CARTA DE EMILIANO ZAPATA A
FRANCISCO VAZQUEZ GOMEZ
Campamento Revolucionario en Morelos, Marzo 31, 1913

Campamento Revolucionario en Morelos, Marzo 31 de 1913.

Señor Doctor Francisco Vázquez Gómez.
México, D. F.

Muy estimado señor:

De manos de su enviado recibí su muy apreciable fecha 15 del corriente, la que he leído detenidamente y con profunda meditación, y en respuesta manifiesto a usted: que yo y las fuerzas insurgentes que forman el Ejército del Sur y Centro de la República, siempre hemos deseado y deseamos la paz para nuestro infortunado país, pero queremos, no una paz mecánica, no una paz de siervos, de esclavos; sino que aspiramos para el pueblo mexicano, una paz de acuerdo con los ideales inscritos en el Plan de Ayala; una paz de acuerdo con la civilización del siglo XX.

La Revolución que nació en un rincón del Estado de Morelos, proclamando el Plan de Ayala, ha invadido a once Entidades federativas; ha propagado sus ideales contenidos en estas palabras: TIERRA Y LIBERTAD; ha luchado desesperadamente para implantar su programa de ideas, y seguirá luchando más, todavía, aún a costa de mayores sacrificios si necesario fuere, pára llevar a la vía de la realidad los principios que sostiene.

Si el Gobierno Interino del General Huerta está inspirado en el puro patriotismo y si como usted me lo indica, ardientemente desea el restablecimiento de la paz, sírvase usted hacerle presente que las aspiraciones de los revolucionarios de los Estados del Sur y Centro, que son las mismas que profesa el pueblo mexicano, están bien definidas en el Plan de Ayala y que de conformidad con esos principios proceda a restablecer la paz nacional, que por mi parte puedo asegurar que en un breve lapso de tiempo estaría pacificado el Sur y Centro de la República y los cuarenta mil hombres que están bajo mi mando dejarán su actitud hostil.

Crea usted que si el Gobierno del General Huerta respeta los principios que proclama el Plan de Ayala y desde luego comienza a formar un Gobierno Interino, de conformidad con el artículo XII del referido Plan de Ayala, la paz será un hecho en la República.

La nota que se sirvió entregarme el enviado de usted y la que contiene. las condiciones que se tomarían para la pacificación del Sur y Centro de la República las he estudiado detenidamente y no hago comentarios de ellas porque están en completo desacuerdo con nuestro programa de ideas, pues ya dije a usted que las condiciones para la pacificación del país están insertas en el Plan de Ayala, y nada tengo que violar de ellas.

Recomiendo a usted que se sirva expresar al señor su hermano el licenciado Emilio Vázquez Gómez, que yo y mis soldados anhelamos la paz, pero deseamos que esta paz sea de acuerdo con los principios que sostenemos y que, de no ser en esa forma seguiremos luchando hasta vencer, o sucumbiremos con nuestras demandas; que si él ha determinado entrar en acuerdo con el actual Gobierno, que allá en su conciencia hallará el resultádo de su obra, pero que yo seguiré luchando y no me separare en lo absoluto de los preceptos del Plan de Ayala.

Sin otro particular, soy de usted afmo. atto. S. S.

El General EMILIANO ZAPATA.

 

.

Referencias a este documento, en:

    Gildardo Magaña. Emiliano Zapata y el Agrarismo en México. Tomos I a V.
    Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana.
    México, 1a ed. 1937. Edición facsimilar 1985. Tomo III. p. 160-161.

.