TELEGRAMA DE VAZQUEZ GOMEZ
A FRANCISCO I. MADERO
Febrero 21, 1912

Desde San Antonio, Texas.

Cuando usted tomó la Presidencia, solamente parte del Estado de Morelos se encontraba en revolución. Hoy a consecuencia de los actos del gobierno, ese movimiento se ha extendido espontáneamente a la mayor parte del país y seguirá extendiéndose y esta es la verdad.

En la conciencia de los ciudadanos mexicanos, de los extranjeros y de usted mismo, y por razones que usted no discutirá, estas consideraciones hacen imposible que vuelva la paz.

En caso de que usted siga resistiendo a los numerosos movimientos revolucionarios con la fuerza del Ejército, el resultado no será la paz, ya imposible de obtener, su resistencia obligará a todos los mexicanos a seguir matándose los unos a los otros sin más resultado para usted que el de asumir la gran responsabilidad de causar el derramamiento de sangre mexicana.

Para obviar tan graves peligros y males, que son las únicas causas que pueden engendrar semejante estado de cosas, creo de mi deber apelar a su patriotismo invitándolo, como lo hago, a nombre del país, a devolver a la Revolución el poder que le ha confiado y cuya devolución hoy pido a usted, según el Plan de Tacubaya en el nombre y para cumplir el Plan de San Luis Potosí.

Entonces ya no habrá más matanzas de nuestros hermanos y el movimiento armado revolucionario cesará en seguida y la paz volverá a nuestro país con la tranquilidad y la confianza para todas las conciencias, lo que urge obtener y asegurar.

Dado su patriotismo, haga que venga esta bendición al país. De usted solamente depende.

 

.

Referencias a este documento, en:

    Gildardo Magaña. Emiliano Zapata y el Agrarismo en México. Tomos I a V. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. México, 1a ed. 1937. Edición facsimilar 1985. Tomo II. p. 170-171.

.