EPITAFIO EN LA TUMBA DE EMILIANO ZAPATA
Por Baltasar Dromundo

El sábado de esa misma semana, por la tarde, fué conducido el cadáver de Emiliano Zapata al Panteón Municipal de Cuautla, situado en el número 23 de lo que hoy tiene el nombre de Calle de las Trincheras de Ordieza.

Se le depositó en una fosa muy profunda por orden de González, para objeto de evitar que los zapatistas tratasen de exhumar al caudillo, llevándose los restos a otro lugar.

Más tarde, en la humildad, en la absoluta pobreza de ese lugar, un tanto descuidado, se levantó un pequeño monumento, lo único blanco allí, dedicado al apóstol.

Sobre él, los domingos y algunos otros días aparecen ramos de flores que llevan gentes desconocidas como expresión de que no todo ha muerto en el cariño y en la gratitud campesina.

Sobre una sencilla columna que remata la tumba de Zapata, un ángel sostiene la forma de pergamino adaptada por una piedra en que se lee: PLAN DE AYALA. NOVIEMBRE DE 1911. Y abajo de la mencionada escultura podrá leerse: LA TIERRA LIBRE PARA TODOS ES EL IDEAL DE LA REVOLUCIÓN.

Encima de la plancha que cubre toda la extensión del sepulcro pueden verse estas frases afectuosas y justas:

 

AL HOMBRE REPRESENTATIVO
DE LA REVOLUCIÓN POPULAR,
AL APÓSTOL DEL AGRARISMO,
AL VIDENTE A QUIEN JAMÁS
ABANDONÓ LA FE, AL INMORTAL

EMILIANO ZAPATA

DEDICAN ESTE HOMENAJE
SUS COMPAÑEROS DE LUCHA.

VILLA DE AYALA.- TLALTIZAPÁN

ANENECUILCO. 1879. CHINAMECA. 1919.

 

.
Fuente:

    Baltasar Dromundo. Emiliano Zapata. México, Imprenta Mundial, primera edición 1934. p. 197-198.