Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

ENTREVISTA AL
SUBCOMANDANTE MARCOS
POR GASPAR MORQUECHO
Junio 19, 1994


Selva Lacandona, Chis., 19 de junio.- "A mí se me hace que el licenciado Camacho es valiente; es claro cuando dice qué es lo que provoca su renuncia, porque él había hecho un esfuerzo serio". Así valoró el subcomandante Marcos la renuncia de Manuel Camacho Solís como comisionado para la Paz y la Reconciliación en Chiapas, durante una entrevista que concedió en la selva.

Habló también sobre la Convención Nacional Democrática, las elecciones en la zona bajo control del EZLN y comentó las reacciones por la negativa zapatista a los acuerdos de paz.

PREGUNTA.- ¿Cuál es la reacción del EZLN a la renuncia del licenciado Camacho como comisionado?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Lo que nosotros vemos respecto a la renuncia del señor Camacho es, por un lado, la incomprensión de uno de los candidatos a la Presidencia de la República, el señor (Ernesto) Zedillo, de lo que significa un proceso de diálogo y un proceso de negociación.

En su ceguera, no ve que el hecho de haber logrado la prórroga del cese al fuego, las garantías de que se iba a respetar y de que no iba a haber agresión sobre un lado o sobre el otro y que se abriera al proceso electoral y se pudieran realizar las elecciones en todo el país, es un logro de la mesa del diálogo en San Cristóbal y definitivamente tanto del esfuerzo del mediador como del comisionado.

A la hora que el señor Zedillo invalida, o desprecia, o desvalora el trabajo del comisionado, en realidad está desvalorando una posición y se va por la línea de exigir la rendición. Todo lo que no sea una rendición es un fracaso para el señor Zedillo.

¿Qué confianza nos puede dar que ese candidato, en caso de que llegue a la Presidencia, va a tener una actitud negociadora o conciliadora para resolver el conflicto chiapaneco o, en concreto, el conflicto del EZLN?

Es definitivamente un golpe bajo que se da, por parte del PRI, al esfuerzo del diálogo, al esfuerzo de negociación y una ceguera histórica para ver los avances que se tuvieron.

Lo que nosotros vemos también es que cuando Camacho hace las propuestas de respuesta a las demandas del EZLN sí hace un esfuerzo serio. Se movió para conseguir respuestas que satisfacieran nuestras demandas en el transcurso de la consulta y particularmente a partir del asesinato de (Luis Donaldo) Colosio.

En algún lugar o en algún grupo de interés o grupo de poder entre el gobierno federal empiezan a cortar todas las iniciativas que significaron respaldar esas propuestas, de tal forma que nosotros nos diéramos cuenta de que no se iba a cumplir nada y de forzar la idea de que el señor Camacho había fracasado.

O, en el mejor de los casos, obtener una rendición incondicional de parte del EZLN, y que la idea era mantenerlo ocupado haciendo algo para que no le hiciera sombra al candidato del PRI en medio de una campaña que, todos sabemos, está muy débil.

A mí se me hace que Camacho es valiente, es claro cuando dice qué es lo que provoca su renuncia porque él había hecho un esfuerzo serio; nosotros se lo reconocemos.

Se lo invalidó un señor que pretende ser Presidente de la República por parte del partido de Estado. Es una actitud valiente el hecho que haya renunciado y que haya señalado esto.

PREGUNTA.- ¿Qué nos puede decir sobre la Convención Nacional Democrática convocada por el EZLN?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Inicialmente la reacción de los sectores de la sociedad civil de Chiapas es más rápida precisamente porque son los que ven más claro, me imagino, el problema de la guerra civil y la necesidad de buscarle una salida, porque de una u otra forma son los que llevaron el peso de la guerra.

Esa sociedad civil chiapaneca entiende que la Convención es una oportunidad que vale la pena jugar para el proceso de tránsito pacífico. Falta la respuesta a nivel nacional. Ya hay sectores que se han pronunciado, muy dispersos todavía.

Nosotros queremos dejar muy claro que la Convención Nacional Democrática no es la Convención del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Es decir, no es una Convención que reivindique la lucha armada como camino, sino precisamente es una Convención que busca el tránsito pacífico, el tránsito político a la democracia.

