Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

ENTREVISTA AL
SUBCOMANDANTE MARCOS
POR HERMANN
BELLINGHAUSEN
Julio 1, 1994


Selva Lacandona, Chis.- (.....) Baltazar por su parte últimamente anda un poco raro. Para nadie es secreto, aunque nadie lo dice, que está enamorado. De una muchacha del pueblo. Dado el interés que la Luz muestra en él, los menos enterados creen que ella es la novia.

Va y le hace plática mientras él, uniformado y armado, hace guardia solitaria. A la pregunta sobre sus compañeros zapatistas, que no se han mostrado estos días, responde sin negarse a la burla:

- Se perdió los compañeros, no se sabe dónde están.

Luz no deja de darse sus escapadas, con sus hermanitos, para rondar a Baltazar, quien serio de pronto y formal asumiendo su papel guardián, la pela poco, soba su rifle, habla con Luz de espaldas.

Será durante una entrevista con el subcomandante Marcos donde por fin, parafraseando el dicho, aparezca el peine. No en la entrevista, que es formal y sobre política, sino por lo que sucede mientras tanto.

Las cosas se empiezan a aclarar, o se complican, según se vea, cuando aparece el mayor Benito para plantear el problema. Baltazar, en su puesto, a la vista de todos, se hace el occiso, como si de él no hablaran.

En el destacamento zapatista hay precupación por Baltazar. El mayor Benito expone la problemática al subcomandante Marcos, quien por otro lado ya se había dado cuenta. Hay que hablar con el papá de la muchacha. Como dice Benito:

-- Ya para que se junten, o se casen.

El noviazgo ha llegado a un extremo que exige el trámite civil, o sea, arreglarse con el futuro suegro de Baltazar, cuya familia para fines prácticos es el ejército zapatista, y como el angelito llegó soltero, ya fincó el ojo, pero no en Luz, sino en Diana, hija de Pablo.

-- Ajá --dice Benito, en espera de instrucciones.

-- Pues ve a arreglarte con Pablo. ¿Quieren Iglesia?

-- No.

-- ¿Ya hablaste con él?

-- Ya.

-- Pues ve y arréglate. A ver si Pablo acepta unos pollos, y hacemos la boda.

Benito se dirige a su encomienda. Si el futuro suegro acepta la dote, el camino de Diana para seguir a Baltazar quedará allanado.

A los pocos minutos llega la teniente Azucena, siempre correlona, y sudorosa, con alguna clase de recado por escrito para el subcomandante, quien la interroga sobre el romance. Así sale que Diana ya pidió anticonceptivos a las sanitarias.

-- De por sí ya --comenta Azucena ante un evidente hecho consumado.

Las cosas van muy adelantadas. Mañana se quieren casar, informa el insurgente.

-- ¿Mañana? --dice Marcos, sorprendido, con ese acento muy chiapaneco de preguntar y afirmar a la vez.

Las implicaciones inmediatas son que, si no se ha embarazado, Diana se vaya con Baltazar y lo siga como recluta. Los dos quieren. La de bailes que habrán aprovechado para entablar negociación y romance.

-- Cómo chingan al novio --nos comenta Marcos--, los compas lo traen de encargo.

El affaire del insurgente ha sido la comidilla estos días de relativo ocio, y como la vida sigue, la entrevista que íbamos a efectuar, también.

 

MARCOS: EL EZ SIMBOLIZA EL PROBLEMA
DEL INDIO MEXICANO

Selva Lacandona, Chis., 1 de julio.- Bajo el mismo cobertizo donde ha concedido decenas de entrevistas a toda clase de reporteros nacionales y extranjeros, el subcomandante Marcos insiste en el valor simbólico del levantamiento zapatista: "El problema del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) señala el problema de los indígenas mexicanos". (.....)

Es sabido que en este territorio coexisten comunidades zapatistas y no zapatistas, que viven crudamente la circunstancia insureccional y el cerco del Ejército federal, con los problemas concomitantes. Interrogado al respecto, el jefe militar del EZLN hace las siguientes consideraciones:

SUBCOMANDANTE MARCOS.- En algunas regiones se ha agudizado mucho el choque con la ARIC - Unión de Uniones hasta hace pocos días. El Comité Clandestino Revolucionario Indígena se negaba a tratar con la dirección de la ARIC por las ligas que tiene con el partido de Estado.

