Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94

 

ENTREVISTA AL
SUBCOMANDANTE MARCOS
POR RAFAEL MEDINA
Junio 21, 1994


En algún lugar de la Selva Lacandona, Chis., 21 de junio.- "No será la línea dura del EZLN ni la del Gobierno federal la que determine la paz; será la participación de la población civil la que el 21 de agosto, libre y sin presión, decida el camino a seguir y evite una guerra civil en la que, de darse, nadie saldrá ganando", afirmó el subcomandante Marcos, y agregó: "Sólo el camino auténticamente democrático asegurará la paz. Nosotros estamos siendo sinceros con el país".

El subcomandante Marcos analizó: "Las dos líneas duras estamos mal. Tan está mal la línea dura del gobierno, como está mal la línea dura de nosotros. Lo que nosotros decimos es que sí es posible, por medio de la sociedad civil, dejar mal a uno y a otro. Demostrar que sí es posible el tránsito pacífico y corresponde a la población realizarlo".

"La sociedad, afirmó, va a empezar a organizarse y yo pienso que va a forzar un cambio democrático; realmente una revolución en este país sin ningún antedecente; sin ningún referente histórico anterior; una revolución nueva que será la conclusión de lo que inició en enero y que será por la vía pacífica. En caso contrario habría que atenerse a un panorama bastante desilusionante de lo que va a ser este país en los próximos meses. Nosotros confiamos que todavía es posible la esperanza y a eso le apostamos".

Afirmó que el diálogo de San Cristóbal se "dio por terminado, no roto" y aclaró que hay una diferencia entre terminado y roto. "Pensamos que todavía es posible el tránsito pacífico y que es posible organizar y vale la pena, de veras lo digo, vale la pena, un esfuerzo antes del 21 y no sentarse a esperar una guerra que indefectiblemente vendrá si no hay un cambio".

+ Sobre la renuncia de Manuel Camacho Solís como Comisionado para la Paz, dijo que "según entiendo", es por falta de apoyo del gobierno, "en este caso expresada por el candidato del partido del Estado a la Presidencia que lo deja sin posibilidad de interlocución por aquel lado".

"A mí se me hace, afirmó, que es lamentable, porque de una u otra manera el licenciado Camacho había construido confianza y logró el diálogo. Podíamos hablar. No era de que vamos a romper y vamos a resolverlo a tiros".

"Evidentemente esta renuncia, comentó, es producto de esa falta de apoyo o esta desacreditación a un esfuerzo que realizó durante tanto tiempo. Sí, subrayó, se me hace una parada debajo de la mesa entre las pugnas que hay. El hecho de que se retire de la vida política es también por la presión que hay al interior de los grupos de interés, de las fuerzas que se mueven, preocupados tal vez de que el señor Camacho les vaya a hacer sombra en las próximas elecciones o en el proceso de conformación del próximo gobierno. Es muy lamentable".

+ LA ENTREVISTA CON EL
SUBCOMANDANTE

Entrevistado bajo la sombra de un árbol, sentados en unas bancas improvisadas de madera que acondicionó como "sala de prensa", con su pipa entre las manos, el subcomandante Marcos, custodiado por ocho encapuchados que conforman su guardia personal, en la entrevista con varios medios de comunicación, dijo:

"El problema es que nosotros estamos pensando que se está dando una lectura equivocada a la posición del EZLN. Nosotros somos sinceros con el país. Vemos una situación de deterioro social muy grave; que la cerrazón o la línea dura que se está imponiendo en el gobierno y dentro del partido de Estado va a provocar que estallidos como el de Chiapas vuelvan a repetirse, si hay fraude.

"Lo que nosotros sabemos es que una guerra con esas características sería de un alto costo para el país, no sólo para el gobierno y para la sociedad, sino también para el EZLN. Una situación de guerra civil sale del control de la interlocución, no hay mando finalmente. Hay muchos grupos dispersos y es muy difícil llegar a un acuerdo y finalmente hay ajuste de cuentas de la sociedad donde pueden salir a relucir resentimientos, venganzas y esto puede ser muy doloroso.

