LEY DE COLONIZACIÓN
Enero 19, 1916

Estados Unidos Mexicanos
Consejo Ejecutivo

LEY DE COLONIZACIÓN

El Consejo Ejecutivo de la República, en uso de sus facultades e interpretando la voluntad del pueblo, decreta:

Art. 1o. Todos los mexicanos tienen derecho a los beneficios de la presente ley, así como los extranjeros que se nacionalicen, éstos vendrán a la República, si residieren fuera de ella, con el certificado correspondiente del Agente Consular o de Inmigración que el Ministerio de Agricultura y Colonización hubiere autorizado para traer colonos.

Si el solicitante, mexicano o extranjero, reside en la República, deberá ocurrir al expresado Ministerio o a los agentes autorizados para admitir colonos.

Art. 2o. En todos los casos los solicitantes han de presentar certificados de las autoridades respectivas que acrediten sus buenas costumbres y la ocupación que han tenido antes de hacer su solicitud para ser admitidos como colonos.

Art. 3o. Los colonos que se establezcan en la República gozarán por cinco años, contados desde la fecha de su establecimiento, de las siguientes exenciones: I. Exención del servicio militar; II. Exención de toda clase de contribuciones, excepto las municipales. III. Exención personal intransmisible de los derechos de exportación de los frutos que cosechen; IV. Premios y protección especial para un nuevo cultivo o industria en el país; V. Exención de los derechos de legalización de firmas y expedición de pasaportes que los agentes consulares otorguen a los individuos que vengan a la República con destino a la colonización en virtud, de contratos celebrados por el Gobierno.

Art. 4o. Los colonos que se dediquen exclusivamente a la plantación de árboles quedan exentos de contribuciones por dos años, y solo pagarán los impuestos municipales.

Los mexicanos residentes en el extranjero y que deseen establecerse en los lugares libres de la República, tendrán derecho a gozar durante diez años de todas las exenciones que establece la ley.

Art. 5o. Las colonias se establecerán bajo el régimen municipal, sujetándose para la elección de sus autoridades y para el establecimiento de impuestos, a las leyes generales de la República y a las particulares del estado donde se encuentren, y gozarán de las mismas franquicias que señala la Ley Agraria de 26 de octubre de 1915, así como el de los beneficios que establecen los siguientes artículos de la presente ley, en los cuales también tiene los pueblos comunidades, según las reglamentaciones del Ministerio de Agricultura y Colonización.

Art. 6o. En los lugares destinados por el Gobierno Federal para nuevas poblaciones, se concederá un lote gratis a los colonos mexicanos o extranjeros nacionalizados que quieran establecerse en ellos como fundadores y que vayan a dedicarse a la agricultura; debiendo construir su casa habitación en el primer año de su residencia y se les expedirá el título de propiedad conforme a la Ley General Agraria de 26 de octubre de 1915 y demás reglamentos que para tales casos establezca el Ministerio de Agricultura y Colonización.

Art. 7o. A los colonos mexicanos o extranjeros nacionalizados que radiquen en los lugares que se trata poblar, se les concederán gratis terrenos o lotes necesarios para sus cultivos, de acuerdo con lo que en este caso consigna la Ley General Agraria de 26 de octubre de 1915 y las demás reglamentaciones expedidas por el Ministerio de Agricultura y Colonización.

Art. 8o. El Gobierno por conducto del Ministerio de Agricultura y Colonización y éste por medio del Banco Agrícola Nacional, irrigará los terrenos que se quieran colonizar, en las zonas donde sea esto posible; y el importe de las obras respectivas se les reembolsará concediendo largos plazos a las colonias, estableciendo una construcción o impuesto de riego de una hectárea de terreno. Las obras que el gobierno ejecutare pasarán al poder de las colonias al costo neto, después de cubierto el importe de ellas.

Art. 9o. El Ministerio de Agricultura y Colonización hará concesiones a las colonias para el aprovechamiento de las aguas de dentro y fuera de los terrenos colonizados para el servicio, en primer término y para la de agua potable e irrigación de los terrenos y fuerza motriz, pero siempre que sea para beneficio de todos los colonos y sin perjuicio de terceros. Hará también concesiones para construcción de presas, pozos artesianos, canales y otras obras para la irrigación.

El límite para estas concesiones será marcado por las necesidades de la colonia, de tal manera que no resulte agua o fuerza motriz sobrante con la que pueda especular la colonia, y quedando el Ministerio de Agricultura y Colonización en libertad para disponer de los sobrantes en beneficio de los demás pueblos o colonias agrícolas.

Art. 10o. El Gobierno, por conducto del Banco Agrícola Nacional, podrá ejecutar obras hidráulicas para beneficio de los colonos en las regiones que lo juzgue conveniente y dará dichas obras en propiedad, al costo, concediendo largo plazo para su pago y cobrando sólo el cuatro por ciento de interés anual sobre los capitales invertidos.

Art. 11o. El Ministerio de Agricultura nombrará peritos agrónomos para que estudien la calidad de las tierras que vayan a ser cultivadas por los colonos o indicar a éstos sobre cuáles son los cultivos más adecuados.

Art. 12o. El Ministerio de Agricultura y Colonización nombrará peritos para el estudio de la explotación de montes y conservación de los mismos en beneficio de los colonos. Igualmente nombrará ingenieros que hagan el deslinde y fraccionamientos que el Gobierno ceda gratuitamente a los colonos, así como harán el trazo de las poblaciones que se traten de colonizar; pero deberán sujetarse dichos trabajos a lo dispuesto por la Ley General Agraria de 26 de octubre de 1915 y demás reglamentos expedidos por el mencionado Ministro de Agricultura y Colonización.