Pero ahora hay una ruptura con esa fracción ligada al partido de Estado promovida por las bases. Eso, y el hecho de que en varias regiones exista el ánimo de llegar a un acuerdo de convivencia pacífica, de no choque, de no hostigamiento, para disminuir la tensión interna que existe en el territorio zapatista, potencia la cuestión de la unidad en torno, no de la lucha armada, sino de lo esencial de las demandas. Luchamos por lo mismo, con caminos distintos.

+ Aquí no todos los poblados son zapatistas, o bien, la influencia del EZLN es minoritaria. De eso se derivan fracciones, y han ocurrido brotes de violencia comunitaria, hasta ahora de relativa gravedad, y en ocasiones atizados por el alcohol, ese consejero prohibido entre los zapatistas, pero no entre los otros.

Más de una vez campesinos de la ARIC han agredido a familias zapatistas, como cobrándoles los inconvenientes del cerco militar al que todos quedaron sometidos. La directiva zapatista había respondido a esto con una negativa para el entendimiento. Las cosas parecen cambiar, según el subcomandante Marcos:

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Hay buenas posibilidades, el Comité está más abierto a esa posibilidad de dialogar y llegar a acuerdos sólidos con la ARIC. De hecho, en varias regiones estos acercamientos están consolidados.

Se hacen reuniones entre las dirigencias de las organizaciones para tomar acuerdos sobre el tráfico de mercancías, el flujo de gente, la resolución de problemas entre unos y otros. Lo que hace un gobierno, pues.

+ Sin negar la existencia de fricciones, desde la óptica zapatista los indicios de una mejor convivencia parecen ir en aumento Prosigue Marcos:

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Sólo hay problemas con la ARIC, pues con la CNC desde el principio hubo acuerdo y no hemos tenido choque. Ellos están en su lado y nosotros en nuestro lado. Donde sí ha habido enfrentamientos verbales e incluso violencia es con la ARIC, aquí dentro de la selva.

+ En una clásica historia de hermanos enemigos, los problemas graves han sido con la ARIC, organización que en sus orígenes fue cercana a la opción que derivó en el Ejército Zapatista. Muchos zapatistas fueron cuadros, incluso dirigentes de la ARIC, así como miembros de la organización, en algún momento, antes de enero, fueron zapatistas. (.....)

 

MARCOS: DESENMASCARO EL 'NO'
ZAPATISTA POSTURAS POLITICAS

Selva Lacandona, Chis.- El enmascarado subcomandante Marcos considera que, a raíz del 'NO' zapatista a las ofertas del gobierno mexicano, se suscitó un "desenmascaramiento", a nivel local y nacional, de las posturas políticas en relación al conflicto chiapaneco:

SUBCOMANDANTE MARCOS.- La primera reacción que vimos fue un desenmascaramiento de ciertos priístas. En el nivel regional, se desenmascara la supuesta mediación o prudencia que estaban mostrando los ganaderos mediante su líder Constantino Kanter, quien a la hora del 'NO' nuevamente encabezó actitudes agresivas y beligerantes.

El 'NO' también provoca en la ARIC un reajuste al interior y el desconocimiento (luego matizado) de Lázaro Hernández como su dirigente, y el PRI en general queda del lado de la guerra, el enfrentamiento, la intolerancia y la violencia; es decir, donde estaba, más preocupado por tranquilizar la inversión de capitales y a los sectores supuestamente más afectados por el conflicto, que en resolver las causas más fundamentales.

+ El análisis de Marcos desemboca en un fuerte cuestionamiento de los candidatos priístas tanto a la gubernatura como, sobre todo, a la Presidencia de la República:

SUBCOMANDANTE MARCOS.- El señor (Ernesto) Zedillo se descara como el representante de la línea dura. También se muestra reacio a la negociación, más tendente a imponer condiciones que a dialogarlas, y en ese sentido la valoración que hace sobre el diálogo de San Cristóbal refleja una ignorancia histórica respecto a un proceso de pacificación de un territorio en conflicto e invalida lo que se logró.

Un proceso de pacificación entre dos fuerzas beligerantes, aunque no se reconozca a una de ellas, es un proceso largo, complicado, cuyo riesgo principal es que se reanuden las hostilidades.

En este sentido, el hecho de que el diálogo de San Cristóbal haya concluido en esta prórroga del cese al fuego es algo que no se ha valorado en su justa dimensión, sobre todo porque se está haciendo hincapié en el 'NO' a las propuestas gubernamentales, pero no a la parte de garantizar el cese al fuego y la seguridad de que el Ejército federal no será atacado.

