CARTA DE EMILIANO ZAPATA
A ANTONIO I. VILLAREAL
Cuartel general en Yautepec, Agosto 21, 1914

Sr. general Don Antonio I. Villareal
Monterrey, Nuevo León

Muy estimado general y correligionario:

Ahora que nuestro país ha entrado en un periodo de mucha trascendencia, con motivo de la nueva orientación que toman los asuntos políticos de la república, y teniendo en cuenta los antecedentes liberales de usted, así como también sus diversas declaraciones que ha hecho respecto al programa agrario que debe implantarse en nuestro país, no he vacilado para dirigirle esta carta, tanto para saludarlo de una manera muy especial como para invitarlo a que se adhiera al Plan de Ayala, pues urge que todos los jefes revolucionarios de la república se unifiquen con la revolución del Plan de Ayala, la cual llena las aspiraciones del pueblo mexicano, y que estemos alerta para que el nuevo gobierno provisional se establezca de acuerdo con el artículo doce del Plan de Ayala, porque éste formará la base fundamental de la gran obra popular que hace más de tres años estamos sosteniendo, pues de no ser así, esté usted seguro que la guerra seguirá, y por medio de las armas venceremos a los que llegaren a oponerse a la realización de los ideales cristalizados en el Plan de Ayala.

A usted siempre lo he considerado patriota y honrado, y sus discursos elocuentes que en varias ocasiones ha pronunciado usted, ratifican mis aseveraciones, y por esto confío en la realización de nuestros ideales, porque sé que usted sabrá defender la causa del pueblo que sufre, del pueblo que hace tiempo está envuelto en una terrible miseria, mientras que una turba de canallas, de gandules, está consumiendo sin trabajar y dejan que la millonada de hombres trabajadores se estén muriendo de hambre.

No es justo que los que hace tiempo enarbolamos la bandera del Plan de Ayala, que se concreta a tierras y libertades, la dejemos en las manos de unos cuantos ambiciosos que sólo buscan la riqueza a costa del sudor del pueblo trabajador; que después de haber derramado tanta sangre sea burlado el pueblo y quede en igual condición o peor; eso no debemos permitirlo por ningún motivo y sí velar por los intereses de la república, para lo cual se necesita que el presidente provisional quede electo en una convención de los jefes revolucionarios de la república, tal y como lo dispone el artículo doce del referido Plan de Ayala.

Espero tener en esa región a un compañero sincero que sabrá sacrificarse en bien de su pueblo.

Sin otro particular de momento, lo saludo y le deseo felicidades.

Soy de usted afmo. atto. amigo y seguro servidor.

Emiliano Zapata

.
Fuente:

    Emiliano Zapata. Cartas. Ediciones Antorcha, México, 1987, p. 54-55
    (Recopilación realizada por Chantal López y Omar Cortés)

    Saúl Chávez Peralta. Emiliano Zapata. Crisol de la Revolución Mexicana. Editorial Renacimiento, S.A. México, 1972, p. 243-244. (Solo publica extractos)