Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

COMUNICADO DE PRENSA
DEL SUBCOMANDANTE
MARCOS
Julio 20, 1994


A: Enrique Krauze
México, D.F.

De: Subcomandante Insurgente Marcos
Ejército Zapatista de Liberación Nacional
Cuartel General
Montañas del sureste mexicano
Chiapas.

"... a fuerza de escribir la historia románticamente,
no tendremos nada seguro, ni se podrá distinguir
lo que es cierto de lo fingido, sino ocurriendo a
los libros en que sólo la verdad ha dirigido
la pluma del escritor".

"Disertaciones sobre la historia de la República
Mexicana".
Lucas Alamán, 1844. Prólogo.
("megicana" dice el original y el "a" de "a fuerza"
y "a los libros" lleva acento)

 

"La Sagrada Escritura de la historia mexicana
sigue abierta: ¿la escribimos o nos escribe?"

"Siglo de Caudillos". Enrique Krauze.
Post Scriptum, 10 de enero de 1994.
Tusquets Editores, México, febrero de 1993.

 

Las dos cosas, digo yo. La escribimos y nos escribe. Si sólo nos escribe se condena y nos condena a repetir la historia, tal vez más grotescamente pero a repetirla. Si sólo la escribimos no podremos distinguir "lo que es cierto de lo fingido" y nos otorgaremos, por decreto, lo que la realidad nos negara con esa terquedad que suele tener la realidad: el poder de pintar una historia sólo del falso color de la bondad y el heroísmo.

Nunca nos encontraremos con lo otro, a no ser como ayer, en el campo de batalla, como hoy, en el campo de los medios, o como mañana en el campo de una historiografía que divide entre buenos (los del bando que la escribe) y malos (los otros que no son del bando que la escribe).

Y hoy la historia y la historiografía, su versión, lo que afirma y lo que niega, pertenecen a ese ser omnipotente y omnipresente: el Estado Mexicano.

"En México no hay opinión independiente porque el Estado ha integrado todos los disentimientos. Si hay un dogma común al intelectual, al diputado, al jurista ideológico en este país, es el dogma de la preeminencia ontológica del Estado sobre la sociedad civil: la estatolatría". ("El Timón y la tormenta". Enrique Krauze.), pero los dogmas no son sólo religiosos, también políticos.

Y no sólo no son perennes, sino que su derrumbarse dista mucho de ser discreto. Su desplomarse y el intento de evitar su desplomarse hace que haya bastante ruido y sí, pueden ser pocas las nueces.

Recibí el libro desde marzo. Me he quedado dudando si el agradecimiento que le mandé, bajo el discreto disfraz de una carta de presentación de comunicados, lo había entendido usted como lo que era: no un simple acuse de recibo, sino un agradecimiento no sólo por el libro sino, sobre todo, por lo que dicen las líneas manuscritas de fecha 23 de febrero de 1994.

Pero la presente no era para agradecer el "Siglo de Caudillos", quiero decir, no sólo para eso. Es para tratar de resolver en letras una invitación, para usted, para que nos acompañe en la Convención Nacional Democrática.

Yo le he dado vueltas y vueltas, desde que salió la Segunda Declaración de la Selva Lacandona, a la forma en que debo invitarlo, no para cumplir el trámite de "lo invitamos", sino para invitarlo de tal manera que no tenga usted más remedio que asistir.

Se me han ocurrido argumentos grandiosos e irrebatibles, digo yo, que termino desechando o por evidentes o por pueriles o por no tener respaldo científico, es decir, histórico.

He escrito y re-escrito esta carta no 100 pero sí unas 5 veces y ahora un calendario implacable me ordena que ya la termine, que si sigo así voy a acabar la carta para cuando la Convención se haya terminado.

No sé cómo dar argumentos irrebatibles, sólo puedo decirle que siento al nivel del pecho, (con toda la cientificidad que conlleva el sentimiento al nivel del pecho), que hay un buen número de personas que sabemos lo que no queremos y, aunque tal vez sea más unánime el sentimiento de no tener una maldita idea de lo que sí queremos, nos vamos a sentar y vamos a hablar.

Es posible que en este caos que suele suceder cuando varios sentimientos pectorales se encuentran, algo coherente salga y podamos, siquiera, coordinar esos sentimientos.

Algo está por acabarse, usted ha dicho que "... el México moderno ha decansado sólo formalmente en la legitimidad democrática, ha pospuesto una y otra vez el paso hacia una vida pública realmente abierta, plural y crítica. No podrá seguir haciéndolo por mucho tiempo más". ("Ecos porfirianos", N. 103, p.160)

Nosotros queremos acotar el "mucho tiempo más" en una transición democrática pacífica, de tal forma que la radicalidad pacífica no deje espacio a la radicalidad violenta. Un suicidio, pues.

Esta carta debe tener fin, no puede seguir má tiempo atrapada en esta máquina. Espero que la falta de rigor científico y el caos que pintan estas letras no sean el equivalente a una invitación para que no venga.

Vale. Salud y varios tomos más para escribir esta historia que sí, escribimos y nos escribe.

 

Desde las montañas del sureste mexicano
Subcomandante Insurgente Marcos
México, Julio de 1994.
(Suscribe) Subcomandante Marcos

 

 

Periódico LA JORNADA
20 de julio de 1994
Carta del Subcomandante Marcos
a Enrique Krauze


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94