CARTA DE EMILIANO ZAPATA A
ANTENOR SALA
México, Agosto 18 de 1914

 

Señor General Emiliano Zapata.
Cuartel General del Ejército del Sur.

Muy Distinguido Caudillo:

Por el apreciable conducto del señor Emilio Reyes me es muy grato enviarle mi saludo y reiterarle mi adhesión a la noble causa que usted sostiene con heroísmo, así como mi buena disposición para servirla, estando a disposición de usted.

Nuestro común amigo el Lic. José Ferrel debe haberle hablado con extensión de mis ideas respecto al gran PROBLEMA AGRARIO, cuya acertada resolución iniciará el verdadero progreso de nuestra Patria y la liberación definitiva de los campesinos que hoy, bajo las invictas banderas de usted, luchan con incontrastable valor por preparar el porvenir de grandeza y gloria que merece la República Mexicana, que cuenta con hijos dispuestos a los mayores sacrificios por realizar generosos ideales.

He tenido gran empeño en comunicarme directamente con usted y no desmayo en mi propósito, a pesar de que mis gestiones con tal fin me han puesto unas veces en serio peligro y otras he sido engañado por gentes que se dicen representantes o amigos de usted y resulta que no tienen carácter alguno, ni en ese glorioso Cuerpo de Ejército y tampoco ante usted.

Por fin me resolví a confiar a mi excelente amigo Ferrel una misión ante usted y ni él ni yo tenemos culpa alguna, en haber sufrido un nuevo desengaño con quién dió cartas que lejos de facilitar la tarea de Ferrel y mi gran deseo de quedar en contacto con usted, motivaron tal vez serios dificultades a mi amigo.

Yo confiaba ante todo, en que usted había estrechado con mano amiga, la de Ferrel y le había hecho algún obsequio de armas en muestra de consideración. Confiaba también en las dotes de prudencia, serenidad y talento que caracterizan a Ferrel y he sabido que ya se encuentra bien, cerca de usted contando con su apoyo.

He hablado extensamente con el señor Emilio Reyes a quien he mostrado documentos que revelan mi buena disposición hacia la Revolución del Sur y mi particular admiración hacia usted, que es su digno Jefe.

Le he confiado también algunos trabajos para que los muestre a usted y que son el fruto de mis estudios y meditaciones para resolver el PROBLEMA AGRARIO de un modo práctico, una vez que el triunfo de las armas haya barrido con los obstáculos que las clases privilegiadas han opuesto a la felicidad de los campesinos durante siglos.

La manera conque entré en relaciones con el señor Reyes y mi trato con él, me persuaden que en esta vez el conducto es seguro y muy apreciable, así es que espero recibir pronto las indicaciones de usted para mejor servir a la Causa.

El Señor Reyes explicará a usted de palabra algunos asuntos que sería difícil explicar cumplidamente por escrito.

Me es grato repetirme su afmo. amigo y S. S.

Antenor Sala.
(rúbrica)

 

.
Fuente:

    Antenor Sala. Emiliano Zapata y el problema agrario.
    Imprenta Franco-Mexicana. México, 1919. p. 12-13