"Lo que hace el EZLN cuando dice NO a las propuestas gubernamentales es volver a poner el dedo en la llaga de que aquí hay un problema de falta de democracia y finalmente de credibilidad. En el diálogo de San Cristóbal de las Casas dijimos que podría llegarse a un acuerdo de paz con el EZLN o bien éste podría ser aniquilado en términos militares, porque tienen los medios para lograrlo, pero finalmente eso no iba a resolver el problema.

"El problema era ya de un agotamiento del sistema de control político o de acuerdo de la nación respecto de ese, y nosotros pensamos que el avance del diálogo en San Cristóbal es reconocer que hay un elemento superior a nosotros respecto de los dos ejércitos que ahora están en conflicto.

"Yo insisto, quiero llamar la atención: en una guerra civil habría muchos ejércitos, no nada más dos los que estarían en conflicto y por lo tanto la interlocución sería más difícil. De esta otra fuerza que aparece, incluso adelante de partidos, adelante de nosotros y adelante del gobierno en la medida de su visión, de poder ver que históricamente se necesita un cambio, que es la sociedad civil, nosotros vemos que hay un reflejo participativo de la gente sin partido, hay desinterés de que no van a poder concretar nada para su beneficio personal, pero que sí hay una preocupación sincera sobre el destino del país, en la medida de que es el destino de sus hijos, sus nietos, finalmente, el futuro de la nación que se va a desenvolver".

+ A este lugar de la selva, donde sólo se puede llegar con la autorización del jefe de las fuerzas zapatistas, y en un vehículo con determinadas características, los enviados de EXCELSIOR y otros medios de información, Enrique Olivares y Víctor Manuel Suberza, de OVACIONES y RADIO RED, además de Antonio Reyes Zurita, tuvieron que esperar más de cuatro horas la llegada del hombre que comanda un ejército débil y mal armado, pero cuya dignidad se manifiesta, en grande, en una pancarta que apunta: "Bienvenidos a la Selva Lacandona, guarida de transgresores, cuna del EZLN y rincón digno de la patria".

Aquí, hombres y mujeres, niños, principalmente niños, van y vienen en este campamento; laborando unos en la colocación de enrejados que custodian los víveres que envió hace unos días la Cruz Roja Internacional, otros acarreando leña. Entre risotadas y gritos unos más lazan de las patas traseras a cadavéricos caballos para que sean inyectados por el veterinario.

Las chozas de madera y techos de guano, humean. El valle reluce con fondos verdes y azules de la selva y el cielo. La espera es larga, pero se ve coronada cuando, intempestivamente llega el hombre "esperanza" de los indígenas cuya miseria aquí es impresionante.

Niños que juguetean por el área, son los primeros en descubrir al brazo armado del Comité Clandestino Revolucionario Indígena. Santiago, quizá el más pequeño de los insurrectos, de sólo cuatro años se arrejunta a su padre, desconfiado de los enviados.

Los gallos parecen formar parte, con sus cantos, del fondo musical que unido al rebuznar de los burros y el relincho de caballos y mulas, así como el llanto de bebés que salen de las casuchas humeantes por lo que adentro se prepara, se repite al accionar la grabadora y sacar la versión del encuentro.

"Entonces --explicó-- lo que hace el EZLN cuando dice NO y expresa su sentir en la Segunda Declaración de la Selva Lacandona es decir: existe ese problema, nosotros valoramos que la sociedad civil es capaz de resolverlo por la vía pacífica no por el enfrentamiento de las armas. Lo que nosotros hacemos entonces, es hacernos a un lado, pero dejando claro que el problema no se ha resuelto.

"El EZLN se anula en cuanto a fuerza beligerante en lo inmediato a la hora que da la prórroga de cese al fuego y además como extra de garantías de que no atentará o atacará al Ejército Mexicano; pero además también al abrir el territorio en que tiene influencia el EZLN al proceso electoral".

