DEMANDAS ZAPATISTAS PARA PROCEDER AL
LICENCIAMIENTO DE SUS FUERZAS
Agosto 14, 1911

1o.- Que se respete la soberanía del Estado de Morelos.

2o.- Que sea separado de la Primera Magistratura del Estado el actual Gobernador, por ser incapaz para gobernar y pertenecer al Partido Científico.

3o.- Que no queremos ni deseamos que sea Gobernador Provisional don Ramón Oliveros, por ser elemento designado por científicos.

4o.- Que el nuevo Gobernador Provisional sea designado para el caso de que se trata, de acuerdo con las aspiraciones del pueblo y principales jefes de mi ejército, para que sea una garantía de los principios que ha defendido la Revolución triunfante.

5o.- Que el pueblo de Morelos y no yo, es el que desea que las tropas federales no sean las que se encarguen de la seguridad pública del Estado, porque éstas serán una amenaza para la soberanía en este momento y ejercerán represalias sangrientas como ha acontecido en otros Estados.

6o.- Yo, por mi parte, estoy dispuesto a licenciar las tropas que queden a mi mando; pero también pido que entre ellas se seleccionen los elementos que deban custodiar la seguridad pública del Estado, inter se elige la Legislatura, la que, de acuerdo con el Ejecutivo, conforme a la Ley, determinará o solucionará el asunto que nos ocupa (el agrario), y yo acataré cualquiera que sea la determinación o medida de los legítimos representantes de este pueblo, de quien soy y seré fiel servidor.

7o.- Pido también que las autoridades provisionales y empleados con quienes no estén conformes los pueblos, sean designados conforme a la voluntad de los mismos pueblos, porque muchos de ellos protestan contra la imposición forzosa de autoridades provisionales que pertenecen a la administración porfirista y a los científicos y naturalmente que estas autoridades, compuestas en su mayor parte de caciques, hombres déspotas y crueles, ejercen represalias que los exasperan y provocan su malestar.

8o.- Yo, por mi parte, estoy dispuesto a retirarme a la vida privada, pero antes de retirarme anhelo la paz del pueblo que he defendido, pues no tengo más ambición que la tranquilidad y bienestar de este Estado, por el que no vacilaré en sacrificarme en aras de la justicia.

Estas son las demandas justas que hago a usted y al Supremo Gobierno, en bien de la paz, de la prosperidad y de la justicia.

 

El General
Emiliano Zapata

.
Referencias a este documento, en:

    Porfirio Palacios, Emiliano Zapata (datos biográficos e históricos),
    Libro Mex Editores, México, 1960, pp. 41-43

Roberto Blanco Moheno. Zapata. Editorial Diana, México, 1975 (primera edición 1970), p.91-92

Gildardo Magaña. Emiliano Zapata y el Agrarismo en México. Tomos I a V. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. México, 1a ed. 1937. Edición facsimilar 1985. Tomo I. p. 269-270.

.