Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

CONFERENCIA DE PRENSA
DEL SUBCOMANDANTE
MARCOS, MANUEL CAMACHO
Y SAMUEL RUIZ
Febrero 23, 1994


OBISPO SAMUEL RUIZ:

Buenas tardes o buenas noches, como lo prefieran, a todos y cada uno de ustedes, representantes de los medios de comunicación, prensa, radio y televisión nacional e internacional.

Y un saludo delante de todos ustedes y bienvenida les quiero dar a mis hermanos obispos de la Comisión Especial de Seguimiento y Acompañamiento para estas negociaciones de reconciliación y de paz.

Esta Comisión nombrada por el Comité de Presidencia, ha venido ya --con esta la tercera vez-- a visitar Chiapas.

Son el señor arzobispo Adolfo Suárez, originario de esta localidad, actual arzobispo de Monterrey y presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana; el señor arzobispo Héctor González, arzobispo de Oaxaca; los dos hermanos obispos de las Diócesis vecinas en el estado, monseñor Felipe Aguirre Franco, de Tuxtla Gutiérrez, y monseñor Felipe Arizmendi, de Tapachula.

El señor Carlos Talavera, obispo de Coatzacoalcos, quien tiene relación cercana por la Comisión de la cual él es presidente, con los desplazados o refugiados y, en general, con las migraciones; el señor obispo Raúl Vera, dominico, quien está presidiendo una comisión episcopal de relacionamiento entre los religiosos y la Conferencia Episcopal Mexicana.

Muy agradecido a mis hermanos obispos por esta presencia que nos conforta. No ha sido una presencia en estas tres visitas, sino que con cartas pastorales, animaciones directas a sus comunidades, han estado sosteniéndonos en este caminar con la ración suya y de sus Diócesis y también con un acompañamiento solidario con recursos que nos han llegado para apoyo de las poblaciones desplazadas.

El día de hoy quisiéramos decir que la trayectoria de estos días, tanto preparatorios como los que lleva ya en marcha este diálogo de reconciliación y paz, no ha quedado sin efectos positivos.

Hemos procedido de la siguiente forma: todos los días iniciamos en la mañana con una oración en silencio o con una lectura bíblica que se reflexiona también en silencio, después de lo cual se inician los trabajos.

Hemos iniciado a las nueve de la mañana, con excepción del primer día que fue a las once, por la fatiga de los desplazamientos y de la llegada. De manera que empezamos no el día de la llegada, sino hasta el día siguiente, como se les informó.

En estos días ha sido a las nueve de la mañana nuestro inicio a una propuesta petitoria del Ejército Zapatista. Hubo una respuesta global que indicaba la posibilidad de que todos y cada uno de los temas tratados o de las peticiones hechas, tendrían una posible salida, satisfactoria salida para todos.

Después de eso ha habido ya las propuestas concretas y la respuesta concreta al pliego petitorio. Ha habido, en un momento dado después de las aclaraciones necesarias, un estudio de los documentos que se han ido presentando, una modificación eventual de algunos de los puntos, quizá en algún momento también de la asesoría requerida por un grupo u otro para mejorar las propuestas. Hechas las modificaciones se llega después a una aprobación.

Este mecanismo va a describirse posteriormente por parte de ambos actores en este diálogo. La mediación tiene el agrado, alegría en decirles que hay resultados positivos de estos días de trabajo.

¿Qué puntos hayan sido los que han estado en aprobación o estén en fase de llegar a ser aprobados y los mecanismos para llegar a una decisión final? Serán explicados inmediatamente después por cada uno de los actores.

Les agradezco su presencia.

Gracias.

 

SUBCOMANDANTE MARCOS:

No vengo preparado. Por mi voz habla la voz del Comité Clandestino Revolucionario Indígena - Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, para informar al pueblo de México y a los pueblos y gobiernos del mundo, a la prensa nacional e internacional, de lo ocurrido en la mesa del diálogo para la paz en nuestro estado.

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional presentó ya el pliego petitorio o el pliego de demandas por las que el día primero de enero de 1994 se alzó en armas con la llamada "Declaración de la Selva Lacandona".

El comisionado para la Paz y la Reconciliación en Chiapas, licenciado Manuel Camacho Solís, recibió y escuchó con atención y paciencia nuestras demandas y la explicación que le hicieron los compañeros delegados del Comité Clandestino.

Posteriormente presentó él un documento de respuesta a nuestras demandas, las que se pueden resolver en la mesa de San Cristóbal, porque estamos claros él y nosotros que hay demandas que presentamos que rebasan con mucho la mesa de San Cristóbal y tienen un nivel nacional.

El Comité Clandestino Revolucionario Indígena ha analizado parte del documento de respuesta del Comisionado, y digo parte porque recuerden ustedes que nuestro Comité es pluriétnico, o sea que tenemos que estar traduciendo a los distintos dialectos que lo componen.

