ORDEN GENERAL PARA EL EJERCITO LIBERTADOR
Agosto 15, 1916

Sello del Ejército Libertador de la República Mexicana.
Al centro: Cuartel General.

ORDEN GENERAL PARA EL EJERCITO LIBERTADOR

En cumplimiento y de acuerdo con el Decreto núm. 1 de fecha 10 del actual, hago saber a todos los jefes, Oficiales y soldados del Ejército libertador, que desde esa fecha ha quedado de Baja el General Lorenzo Vázquez, el cual deja de pertenecer al Ejército y queda como simple particular, por ser indigno de formar parte de las fuerzas revolucionarias, en virtud de su notoria Cobardía, al abandonar sin combatir la zona que se le tenía encomendada, al solo anuncio de la aproximación del enemigo.

A la vez este Cuartel General, deseoso de dar a cada quien lo que merece, lo mismo castigando a los cobardes y a los desleales, que honrando a los que se han distinguido en las recientes campañas contra el carrancismo, comunica a todo el Ejército Libertador que desde esta fecha queda ascendido al grado inmediato de General de Brigada el C. General Brigadier Everardo González, en atención a sus relevantes méritos como revolucionario, especialmente a la brillante campaña que en los últimos meses ha llevado a cabo al frente de sus fuerzas, tanto en los Estados de México, y Morelos como en el Distrito Federal; arrebatando al enemigo, tras reñidos combates, las plazas de Tenango del Aire, Temamatla, Tlalmanalco, Fábricas de San Rafael, Chalco, Cocotitlán, Tlaltenango, Ayotla, Santa Bárbara, Hda. de Buena Vista, Juchitepec, Ayotzingo, Totolapan, Tlayacapan, Milta Alta, Tecomitl, Mixquic, Tetelco, Tezompa, S. Pablo Oxtotepec, S. Salvador, S. Pedro Actopan, S. Juan Ixtayopan y Tulyehualco.

Este Cuartel General, se propone seguir concediendo ascensos a todos los que de ellos se hagan merecedores por su bravura en los combates y por su actividad en esta campaña, que pronto ha de terminar con el total exterminio del carrancismo. E irá dando de baja a todos aquellos jefes, oficiales y soldados, que dejen de cumplir sus deberes de revolucionarios y de hombres de principios, permaneciendo alejados de la línea de fuego y dedicándose a disfrutar cómodamente de la vida, como simples "pacíficos", en las poblaciones o en los campamentos.

Lo que hago saber a todos los miembros que forman las tropas revolucionarias para su conocimiento y efectos consiguientes.

REFORMA, LIBERTAD, JUSTICIA Y LEY.

Cuartel General de Tlaltizapán, Estado de Mor., 15 de agosto, 1916.

El General en Jefe,
Emiliano Zapata [Rúbrica]

.
Fuente:

Laura Espejel, Alicia Olivera y Salvador Rueda. Emiliano Zapata. Antología.
Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana (INEHRM),
México, 1988. P. 350-351. (AGN, Fondo Genovevo de la O, Caja 19, Exp. 6, f. 53.)