DISCURSO DE LUIS DONALDO COLOSIO
Programa Especial de Desarrollo Integral de la
Zona Serrana del Estado de Sinaloa.

Julio 9, 1992



Secretario de Desarrollo Social

Culiacán, Sin., julio 9 de 1992.

"Creo y no tengo ningún temor a equivocarme que éste será un elemento fundamental en el desarrollo de la región serrana, que lo habrá de promover, con el entusiasmo que lo caracteriza, el Gobernador Francisco Labastida Ochoa, quien ha sido artífice, junto con el pueblo de Sinaloa, de una gran transformación social en el estado y que nos consta, le consta al Presidente de la República, es un gobernador preocupado por su estado, por los niveles de bienestar de su población y sobre todo que ha sido Labastida Ochoa, un gobernador que ha sabido demostrar cómo se armoniza con diálogo y con concertación, el compromiso y la acción pública de un estado que se caracteriza entre los grandes de la nación mexicana. Mi reconocimiento Sr. Gobernador, mis reconocimientos señores presidentes municipales".

Señor Gobernador;
Señores Presidentes Municipales;
Señores Síndicos Municipales:

Quiero, en primer término decirles que me encuentro en Sinaloa cumpliendo una instrucción precisa del Presidente de la República. Ustedes recordarán en ocasión de su visita reciente al estado, él prometió entre otras cosas que la Secretaría de Desarrollo Social habría de sumarse al esfuerzo de los sinaloenses en el marco de la Alianza Social para la Paz, en la conformación de un programa de Desarrollo Regional de carácter especial para la región serrana.

Por eso es que esta reunión que hoy celebramos aquí con ustedes es de la mayor importancia.

Repito, porque se trata de ponernos de acuerdo en las bases y en los esquemas para no solamente diseñar un programa regional para esta región serrana, sino para sentar las bases de su inicio, de su puesta en marcha y de que este programa no sea efímero, sino que tenga características de perdurabilidad y que en él se comprometa la participación del Gobierno Federal, del Gobierno estatal y de los gobiernos municipales, pero ante todo y esto es muy importante, me lo hizo notar el señor Presidente, que sea un programa que nazca de las propias comunidades.

En buena medida lo que aquí nos ha narrado, con absoluta sinceridad, el señor delegado de la SARH acerca de los programas que no han tenido éxito en el pasado, no solamente para esa zona, sino en muchas otras del país, precisamente porque no se toma en consideración el elemento fundamental en todo proceso de planeación democrática que es la participación de la comunidad.

Lo que menos quiere la población mexicana, la sociedad sinaloense, las comunidades serranas, en particular, son planes y programas diseñados desde el centro, con esquemas burocráticos, centralizados, detrás de un escritorio.

Quienes realmente conocen las reales potencialidades de la zona, son ustedes mismos; quienes realmente conocen cuáles son los aspectos fundamentales y prioritarios a los que se deben orientar los distintos programas y el esfuerzo mismo de la comunidad son precisamente ustedes.

De ahí que la consolidación de la política social en esta región en particular, sea un reto de concertación; existe la voluntad de todos ustedes, existe la voluntad, la decisión, la firmeza del presidente de los mexicanos por apoyar a Sinaloa y sobre todo por apoyar las zonas y las regiones menos favorecidas por el desarrollo sinaloense.

Qué duda cabe que estamos hablando de una región constituida por varios municipios que tiene muy grandes potencialidades, que muy bien se han descrito por lo que no pretendo repetirlas.

Se ha hablado aquí de recursos forestales, mineros, agrícolas, ganaderos, etc. Esto es algo que se tiene que tomar en cuenta, en primera instancia, para poder actuar en las prioridades que la misma comunidad indique.

Parece que el gran potencial de la zona tiene que ser debidamente registrado, ya lo está, me imagino que existen ya los diagnósticos, Sr. Gobernador, por las áreas de análisis, de estudio del propio gobierno estatal, de las distintas dependencias que de alguna manera tienen que ver con el desarrollo económico y social de la zona.