Podemos decir, aunque faltan todavía problemas de redacción, que nuestras demandas han recibido respuestas satisfactorias en los siguientes puntos hasta ahorita: En lo referente a las demandas de salud, de educación, de información veraz y oportuna, de vivienda y de respeto a la cultura, a la tradición, a los derechos y a la dignidad de los pueblos indígenas de México.

El resto de los puntos de nuestro pliego petitorio está todavía en estudio y en traducción para los compañeros del Comité. Pero en eso hemos llegado ya a acuerdos fundamentales con el Comisionado.

El Comité me pide, me ordena que me dirija a ustedes para explicarles su posición respecto al diálogo y a la paz:

Cuando el primero de enero de 1994 llega la guerra a las cabeceras municipales de Ocosingo, Altamirano, Las Margaritas, Chanal, Oxchuc, Huixtán y San Cristóbal de las Casas, esa voz que llega a declarar la guerra en estas cabeceras municipales viene desde muchos poblados.

Lo que quieren que entiendan ustedes, lo que pide el Ejército Zapatista que entiendan ustedes, es que así como democráticamente se decidió la guerra, necesariamente la paz va a tener que seguir el mismo proceso de decisión democrática.

Ellos quieren que les explique que les marca la estructura democrática de toma de decisiones dentro del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

O sea que no podemos, ni ellos ni yo, tomar ninguna iniciativa personal respecto a ninguno de los acuerdos a que se lleguen en esta mesa de diálogo para la paz.

Con esto quiero decir que los compañeros tienen que cumplir las demandas que los compañeros les hicieron para que pudieran venir al diálogo, tiene que obtener una respuesta satisfactoria y de ninguna manera pueden decidir nada.

Tienen que regresar a sus regiones, tienen que regresar a sus comunidades, exponerles a los compañeros y a las compañeras la propuesta que han recibido en los puntos que originaron nuestro movimiento el primero de enero de 1994.

Y las comunidades van a responder sí o no, y según el acuerdo de la mayoría será la respuesta, sí o no, finalmente en esta mesa de diálogo.

Quiere decirles que va a tener dos procesos: inicialmente llegamos a una serie de acuerdos pero no pueden ser definitivos.

Ahí se va a suspender la mesa del diálogo, los compañeros van a ir a sus comunidades, van a consultar con los pueblos y regiones y van a regresar otra vez, si es que es posible o a donde se diga, si es aquí en San Cristóbal o en otro lado, ahora sí ya con la respuesta de todo el Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Ellos quieren que entiendan, el país, que si la guerra se decidió en esa forma democrática, la paz no puede hacer menos que seguir el mismo camino para que sea verdadera, si es que se llega a ella.

Entonces los compañeros me piden que les explique esto. Los compañeros que son nombrados delegados están nombrados por cuatro grupos de Comités Clandestinos Revolucionarios Indígenas, que controlan cuatro etnias principalmente; son ellos los que mandan.

Y a su vez tienen que preguntarle a las distintas regiones; las regiones tienen que preguntarle a los poblados; en los poblados se reúnen los hombres, las mujeres y los niños y deciden, según la información que tienen, qué camino es el que van a seguir.

Luego viene el camino inverso: los pobladores les dicen a sus encargados de comunidad que vayan a la reunión regional; éstos les dicen a los que se reúnen en regional; la regional le dice al Comité Clandestino de esa etnia y ésa le dice a su delegado cuál es la respuesta.

Es un proceso algo complicado, pero lógico para nosotros, lógico para el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y es el que nos hace invencibles en todo caso.

Mientras nosotros respetemos el acuerdo y razón de nuestras gentes, nada nos podrá destruir; si lo traicionamos o seguimos otro camino, o empezamos a tomar acuerdos sin consultarlos, igual no tendremos ninguna autoridad de ningún tipo sobre ellos.

Eso es lo que nosotros queremos explicarles para que traigan más rollos para cámara, cassettes o pidan un adelanto para los hoteles o lo que tengan que hacer, porque va a tardar esto. No es tan rápido como pudieran pensarlo.

Pero me piden también que les diga claramente que hasta ahora hemos recibido del pliego petitorio respuestas serias, algunas les digo que han sido ya aprobadas por estos delegados, falta que lo aprueben las comunidades, y otras falta que las estudiemos y las consultemos con un equipo de asesoría jurídica que nos ha facilitado el Comisionado Nacional de Mediación.

Esto es lo que les queríamos decir el día de hoy. Mañana seguiremos hablando con los medios de radio, de televisión, de prensa, porque hemos recibido muchas solicitudes de hablar con nosotros.

Entonces los estamos acomodando de por sí en el horario del diálogo para poder hablar con todos.

Muchas gracias.

PREGUNTA: (Inaudible)

SUBCOMANDANTE MARCOS: Va como la cuarta parte.

