TELEGRAMA DE A. AGUIRRE BENAVIDES A
FRANCISCO I. MADERO
México, D.F., Agosto 22, 1911

México, 22 de agosto de 1911.

Sr. D. Francisco I. Madero.
Cuautla, Mor.

Muy querido Panchito:

Como te anuncié en mi telegrama de ayer, vi anoche a Sánchez Azcona, para hablar sobre los ataques que le está haciendo al Presidente De la Barra. Sánchez Azcona me explicó muy extensamente, que juzga necesario asumir una actitud enérgica, discreta y a la vez mesurada, para volver a encarrilar al señor De la Barra dentro el régimen de la Revolución, porque, a su juicio, De la Barra empieza a sentirse desligado de nosotros, y a asumir una actitud independiente que, él (Sánchez Azcona) juzga peligrosa para los intereses de la Revolución.

Dadas las explicaciones que me dió Sánchez Azcona, yo creo también que es conveniente no doblegarnos a las exigencias de este señor sobre la conducta de la "Nueva Era", porque prácticamente, se ha visto un efecto saludable después de esos artículos y de la manifestación del domingo, pues se ha convencido de que si él tiene el poder del Gobierno, no está con él la voluntad del pueblo, sino porque así lo quieres tú y así lo quiere la Revolución.

Sánchez Azcona tiene el propósito de llamarlo al orden por una serie de artículos de dos o tres días: ayer fue el primero, hoy viene el segundo, y mañana será el tercero, para entrar en un periodo de descanso y ver los resultados de esa actitud. Sánchez Azcona también me explicó que, a su juicio, el pueblo se estaba enfriando con la Revolución,, porque no veía una actitud enérgica de ésta contra el Gobierno. Esto en cuanto se refiere al señor De la Barra en lo personal.

Por cuanto a la actitud del Ministro de Gobernación, García Granados, yo juzgo que este señor ha tenido para ti, y para la Revolución una deslealtad inexplicable. Las declaraciones que está haciendo no sólo son inconvenientes, sino son bajo todos puntos de vista peligrosas.

Entre otras cosas ha dicho que Zapata debe rendirse incondicionalmente, y que debe sometérsele a juicio.

Tú comprenderás que si Zapata supiera que después de desarmado va a ser encausado y va a dar a la cárcel, seguramente sería difícil que se te sometiera de buena voluntad, y podría, en su ignorancia, llegar a calificarte a ti de deslealtad para él (Zapata).

García Granados, desde que recibió el Ministerio, dijo que "antes de un mes acababa con la Revolución."

Está perfectamente probado que fué él quien ordenó a la Legislatura de Aguascalientes que declarara inhábil a Alberto Fuentes D. para asumir el Gobierno del Estado, como consecuencia de la elección en su favor.

A. AGUIRRE BENAVIDES.

 

.

Referencias a este documento, en:

    Gildardo Magaña. Emiliano Zapata y el Agrarismo en México. Tomos I a V. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. México, 1a ed. 1937. Edición facsimilar 1985. Tomo I. p. 295-296.

.