El objetivo es claro, dentro de este marco de Alianza Social para la Paz, está el conjuntar todos los esfuerzos que nos lleven a crear alternativas productivas, que nos lleven al objetivo ulterior de generar más y mejores empleos, que traiga por consecuencia el arraigo y el desarrollo verdadero de la región, considerando algo que es muy importante en todo proceso de evolución productiva, que es que este crecimiento de esta producción y el florecimiento de las actividades productivas redunde en un auténtico beneficio social para la población.

De tal suerte que elevar el ingreso de las personas, elevar el ingreso de las familias, elevar la capacidad de generar empleo allá y no ser, como aquí se dijo por alguno de los señores presidentes municipales, una región que se caracterice por ser expulsora de población y de mano de obra hacia otras partes de Sinaloa y de la República e incluso del extranjero, sino que estos empleos se generen localmente y que con ello se mejoren las condiciones de vida digna a través de un desarrollo económico.

Me parece fundamental, como lo mencionó un presidente municipal, quien habló de la vinculación entre tres temas que son fundamentales en estos momentos, no sólo para Sinaloa, sino para México, como vincular desarrollo económico, combate a la pobreza, a la marginación y de rezagos sociales, con respeto a nuestros recursos naturales.

Estos tres puntos de la mayor importancia que se deben incluir en este programa de Desarrollo Regional, al cual aquí se ha hecho referencia y en cuyo desarrollo estamos completamente comprometidos.

El Presidente de la República ha sido muy claro; queremos mayor crecimiento económico, mayor generación de fuentes de empleo, nuevas fuentes productivas, sobre todo para que se eleven las condiciones de vida de los que menos tienen, pero esto no necesariamente tiene que ser a costa de depredar más nuestros bosques, esto no puede ser más ya a costa de deteriorar más nuestros ríos, nuestros mares y nuestras fuentes de agua y de vida.

Esta es una magnífica oportunidad para que Sinaloa esté nuevamente a la vanguardia en un aspecto fundamental y que éste desarrollo específico y este esquema para un desarrollo regional de la zona serrana incluya estos tres temas que son de la mayor importancia.

Decía anteriormente que tenemos en primera instancia que definir el esquema. El esquema a nadie debe de parecerle ajeno necesariamente, tiene que obedecer a este lineamiento prioritario que me instruyó el Presidente de la República, que les comentara a ustedes, de la participación.

Si no hay participación comunitaria, si no hay participación de quienes en las comunidades, cotidianamente, son los que hacen posible la grandeza de Sinaloa, no hay esquema de desarrollo que sea válido, de tal suerte que propongo se constituya un Comité para la elaboración de este programa, pero que ante todo, este Comité esté constituido por las autoridades municipales y las organizaciones de la comunidad, Comités de Solidaridad en cada uno de los municipios de la región serrana y las mismas organizaciones de productores y de campesinos, las mismas organizaciones de mineros que ya están en marcha.

Entre todos debemos contribuir a que esta participación sea real y no simulada, los presidentes municipales tienen la responsabilidad de llevar a cabo acuerdos de asambleas comunitarias, de donde provengan lineamientos fundamentales para la realización de este programa de desarrollo regional y ustedes mismos ya lo han determinado, cuáles son los aspectos fundamentales en materia forestal, en materia de minería, en materia de agricultura, de ganadería, de apicultura y las variantes de cada uno de los temas y también incluir lo que se mencionaba sobre el suelo en algunas partes de la región serrana, para favorecer más la ganadería, más que a la siembra de ciertos granos que han probado ser ineficaces en el pasado reciente.

De eso se derivará la serie de demandas que tenemos que calendarizar, necesariamente tendremos que fijar compromisos en el tiempo. Algo que me parece fundamental es la ubicación en el tiempo, es decir cuáles van a ser los compromisos y programas del Gobierno Federal y del Gobierno estatal que van a desarrollarse.

Aquí se ha hablado de varios de ellos, me permito mencionar, tan sólo los más importantes por ejemplo salud, educación y comunicación; ésta es la base para el desarrollo de uno de los municipios y también puede generalizarse para el resto de los municipios. El Programa de Solidaridad necesariamente tiene que apoyar las cuestiones de mayor prioridad que ustedes vayan definiendo.

Por lo pronto, en materia de comunicaciones seguiremos apoyando y esas son las instrucciones que tenemos del Presidente de la República en la pavimentación de ciertos caminos, pero además en la apertura de nuevos caminos rurales que permitan la comunicación más fluida. Este es el caso de algunos municipios.