"Todo lo anterior --apunta-- es producto del diálogo de San Cristóbal. A mí se me hace, reitera, que es una lectura errónea la que hace el señor Zedillo al decir que el diálogo fue un fracaso. Imagínense un grupo radical armado mayoritariamente indígena. Piensen en toda la historia de rencor y venganza que ha ido acumulando con los indígenas. Entonces, en el diálogo de San Cristóbal se logró el cese al fuego".

+ Se le preguntó si como al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, también se invitaría a Zedillo, y respondió: "Habíamos pensado incorporar tanto a Cárdenas como a los otros dos, Diego Fernández de Cevallos y Ernesto Zedillo, pero las declaraciones de este último han dejado claro que no nos reconoce interlocución y desconoce la salida política que es desautorizada y despreciada por este señor.

"Veríamos difícil hablar con él en esas condiciones. Sin valorar lo nuestro ha desautorizado la propuesta que hemos hecho de tránsito pacífico, no es que la encabecemos nosotros".

Y aclaró: "Ni el gobierno ni Zedillo tienen la disposición de Camacho. Y no es por nuestra parte. Nosotros dejamos claro que se acaba una etapa y nos abrimos a otra y ellos hablan de un fracaso y una ruptura; contribuyen al clima de inestabilidad y de inseguridad que hay en el país".

PREGUNTA.- Varios sectores de la sociedad --se le inquirió-- señalan que al no haberse aceptado la propuesta del gobierno, el EZLN ha entrado a una etapa de intolerancia; incluso lo señalan a usted como protagonista que busca el lucimiento personal aun con la tensión y la amenaza latente de que en Chiapas se vuelvan a reanudar las hostilidades. ¿Qué le podría decir a esos representantes de algunos sectores de la sociedad que piensan así?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Bueno, que están en su derecho. El 'NO' del EZLN está sustentado por las bases indígenas; sería muy aventurado de parte mía, si es que respondo a intereses oscuros, decir que 'NO' cuando las comunidades dicen sí. Me preocupa que se repita lo de enero, que se decía que los indígenas eran manipulados por fuerzas extrañas, extranjeras, oscuras.

Que ellos eran tontos y buenos y en este caso eran manejados por un malo e inteligente que los estaba manipulando. Me preocupa porque no hay que engañar al país diciendo que las cosas están resueltas.

Nosotros lo que les decimos claramente es que si nosotros nos aventamos a ese 'NO' y esa propuesta de que la sociedad civil tome la iniciativa, y eso no tuviera apoyo, nos tumban en las bases pues no se puede estar en territorio indígena si no hay apoyo de ellos, y peor un mestizo.

Si yo realmente engaño a la gente y la llevo por el mal camino, pues no se preocupen porque me van a pedir cuentas ellos mismos, pero si esta iniciativa se está presentando por mi conducto, entonces se va a seguir adelante.

Ahora, en qué medida se trata de protagonismo del EZLN cuando la Segunda Declaración de la Selva Lacandona señala precisamente lo contrario, que es decir, en qué medida somos intolerantes si no estamos llamando a que se tienen que venir a sentar a hablar con nosotros; en qué medida somos intolerantes si no estamos atacando; en qué medida somos intolerantes si estamos diciendo precisamente que es posible otro tránsito a la democracia que no es el de los tiros.

Pienso que lo paradójico aquí es que el llamado al tránsito pacífico, a la democracia, venga de un grupo armado y en ese sentido tiene mucho que ver con el sentimiento de las comunidades indígenas que apoyan al EZLN, en el sentido que tiene que abrirse ese espacio para todos y entonces sí gestionar las condiciones de justicia que reclaman.

Pero no, no hay por qué preocuparse; si hay escenografía se va a caer tarde o temprano, como se cayó la escenografía del gobierno con el Tratado de Libre Comercio.

PREGUNTA.- En este contexto, ¿hay condiciones para el tránsito a la democracia?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Mira. Hay dos grupos o dos líneas duras. La línea dura que hay que mantener las cosas como están, representada por el señor Zedillo, candidato del partido de Estado, y la línea del EZLN, que representa el cambio. Las dos están mal. Es lo que nosotros decimos.