Por otro lado, como clara señal de que seguimos en el camino del diálogo y la posibilidad de un tránsito pacífico a la democracia, está el hecho de abrir los territorios controlados al proceso electoral, que es algo muy significativo, sobre todo porque viene de una fuerza armada, clandestina y antigubernamental.

Por su parte, la sociedad civil volvió a reaccionar como en enero, incluso más rápido. Tiene claro que no hay que esperar la guerra para movilizarse, y que puede hacerlo para evitarla. Esta es la principal reacción positiva.

Nuestra esperanza en que sea posible todavía evitar los enfrentamientos, y la guerra civil sin control, está puesta en esta reacción de la sociedad. Además, parece existir un acuerdo implícito entre las fuerzas armadas que pudieran alzarse en contra del gobierno, de que hay que esperar a que (se) agote realmente la vía pacífica.

+ Marcos reitera su idea sobre los grupos potencialmente beligerantes, muchos de ellos indígenas, en el país:

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Se trata de organizaciones que no son nuevas en la lucha armada, que habían estado en latencia, y de otras que sí son nuevas y no tienen la experiencia ni la estructura para alzarse, pero sí ganas de pasar a esa fase si es que se cierran otros caminos.

Si se cierra la vía pacífica a la democracia, el problema no seremos tanto las fuerzas que tenemos estructura de mando y posibilidades de interlocución, sino las reacciones espontáneas de grupos en muchas partes del país que puedan salirse totalmente de control, y no me refiero sólo al terrorismo, sino también al vandalismo o a la venganza por rencores acumulados.

El hecho de que una fuerza militar antigubernamental como el EZLN se haga a un lado, por lo menos de aquí al proceso electoral, es una señal para el país que muchos no han visto, pero que la sociedad civil sí entiende, empieza a darse cuenta y a través de las organizaciones no gubernamentales y sociales está reaccionando.

En poco tiempo el país ha pasado de la etapa de estupor a la de reacción organizada, y ahí está la esperanza para que pueda haber un cambio profundo y radical a través del proceso electoral, y no de lucha armada.

+ La preocupación por la "línea dura" y la amenaza que ésta representa para la solución pacífica parece ocupar un lugar importante en las actuales consideraciones del Ejército Zapatista:

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Más que nosotros, el problema de la línea dura es la imposición del fraude. Lo señalamos en la Segunda Declaración de la Selva Lacandona; finalmente se trata de distraer la atención de la sociedad civil hacia un problema de guerra o paz, cuando el problema es de democracia o imposición. En este caso democracia significa paz, y la imposición significa guerra.

Como dijimos en la Segunda Declaración y repetimos a las ONG con las que hemos hablado, es que deben pasar a la ofensiva organizativa, que por el lado nuestro no habrá un intento de desestabilización, de golpe o de interferencia en el proceso electoral, y que entiendan que independientemente de nosotros, el dilema es democracia o fraude.

La única forma de lograr el triunfo del tránsito pacífico a la democracia es que el movimiento sea masivo, organizado y a todos los niveles; ahí el secreto es buscar la bandera que los una y no los objetivos que los dividan. Por eso decimos que primero debemos ponernos de acuerdo en qué no queremos, y luego lo que sí queremos.

Si no queremos al partido de Estado, si no queremos presidencialismo, si no queremos esa cultura de imposición que ya se refleja en todos los niveles, incluso el nivel cultural, que se supone debería ser el más autónomo, entonces tenemos que unirnos para acabar con todo eso de la manera menos costosa.

+ Interrogado sobre la significación electoral de los territorios bajo dominio zapatista, el subcomandante Marcos concluye:

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Ahí hay un espejismo. El problema de la posición del EZLN frente al proceso electoral no es el territorio bajo su control. El problema es el 'territorio de influencia' de los zapatistas, y en este sentido tiene capacidad para sabotear las elecciones en todas las regiones rurales de Chiapas.

En concreto, en las zonas controladas por el Ejército Zapatista, donde se mueven abiertamente nuestras fuerzas, está aproximadamente 20 por ciento de las casillas y del padrón electoral de Ocosingo y Las Margaritas; pero, insisto, si se tratara de sabotear las elecciones, lo podríamos hacer en todo el estado con sólo hacer el llamado, de tal forma que sólo se votaría en las ciudades, y eso en las grandes, en algunas cabeceras municipales tampoco se podría.

 

 

Periódico LA JORNADA
Entrevista al Subcomandante Marcos
Por Hermann Bellinghausen, enviado
Primera parte. 1
o. de julio de 1994.
Segunda parte. 2 de julio de 1994.
Tercera parte. 3 de julio de 1994.


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94