También es muy importante para el Gobierno de la República, el hecho de que en este programa no disminuya el apoyo, por el contrario se fortalezca el apoyo de Solidaridad para las obras de saneamiento ambiental, como se ha venido haciendo en materia de introducción de agua potable, de electrificación, de construcción de centros de salud.

Algo que el Presidente me ha dado instrucciones para que se realice con detenimiento es la existencia de espacios educativos en la región serrana; no sólo la construcción de nuevos, sino que el Programa de Escuela Digna que se refiere a la rehabilitación de los espacios educativos de nuestros niños en esa región sean el objetivo de inversión federal y estatal.

Algo muy importante es lo que mencionaba el Sr. Gobernador del estado: ésta es una región que está sumamente dispersa, de tal suerte que debemos encontrar los puntos nodales de la región serrana, para ubicar con mayor eficacia la provisión de servicios educativos, de servicios de salud más especializados, servicios de abasto en mayor cuantía, de tal suerte que sea a esos centros nodales a donde acudan las distintas comunidades de los distintos municipios de la región serrana.

Así es que esto es algo que el esquema debe considerar y que nosotros estamos obligados a introducir en el esquema de desarrollo.

Otro aspecto fundamental y qué bueno que aquí se toca, es el hecho de que la región serrana no sólo está dispuesta a participar en la construcción de lo que el Presidente Salinas ha llamado el primer piso básico en centros de salud, en introducción de agua, en electrificación, sino lo que la región serrana demanda con toda razón es el que se cuente con un segundo piso social básico que es el de constituir empresas o fuentes productivas a raíz de la participación propia de los productores y de los pobladores de esa región.

Esa es, precisamente, la finalidad del Fondo de Empresas en Solidaridad que ustedes conocen y que en el estado de Sinaloa tiene un desarrollo que habrá de ser fortalecido en el futuro inmediato.

Las Empresas en Solidaridad, como ustedes saben, es un fondo que está destinado a compartir, junto con agrupaciones de productores de la más distinta índole, ya sean estos mineros, productores agrícolas o ganaderos; repito, el riesgo de formar una empresa, de iniciar una actividad productiva que le agregue valor a lo que se viene haciendo en la región serrana.

Pero también, en cierta medida, este fondo tiene como finalidad servir de garantía o aval para que estas agrupaciones de productores puedan acceder a fondos crediticios de otras dependencias de la banca de desarrollo, de la banca comercial.

Así es que a mí me estimula mucho escuchar que el presidente municipal de Concordia se exprese de esa manera y que solicite para ese municipio y para el resto de la región serrana se considere la orientación de recursos del Fondo de Empresas de Solidaridad, para apoyar, repito, actividades productivas; repito, que sean alternativas, en algunos casos, alternas a la minería.

El nos hablaba de una actividad nueva, la floricultura, que tendría necesariamente que estar vinculada a los mercados de los valles, de la costa y por qué no decirlo, a los mercados extranjeros en un futuro.

Esto necesariamente tiene que ser producto de un análisis; no se trata de fondos en que se otorguen sin previo análisis de la viabilidad de los proyectos que se presenten.

De lo que se trata es de alentar actividades productivas que sean sanamente financiadas y de lo que se trata es de que sean fuentes productivas de empleo, que no vayan a ser efímeras y mucho menos que vayan a ser como en el pasado, producto de recursos a fondo perdido.

Por otro lado, he escuchado con atención algunos otros planteamientos como el que nos hizo Everardo Jiménez, en cuanto a las condiciones de infraestructura educativa; necesariamente tenemos que incluir un buen capítulo sobre estructura educativa en cada uno de los municipios, desde educación primaria hasta de nivel superior como el que aquí se plantea, la escuela preparatoria, la escuela secundaria, las áreas para laboratorio y otras.

Escuchamos también acerca de la calidad de la educación, tema importante, sobre todo, en una región de marginación y rezagos como la serrana.

Es conocido por todos ustedes el hecho de que el Presidente de la República, junto con los gobernadores de los estados y ciertamente con el Gobernador Labastida Ochoa, firmó recientemente un acuerdo para modernizar la educación pública en México, sobre todo la educación básica.