Hay temor de que sea una Convención zapatista. Entonces lo que va a salir ahí es la apología de la lucha armada, la apología del EZLN, dirigida por el EZLN.

Nosotros no estamos planteando que la Convención se pronuncie por la lucha armada. Al revés, nosotros estamos señalando que la Convención se tiene que pronunciar por hacer algo.

No quedarse sentada esperando el día 22, sino que tiene que hacer algo antes, un esfuerzo que vale la pena hacer. No tenemos nada que perder para ver si es todavía posible forzar un tránsito pacífico a la democracia.

Eso sí me interesa aclararlo porque he leído en algunas partes que se puede interpretar así, que es la Convención de un ejército, que sería el brazo político del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

La Convención Nacional sería el brazo político de la lucha democrática, así como el EZLN es el brazo militar de la lucha democrática. En términos que les gusta usar mucho ahora a los politólogos, la línea dura es el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y la línea concertadora o pacífica sería la sociedad civil.

Nosotros la estamos llamando a que se organice más, que no esté dispersa. Puede ser la Convención, puede ser cualquier otra. Con la convocatoria a la Convención contestamos a la pregunta de gente que nos dice: quiero hacer algo; no estoy de acuerdo con la lucha armada, pero sí estoy de acuerdo con la democracia.

Entonces nosotros les decimos: bueno pues, reúnanse. Nosotros les ofrecemos territorio, apoyo, protección y una idea de lo que puede ser, de lo que a nosotros nos llevó a las armas, pero que a ustedes los puede llevar a las urnas. Eso sería la Convención, y sería bueno que quedara claro, desde ahorita, antes de que se realice.

PREGUNTA.- Hablando de elecciones, ¿qué significa no entorpecer el proceso electoral en la zona bajo control zapatista?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Nosotros estamos abiertos a que entren los candidatos, a que hagan campaña, que entren las casillas, que se haga la votación, y estamos en disposición de dar garantías de que todo este proceso no sufrirá interferencias de parte de nuestras fuerzas.

Nosotros apelamos a la Cruz Roja Internacional para que haga constar que no hay ninguna agresión por parte nuestra, previendo que pueda haber provocaciones que se nos puedan achacar a nosotros.

Ese es uno de los logros de la mesa del diálogo, abrir la puerta por parte del sector más radical de la democracia, la línea dura de la democracia que es el EZLN, para que se dé el tránsito pacífico que tanto reclama la sociedad civil.

Nosotros estamos cediendo el espacio que se ha ganado la sociedad civil y frente al cual puede hacer valer su trabajo, que es en este caso el proceso electoral de agosto.

Nosotros daremos todas las facilidades, hasta hacernos (a) un lado definitivamente, si hay la garantía de que se va a dejar constancia de esto.

Por eso apelamos a las organizaciones no gubernamentales, principalmente a las de Chiapas que están organizadas, para que sean vigilantes de que este proceso se realice en normalidad dentro de nuestras líneas.

No significa todavía que llamemos a votar; significa sencillamente que no vamos a interferir, vamos a ser consecuentes con ese planteamiento que señalamos desde enero de que no pretendíamos interferir en el proceso electoral de agosto.

PREGUNTA.- Eso significa que habrá funcionarios de casilla, representantes de los partidos; se pide la intervención de la Cruz Roja Internacional, de las ONG. ¿Esas serían las mesas en las casillas en las zonas bajo control zapatista?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Sí, pero la diferencia es que estas elecciones serían las primeras organizadas por la sociedad civil en el territorio nacional. Es decir, nosotros estamos cediendo a las ONG que organicen todo lo que tiene que ocurrir aquí adentro, en el territorio zapatista.

Pensamos que es un indicador interesante para el resto del país y para el resto de la sociedad civil de unas elecciones no organizadas por el gobierno, pero tampoco por una organización armada y en rebeldía, sino organizada por esa tercera fuerza a la que nosotros le reconocemos beligerancia, que es la sociedad civil.

Sería un gran avance no beligerante, quiero decir, no armado ni violento, sino un avance pacífico. Estas elecciones en nuestros territorios las organizaría la sociedad civil. Esa sería la gran diferencia.