PREGUNTA: (Inaudible)

SUBCOMANDANTE MARCOS: Lo que nosotros les pedimos es que respeten el ritmo del diálogo. Los compañeros no entienden la prisa que pueden tener ustedes u otros; no digo ustedes en concreto, la que puede tener otro mundo por ver ya resultados.

Ellos siguen un proceso de reflexión, de entendimiento de lo que están recibiendo, porque en ellos se está jugando algo muy importante: es su existencia como seres humanos dignos o volver a la misma miseria de antes.

Entonces ellos están tomando las cosas con calma, no sé cuánto les vaya a tomar porque yo estoy subordinado a ellos, a lo que ellos me dicen.

Ahorita va la cuarta parte, a lo mejor la que sigue va a tomar más días o menos días, o tal vez en horas se resuelva.

Pero ellos piden que se respete el ritmo para la paz, así como se respetó el tiempo en el que ellos decidieron la guerra.

Gracias otra vez, de nuevo. No hay más preguntas.

 

LIC. MANUEL CAMACHO SOLÍS:

Muy buenas tardes a todos. El diálogo está dando sus primeros resultados. El trabajo ha sido muy complejo. Cada uno de los puntos implica decisiones generales y muchos de ellos tienen repercusiones legales, administrativas. De tal forma que ha sido un trabajo intenso.

El diálogo va caminando de acuerdo a la concepción inicial que tuvimos de abordar los temas en forma tal que pudiéramos trabajar en tres vertientes.

Por una parte, los compromisos políticos para una paz digna en Chiapas y, como parte de estos compromisos, los asuntos que tienen que ver con las comunidades indígenas de todo el país. La otra, la preparación de los acuerdos de paz.

Todo está directamente relacionado, pero hemos buscado caminar con esta estrategia.

A mí me parece acertado y desde luego, respeto que así sea --me parece que es conveniente--, que una vez que hayamos llegado a los puntos de acuerdo sobre el compromiso para una paz digna en Chiapas, a los puntos de acuerdo que tienen que ver con las comunidades indígenas nacionales y también al acuerdo de la paz en Chiapas, los miembros de la Comandancia del EZLN puedan consultar con sus integrantes, con sus bases, las decisiones que aquí están siendo convenidas.

Lo que importa es que lleguemos a una paz real, seria y duradera, que tenga el total apoyo de todos los miembros del EZLN; por eso a mí me parece que el camino que se está siguiendo es el más seguro y que, para la naturaleza de estos problemas, estamos avanzando con mayor rapidez de la que yo esperaba al principio de estas Jornadas.

Por mi parte, yo tendré que realizar un proceso semejante de consolidación de las decisiones que aquí están siendo convenidas.

Informaré al Presidente de la República de cada uno de los puntos acordados. Hemos tenido una constante comunicación con el Presidente de la República para ir contando con el apoyo necesario.

Informaré también a la Comisión Plural de Diputados y Senadores, que ha estado pendiente del seguimiento del conflicto en Chiapas y buscaré informar a las principales fuerzas políticas, a todas las fuerzas políticas del país, para contar con un amplio consenso que nos permita también consolidar, por la parte de las instituciones republicanas, la sociedad civil y el conjunto de partidos políticos y fuerzas políticas, lo que aquí se está acordando.

Sacar adelante la paz en Chiapas es una tarea muy compleja y muy difícil. Pero lo más importante es que estamos dirigiéndonos en la dirección correcta, con avances reales y, para consolidar este proceso, buscaremos todos los apoyos, en uno y en otro lado, que nos garanticen el pleno cumplimiento de los acuerdos de paz.

Hasta hoy puedo decirles que se ha tratado del proceso más complejo, pero quizá más trascendente en el que me haya tocado participar.

Muchas gracias.

PREGUNTA: (Inaudible)

CAMACHO SOLÍS: Viajaré a la ciudad de México una vez que acabemos de hacer todo el trabajo que está aquí pendiente; cuando hayamos llegado al práctico acuerdo de todos los puntos de este consenso político en el que estamos trabajando y hasta ese momento sentiré la tranquilidad de regresar, porque la primera parte de mi labor estará concluida y habremos dado un paso importantísimo en favor de la paz.

Con los apoyos de la ciudad de México, regresaría a la ciudad de San Cristóbal, para volverme a encontrar en los próximos días con el EZLN, para conocer de su respuesta y de esa manera tendremos la paz segura que quiere el pueblo de México y la mayor parte de la sociedad mexicana.

Muchas gracias.

 

 

Versión estenográfica de la Declaración Conjunta emitida por el mediador para la Paz, obispo Samuel Ruiz; el comisionado para la Paz y la Reconciliación en Chiapas, licenciado Manuel Camacho Solís; y la dirigencia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.
San Cristóbal de las Casas, Chiapas.
A 23 de febrero de 1994. 


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94