A LAS COMISIONES AGRARIAS DEL
ESTADO DE MORELOS
Septiembre 10, 1914

1. Los representantes del Ministerio de Agricultura deberán encargarse de llevar la parte administrativa de las comisiones agrarias, dando cuenta al Ministerio de todo lo relativo a la comisión que administren.

2. Se procederá inmediatamente a convocar a todos los campesinos del distrito, para que presenten sus reclamaciones por despojos de tierras.

3. Una vez que se haya oído a los interesados, y cuando se hayan revisado los títulos que presentaren, se procederá desde luego a la restitución de los predios a los pueblos ó individuos despojados, de acuerdo con los títulos anteriores al año de 1856, y de conformidad con el artículo 6o. del Plan de Ayala.

4. Cuando un pueblo o individuo despojado de algún predio, no posea los títulos respectivos, por haberlos extraviado o por cualquiera otra causa, los representantes del Ministerio procederán a hacer una minuciosa investigación, recabando todos los datos necesarios para esclarecer si hay derecho a la reclamación, y en caso de que la haya, se dará posesión de lo reclamado a su primitivo dueño.

5. Hecha la restitución de predios a los pueblos o individuos despojados, el representante del Ministerio procederá a repartir los predios que no correspondan a la restitución, entre los pueblos o individuos que carezcan de tierras que cultivar, para lo cual se definirá qué tierras deberán nacionalizarse o expropiarse.

6. Para proceder a la expropiación o nacionalización de predios, se determinará de antemano si el dueño o dueños son o fueron partidarios o enemigos de la revolución, para lo cual se tomarán todos los informes necesarios con los vecinos de la localidad donde esté ubicado el predio y, además, con los revolucionarios y con los ayuntamientos, y en vista de los informes adquiridos, se resolverá si son de nacionalizarse o de expropiarse, mediante indemnizaciones, teniendo presente lo dispuesto en el artículo 9o. de este reglamento.

7. Son enemigos de la Revolución, para los efectos de la presente ley:

a) Los individuos que bajo el régimen de Porfirio Díaz formaron parte del grupo de políticos y financieros que la opinión pública designó con el nombre de "Partido Científico".

b) Los gobernadores y demás funcionarios de los Estados que, durante las administraciones de Porfirio Díaz y de Victoriano Huerta, adquirieron propiedades por medios fraudulentos o inmorales, abusando de su posición social apelando a la violencia o saqueando el tesoro público.

c) Los políticos, empleados públicos y hombres de negocios que, sin haber pertenecido al "Partido Científico" formaron fortunas valiéndose de procedimientos delictuosos, o al amparo de concesiones notoriamente gravosas al país.

d) Los autores y cómplices del cuartelazo de la Ciudadela.

e) Los individuos que en la administración de Victoriano Huerta, desempeñaron puestos públicos de carácter político.

f) Los altos miembros del clero que ayudaron al sostenimiento del usurpador Huertista, por medios financieros o de propaganda entre los fieles; y,

g) Los que directa o indirectamente ayudaron a los gobiernos dictatoriales de Díaz, de Huerta y demás gobiernos enemigos de la Revolución en su lucha contra la misma. Quedan incluidos en este inciso los que proporcionaron a dichos gobiernos fondos o subsidios de guerra, sostuvieron o subvencionaron periódicos para combatir a la Revolución; hostilizaron o denunciaron a los sostenedores de la misma; hayan hecho obra de división entre los elementos revolucionarios, o de cualquiera otra manera hayan entrado en complicidad con los gobiernos que combatieron a la causa revolucionaria.

8. En caso de nacionalización o expropiación, se dará cuenta al Ministerio de Agricultura, acompañando el expediente respectivo, en el que se demostrará la plena justificación del procedimiento.

9. Para el fraccionamiento y repartición de predios expropiados o nacionalizados, se procederá de acuerdo con los artículos relativos a estos casos, que están consignados en el reglamento de las comisiones agrarias.

10. Los casos de litigios entre pueblos o entre individuos, deberán someterse al estudio y dictamen de la Secretaría de Agricultura.

11. El jefe de la Comisión procederá a levantar un acta con los vecinos del lugar en que se opere, para informarse de los individuos que son enemigos de la Revolución, de acuerdo con el artículo 7o. de este reglamento; debiéndose levantar tres informaciones a saber: 1o. de los revolucionarios honrados del lugar; 2o. de las autoridades locales; y 3o. del vecindario. Una vez levantada la lista de las personas enemigas de la Revolución, pasará a la Administración de Rentas del lugar, para averiguar qué propiedades rústicas o urbanas poseen éstos, y pasar a poner la cédula de nacionalización en las referidas propiedades; hará un expediente para cada uno de los propietarios enemigos de la Revolución, el cual deberá constar de las informaciones a que 'se hace mención antes y del acta respectiva de nacionalización firmada por el jefe, y, por dos o, más testigos. Estas actas. se remitirán al Ministerio de Agricultura y Colonización.

Se llevará un libro especial de propiedades nacionalizadas, en el cual constarán el nombre del ex-dueño, ubicación de la propiedad y el valor fiscal por el cual paguen contribuciones, en el caso que la propiedad sea rústica, además de lo anterior, se anotará su extensión, y si es de riego o de temporal.

Al margen izquierdo una: nota manuscrita que dice: "Reglamento para fraccionar tierras".

.
Fuente:

Laura Espejel, Alicia Olivera y Salvador Rueda. Emiliano Zapata. Antología.
Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana (INEHRM),
México, 1988. P. 240-242. (Fabela, Isidro. Documentos históricos de la
Revolución Mexicana. Emiliano Zapata. El Plan de Ayala y su Política Agraria.

México, Editorial Jus, 1970 (Comisión Investigadora de la Revolución Mexicana),
334 pp., pp. 118-121)