Merced a este acuerdo, el gobierno del estado de Sinaloa es receptor de todos los recursos de la infraestructura y de la responsabilidad de la educación o de la calidad de la educación, con el apoyo, por supuesto, del Gobierno Federal; sin embargo, de lo que se trata es de acercar cada vez más la escuela, la calidad de la misma a la propia comunidad y qué bueno que aquí se toca.

El caso de Cozalá, el caso de San José de las Bocas, en donde el representante, Don Román, se queja de la calidad de los maestros.
Ante este acuerdo, se trata de elevar el nivel de la educación, mediante la participación de la comunidad en la definición de quiénes y cómo habrán de fungir en la noble tarea de impartir la educación a nuestros hijos, pero esto cercano a la comunidad.

No se puede ya desde la ciudad de México y mediante estructuras burocráticas seguir definiendo, por ejemplo, qué tipo de maestros vamos a tener en San José de las Bocas.

Esto tiene, necesariamente, que definirse en Sinaloa, en perfecta comunicación entre el gobierno y la sociedad y entre gobierno y comunidad.

Esto lo cito porque fue un ejemplo de lo que llevó al Presidente Salinas y a los gobernadores a tomar este paso decisivo en la modernización de la educación pública en México.

De tal suerte que, si ustedes me lo permiten, que este esquema que se ha sugerido de diseñar el programa, de diseñar cuáles son las demandas municipio por municipio y cuáles son los recursos, primero necesarios, pero en segundo término, los disponibles y su calendarización para atender las necesidades de desarrollo económico y social en la zona, para que se haga a través de la conformación de este cuerpo consultivo - si a usted le parece Sr. Gobernador - con la participación prioritaria de las comunidades y que los responsables sean los propios presidentes municipales, asesorados, por supuesto, por todas las dependencias, pero con una viva participación de la comunidad.

Ese comité tiene, necesariamente, que escucharse en la voz de los ciudadanos de cada uno de los municipios; solamente así es como le daremos un verdadero sentido a la posibilidad de poner en marcha en tiempo y forma al programa especial para el desarrollo de la región serrana.

El Presidente de la República nos dio un plazo de 60 días, no más. Estos se cumplen el 19 de agosto, de tal suerte que tenemos un corto plazo para poner a la consideración de las comunidades, cuáles son aspectos que habrá de comprender esto.

Yo sugiero que en un lapso no mayor a 15 días podamos tener sistematizados cuáles son los resultados de estas asambleas populares, que cada uno de los presidentes municipales está obligado a llevar a cabo en cada uno de los municipios, y poder, a partir de entonces, hacer la conformación y en el plazo que nos marcó el Presidente de la República de 60 días, decirle a la comunidad sinaloense, porque esto si bien es algo que compete directamente a la región serrana, es de mayor interés, estoy seguro, de los sinaloenses en general.

Poder decirles que éste es el programa, esto es los que vamos a hacer, lo vamos a hacer de esta manera, lo vamos a financiar de esta manera, con recursos federales, con recursos estatales, con recursos crediticios y habremos también de informar cuáles serán los mecanismos de evaluación periódica, donde de nueva cuenta sea la comunidad y de que se ejerza una verdadera y auténtica contraloría social de los recursos, sobre las obras y sobre el avance de las mismas en la región.

De tal suerte que ese es el compromiso. La SEDESOL, definitivamente, es la primera en responsabilizarse en participar en ello, nuestra delegación reforzada por funcionarios de la misma está a las ordenes del gobierno del estado y de los señores Presidentes Municipales, para que cuanto antes, a través de esta labor, podamos integrar los planteamientos que cada uno de los municipios ya empezaron a hacer por boca de ustedes, pero que tienen que ser avalados por las propias Comunidades en estas asambleas de carácter popular.

Si a usted le parece, entonces, Sr. Gobernador, éste sería nuestro compromiso y lo es también orientar recursos federales a través de Solidaridad. Aquí el delegado de la SARH mencionaba la necesidad de adelantar los fondos previstos para el segundo semestre de Solidaridad que están etiquetados para la producción.

Quiero informarles que estamos en disposición de adelantar para agosto, los 20 mil millones de que aquí se ha hablado, que están dentro de los programas de apoyo a la producción, pero esto tiene necesariamente que ser dentro del esquema general que conformemos todos.