Tan está mal la línea del gobierno, como la línea de nosotros. Lo que decimos es que sí es posible, por medio de la sociedad civil, dejar mal a uno y al otro. A uno y a otro demostrarle que sí es posible el tránsito pacífico si hay voluntad y organización de los que no tienen partido.

Nosotros tenemos mucha confianza en la sociedad civil. Sabemos lo que una guerra cuesta; cuesta en hombres y tiene un costo social muy caro.

Si nosotros hubiéramos pensado que en las condiciones de los primeros días de enero, del 1o. al 4, cuando se estaba combatiendo y se estaba acumulando material humano y bélico en el sudeste; parecía muy difícil que en esas condiciones podría abrirse la posibilidad de un diálogo; entre el 1o. y el 6 a quién se le iba a ocurrir que iba a producirse eso en menos de un mes.

Pensamos que aunque hubiera señales por ambas partes, incluso aunque el EZLN fuera más radical y exigiera un cambio por la fuerza de las armas, pensamos que la sociedad civil va a pasar por encima de los dos, tanto la línea dura del gobierno, como la línea dura de nosotros.

La diferencia es que nosotros estamos encantados con eso porque eso ahorraría costo de sangre y costo social y la posibilidad de una guerra civil donde ahí sí vamos a saber cuál sería el resultado.

Por eso queremos dejarle claro a la sociedad civil que esa iniciativa se la reconocemos y que confiamos en ella. No tenemos ningún problema en concederles el protagonismo que se dice que queremos recuperar ahora.

PREGUNTA.- ¿Qué sigue ahora, esperar un comisionado nuevo, esperar agosto?

SUBCOMANDANTE MARCOS.- Esperar la reacción de la sociedad civil. Va a empezar a organizarse y va a forzar un cambio democrático en este país, sin ningún antecedente, sin ningún referente histórico y que será por la vía pacífica. Confiamos en eso.

En el caso que no --advirtió--, habría que atenerse a un panorama bastante desilusionante de lo que pudiera ser este país en los próximos meses. Pero nosotros vemos que es posible la esperanza y a eso le apostamos.

+ El brazo armado del EZLN dio por terminada la entrevista, no sin antes dirigirse a Víctor Manuel Suberza Blanco, de RADIO RED, a quien le dijo: "Te voy a dar lo que el otro día me pediste".

Intrigados, los presentes vieron cómo sacó una pluma "Leny" de acero y empezó a escribir:

"Fernando Suberza:

Te mando un saludo cariñoso desde estas tierras chiapanecas. Hablé con tu papá que trabaja con verdad y profesionalismo en el medio radial y él me pidió que te escribiera algo y entonces pensé en regalarte dos cosas:

- Un pensamiento.

"Lo más valioso que tiene el ser humano, lo que lo hace diferente de las máquinas, plantas y animales es la dignidad, por ello vale la pena nacer, crecer, luchar y si es necesario morir".

- Un dibujo.

Y pinta un muñequito guerrillero con una pipa en la mano y otra palabra que dice "Vale" y su firma.

+ Para lograr llegar al subcomandante Marcos fueron necesarias largas jornadas de viaje en vehículo, tres revisiones en "territorio zapatista", recorridos por brecha que cruzó la sierra y la Selva Lacandona, así como exhaustivos y minuciosos cateos del automóvil y de las personas que viajaban en él.

También se pasaron los retenes militares del Gobierno federal de San Cristóbal, Rancho Nuevo y dos más en Ocosingo.

 

 

Periódico EXCELSIOR
22 de junio de 1994
Entrevista al subcomandante Marcos
Por Rafael Medina, enviado


Diciembre 94 Noviembre 94 Octubre 94 Septiembre 94 Agosto 94 Julio 94 Junio 94 Mayo 94 Abril 94 Marzo 94 Febrero 94 Enero 94