PREGUNTA.- ¿Entonces hay una invitación abierta a todos los candidatos de todos los partidos, en este caso los estatales?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Invitación abierta no, porque hay gente que nos da repulsión. Simplemente no nos opondremos a que lo hagan, pero tampoco los recibiremos con los brazos abiertos, a algunos de ellos en especial, que de pronto han olvidado cuál fue su historia electoral en un estado donde el fraude fue escandaloso, que llegaron incluso a senadurías con ese supuesto respaldo del pueblo.

No olvidamos, sabemos lo que es la historia y hay que reconocerlo. No evitaríamos que vinieran a hacer campaña, pero la población de las zonas bajo control zapatista sí saben quién es quién.

Garantizaríamos que no habría agresiones ni interferencias de ningún tipo. Definitivamente no estamos invitando a todos, pero si quieren venir no nos opondremos.

PREGUNTA.- Hubo reacciones en Chiapas sobre el NO zpatista a la firma de una acuerdo de paz. ¿Hay alguna preocupación por algunas de estas reacciones? Digamos la de los ganaderos, el gobierno o la del Ejército.

SUBCOMANDANTE MARCOS.- El Ejército vuelve a retomar el lenguaje de "transgresores de la ley" y de "profesionales de la violencia", el lenguaje que ya había abandonado.

Lo que cabe destacar ahí es que se comprometen a respetar el cese al fuego, pero lo dejan abierto a la orden de su mando que, en este caso, es el señor (Carlos) Salinas de Gortari.

Mientras el EZLN garantiza que va a respetar el cese al fuego y hace todo lo posible para que no se rompa, el Ejército por lo pronto lo respeta, pero no responde qué va a seguir, hace más inestable el clima militar y dificulta el espacio que nosotros queríamos abrir, que era el tránsito pacífico.

Por otra parte, la reacción de los ganaderos es paradójica, porque ellos querían la rendición, o sea la paz. Ahora le reclaman al gobierno que no tome una línea dura. No que negocie, sino por qué no les acaba de... de partir la madre a los zapatistas si no quieren aceptar lo que se les está ofreciendo.

Esa reacción es normal. Descara ya el supuesto discurso mediador de los ganaderos que aspiraban a puestos populares, que ya estaban en la negociación, el diálogo y no sé qué.

Se les quita la careta finalmente y los vuelve a poner en la posición que siempre han tenido. Para que no crean los electores que las supuestas fórmulas indígena-mestizo o ejidatario-ganadero pueden engañar a alguien.

Por el lado del Partido Revolucionario Institucional, que siempre ha seguido una política acertada en el estado --la prueba está en que nos alzamos en armas--, está el hecho de haber lanzado candidatos a los puestos de elección popular de gente con amplia trayectoria de impopularidad.

A varios de ellos nadie los conoce; se han distinguido en la política en el centro y por no haberse presentado nunca a los distritos que dicen representar, y hay otros que de plano tienen tradición represiva, como los ganaderos con los que compiten.

El panorama electoral en el estado muestra claramente que la permanencia del PRI es la permanencia de las condiciones que obligan al EZLN a alzarse en armas y mantenerse en ellas.

Se vio claro que el PRI estatal --faltaría hablar del nacional-- es el que menos entendió esta guerra y es el que será responsable de que esto continúe o se acabe.

El PRI no ha visto, no ha valorado. Piensa que pueden quedar las cosas como estaban antes simplemente cambiando el discurso o haciéndolo más populachero o más indigenista, incluso por el lado de los ganaderos... como si fuera posible borrar toda la historia que han acumulado.

Aquí, en las regiones del territorio zapatista, nunca se presentó ningún candidato de elección popular. Ni los presidentes municipales de Ocosingo ni Las Margaritas pasaron más allá. El de Las Margaritas nunca pasó de Las Margaritas y el de Ocosingo nada más llegó a la cervecería que está en el cruce de El Jatate.

El único candidato a puesto de elección popular que ha entrado a zona zapatista, pero cuando no era zona zapatista, es Cuauhtémoc Cárdenas, que es candidato a la Presidencia de la República.

Pero ni un diputado, ni suplente, ni plurinominal, ni uninominal, ni nada. Ni siquiera un candidato a presidente municipal se presentó nunca a pedir el voto de los lugares donde ganó el cien por ciento de los votos.

 

 

Periódico LA JORNADA
20 de junio de 1994
Entrevista al Subcomandante Marcos
por Gaspar Morquecho


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94