Art. 13o. El Gobierno por conducto del Ministerio de Comunicaciones y Obras Públicas, procurará unir las colonias que se establezcan con los ferrocarriles inmediatos, de manera que por este medio prosperen las colonias mencionadas.

Art. 14o. El Gobierno se compromete a construir y a proporcionar todos los edificios del servicio público que conceptúe necesarios para el servicio de los colonos.

Art. 15o. El Gobierno por conducto del Ministerio de Agricultura y Colonización, establecerá instructores agrícolas para las colonias, que a su juicio necesiten de esta clase de protección.

Art. 16o. El Gobierno, por conducto del Ministerio de Agricultura y Colonización establecerá y proveerá los terrenos que crea necesarios para mantener una existencia de animales domésticos y aves de corral de buena clase, tendrá además sementales de raza para venderlos a los colonos y con el fin de procurar su mejoramiento, emprenderá estos trabajos en las colonias que lo juzgue conveniente.

Art. 17o. El Gobierno, por medio del Ministerio de Agricultura y Colonización, y éste por conducto del Banco Nacional, establecerá en las colonias que crea conveniente, las industrias que juzgue necesarias para vender al costo a los colonos, los materiales indispensables para que construyan sus casas y cercados.

Por conducto del mismo Banco establecerá en las colonias que lo juzgue necesario, almacenes de implementos agrícolas y semillas de todas clases, para su venta a los colonos.

Art. 18o. El Gobierno por medio del Ministerio de Agricultura y Colonización y éste, por conducto del Banco Agrícola Nacional, ayudará a las colonias que lo juzgue indispensable, con las cantidades que crea necesarias para establecer almacenes cooperativos para la vida y trabajo de los colonos y para industrias agrícolas.

El Banco Agrícola Nacional sólo cobrará el cuatro por ciento anual de interés sobre los capitales que preste para tales obras y concederá largos plazos para el pago de los mismos.

Art. 19o. El Gobierno concederá a los colonos exención por diez años de los derechos de importación e interiores, a los víveres a donde no los hubiere, instrumentos de labranza, herramientas, máquinas, enseres, materiales de construcción para habitaciones, muebles de uso y animales de cría o de raza con destino a los colonos. El Ministerio de Hacienda y Crédito Público, de acuerdo con el de Agricultura y Colonización, determinará qué objetos y qué cantidad, además de los enumerados, quedarán libres de derechos y el término de la exención.

Art. 20o. El Gobierno ayudará a los colonos en proporcionarles transportes libres hasta el lugar de sus residencias, en los ferrocarriles y líneas de transportes, pero por una sola vez, ayudará también y hasta donde lo estime necesario a agentes de propaganda, para traer colonos y muy especialmente, ayudará a aquellos agentes que se ocupen de traer a los mexicanos expatriados en los Estados Unidos, pero de conformidad con el Gobierno Federal.

Art. 21o. El Gobierno, por conducto del Ministerio de Justicia y del Trabajo, dictará leyes especiales para proteger o evitar que sean enajenables los edificios y maquinarias destinados a la industria agrícola, implementos y maquinarias agrícolas y muebles de los colonos.

Art. 22o. El Gobierno, por medio del Ministerio de Agricultura y Colonización y éste por conducto del Banco Nacional Agrícola, proporcionará a los colonos, elementos para cultivar tierras, tales como aperos, instrumentos de labranza y semillas, cobrando a los colonos el valor de éstos, al precio de costo y les concederá largos plazos para su pago, cobrando sólo el cinco por ciento de interés anual sobre el valor de las cantidades invertidas.

También se les proporcionarán los dineros que juzgue necesarios para el fomento de sus siembras y cosechas, cobrando el mismo interés.

Art. 23o. Los colonos extranjeros deberán ser escogidos dentro de aquellas nacionalidades donde la agricultura esté más adelantada y sus ciudadanos sean verdaderos productores y que al venir a colonizar la República se dediquen al progreso de las nuevas poblaciones y que sirvan como mejoramiento a la agricultura nacional.

Art. 24o. El Gobierno podrá autorizar la formación de asociaciones cooperativas para que colonicen determinada zona libre de la República, pero de ninguna manera podrá otorgar concesiones que constituyan un monopolio.

Art. 25o. El Gobierno, por medio del Ministerio de Agricultura y Colonización, establecerá agentes de inmigración en los lugares del extranjero que juzgue más convenientes, que se encarguen de contratar colonos en los términos de la presente ley.

Art. 26o. Sólo el Ministerio de Agricultura y Colonización es el competente para celebrar contratos con los que pretendan colonizar las regiones libres de la República.

Dado en el Salón de Sesiones del Consejo Ejecutivo en el Palacio Municipal de la ciudad de Cuernavaca, Morelos a los diecinueve días del mes de enero de mil novecientos dieciséis.

Por tanto, mandamos que se publique, circule y se le de su debido cumplimiento.

Manuel Palafox, Miguel Mendoza López Schwertfegert, Jenaro Amezcua, Luis Zubiría y Campa, Otilio E. Montaño [Rúbricas].

.
Fuente:

Laura Espejel, Alicia Olivera y Salvador Rueda. Emiliano Zapata. Antología.
Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana (INEHRM),
México, 1988. P. 328-332.
(AGN, Unidad de Archivos Incorporados, Fondo Jenaro Amezcua, Caja Unica.)