DECRETO DEL GENERAL EMILIANO ZAPATA SOBRE
DESERCIONES DE CARRANCISTAS
Marzo 1, 1917

Ejército Libertador de la República Mexicana.
Cuartel General.

DECRETO

EMILIANO ZAPATA, Jefe Supremo de la Revolución en uso de las facultades extraordinarias de que me hallo investido, a los habitantes de la República hago saber:

CONSIDERANDO: que el carrancismo con su política personalista, se acerca rápidamente a su ruina, por lo que cada vez son más numerosas en sus filas, las deserciones de jefes, oficiales, y soldados por haber comprendido al fin la inutilidad de la resistencia armada.

QUE: no siendo ya tolerable que solo por el capricho inmoral de una facción integrada por hombres ambiciosos y ávidos del poder, sigan sacrificándose millones de mexicanos, y que hay que acoger con honradez y buena fe, dando garantías a todos aquellos que reconociendo su error, quieran separarse del servicio de un déspota y rendir homenaje a la buena causa del pueblo, sintetizada en el Plan de Ayala.

QUE: de ese modo se facilitará el advenimiento de la paz nacional; pues el país está agotado, y las familias sufren hambre en la región dominada por el carrancismo y los pueblos todos de la República están en la miseria.

QUE: por estas y otras múltiples consideraciones que existen en el espíritu público, creo de mi deber expedir el decreto siguiente:

ARTICULO I. Se concede amplia y general amnistía a todos los jefes, oficiales y tropa del titulado "EJERCITO CONSTITUCIONALISTA" que depongan las armas y se presenten a partir de esta fecha hasta el 31 de mayo del presente año, ante cualquier jefe del Ejército Libertador con mando de tropas.

ARTICULO II. En consecuencia, todos los jefes, oficiales y tropa del Ejército Libertador, deben otorgar amplias garantías a todos aquellos que se amparen bajo el presente decreto, dentro del plazo improrrogable que el mismo fija.

ARTICULO III. Los jefes mencionados en el artículo II extenderán a los militares que se presenten, una constancia escrita de los pertrechos de guerra que entreguen para que esos aseguren sus derechos ante la Revolución y pueda asignárseles la cuota conveniente que les corresponda por cada efecto de los que entreguen.

Por lo tanto, mando se imprima, publique y circule.

Dado en Tlaltizapán, Mor. a 1o. de marzo de 1917.

El General en jefe
Emiliano Zapata.

.
Fuente:

Laura Espejel, Alicia Olivera y Salvador Rueda. Emiliano Zapata. Antología.
Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana (INEHRM),
México, 1988. P. 374-375.
(AGN, Unidad de Archivos Incorporados, Fondo Jenaro Amezcua, Caja Unica.)