OBISPO SAMUEL RUIZ GARCIA:

Hermanas y hermanos de la Diócesis de San Cristóbal de las Casas:

En estos días se estará realizando en nuestra ciudad el esperado diálogo entre el señor licenciado Manuel Camacho Solís, comisionado para la Paz, y los delegados del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Un gran número de personas, ciudadanos mexicanos y de otros países, aguardan con esperanzas los resultados que se obtendrán de este encuentro.

El haber sido invitado yo, obispo de la Diócesis, como mediador y elegirse la Catedral como santuario de la paz, demanda de nuestras familias y comunidades que vivan como mediadores ante Dios, ante las personas y ante los grupos divididos.

Para los creyentes en Cristo Jesús y en Dios padre y madre, es muy claro afirmar que nuestras vidas no dependen de persona alguna, sino de Dios nuestro creador y por eso a él le confiamos todos los diálogos que se realizan en estos días.

La palabra de Dios nos promete tiempos mejores: "De las espadas harán arados y de las lanzas podaderas; construirán sus casas y en ellas habitarán, sembrarán y de su cosecha comerán sus hijos".

Es importante que todos nos unamos en estos momentos llenos de fe para unirnos y participar en este histórico momento.

Una manera es la de poner en práctica nuestra larga tradición espiritual expresada en cantos, novenas, promesas, recomendaciones, rezos y alabanzas o como cada quien se sienta interpelado en la familia o como familia.

Todos juntos, hermanas y hermanos, pidamos a Dios, padre y madre, al dueño de la vida y del mundo, al creador que nos protege y cuida para que la paz reine junto a la justicia: que el diálogo sea eficaz y que arroje resultados llenos de caridad, conversión y esperanza.

Que en estos días de diálogo todos abramos nuestro corazón y nos esmeremos en cambiar nuestra vida, que seamos capaces de perdonar y de sanar nuestro país, nuestro estado, nuestro municipio, nuestro ejido, nuestra colonia, nuestro paraje, nuestra familia y nuestra propia vida.

Por eso, para que la paz no sea un engaño ni una ilusión pasajera, necesitamos abrir nuestro corazón a Dios y a nuestros prójimos, que seamos todos constructores de la paz.

 

 

Mensajes radiofónicos de Manuel Camacho Solís, comisionado para la Paz y la Reconciliación, y el obispo Samuel Ruiz García, transmitidos el 20 de febrero de 1994, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas. 


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94