Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

MENSAJE PRONUNCIADO
POR EL OBISPO
SAMUEL RUIZ
Junio 1, 1994


Señoras y señores:

En la inmersión que tenemos todos en el tiempo, los procesos históricos los vivimos en etapas, que empujan los caminos de la nación.

El primero de enero fue para nuestro país un parteaguas histórico que ha favorecido el desfile de "muchos México" vividos en corto tiempo; nos encaminamos ahora a nuevos momentos para nuestro país que marcarán nuestro futuro por largos años.

Nunca hemos tenido tanta conciencia como al presente de nuestra corresponsabilidad en los acontecimientos históricos de nuestro país.

Como mediador en este proceso de diálogo por la reconciliación y la paz, además de agradecer acompañamiento que todas las fuerzas políticas y sociales han dado a este caminar, debo reconocer la responsabilidad con que el EZLN tomó los diálogos emprendidos, la apertura y sinceridad que el comisionado para la Paz se impuso, la seriedad que ante el país ha mostrado el Ejército Mexicano, así como el esfuerzo emprendido por el gobierno local, para que hayamos llegado a la actual situación de no guerra.

Pero es claro que un corrimiento en los tiempos, lamentablemente empañados por otros acontecimientos, nos hacen percibir que la paz no se configura únicamente con documentos cuya importancia no se puede negar, sino que requiere del esfuerzo perseverante y corresponsable de todas las fuerzas sociales, para avanzar hacia una anhelada transformación de la sociedad, encaminada a una estabilidad garantizada por la justicia.

Esta es la vía que nos conducirá a la fraternidad y a la paz; dice la Escritura: "La justicia y la paz se dan un beso".

Todo lo acontecido, mirado desde el aspecto positivo que contiene, funda nuestra confianza en que todas las fuerzas políticas y sociales, que en un momento dado se manifestaron explosivamente por la paz, sigan actuando para lograr el México que todos anhelamos.

En este compromiso por la paz me mantendré, con todas las fuerzas del corazón, en el seno de mi Iglesia y en acompañamiento a los cristianos y personas de buena voluntad, por encima de las dificultades, poniendo mi grano de arena para que se escriba la página de la historia que todos deseamos vivir.

 

Samuel Ruiz García,
obispo de San Cristóbal de las Casas
México, Distrito Federal,
1
o. de junio de 1994

 

 

Texto íntegro del discurso pronunciado por Samuel Ruiz García, obispo de San Cristóbal de las Casas, en las oficinas del comisionado para la Paz y la Reconciliación en Chiapas, Manuel Camacho Solís, el primero de junio de 1994.


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94