CIRCULAR DE UN GENERAL ZAPATISTA SOBRE LOS
"MALOS MEXICANOS" QUE NO ENTIENDEN QUE
DEBEN PERMANECER UNIDOS

Mayo 25, 1919

Sello de la República Mexicana
Ejército Libertador.
al centro Escudo Nacional.

CIRCULAR

Algunos individuos ambiciosos e intrigantes se preparan a desarrollar infames manejos encaminados a introducir la división y la discordia entre nosotros los revolucionarios del Sur.

Los malos mexicanos no comprenden que hoy más que nunca, después de la muerte de nuestro General Emiliano Zapata, es un deber nuestro permanecer unidos, olvidar toda clase de pasadas diferencias, y trabajar con fe en pro del triunfo de los principios que nuestro extinto jefe proclamara y que forman la herencia, el testamento que él nos dejó. El General Zapata odió siempre a los intrigantes y a los traidores, y esto debemos tenerlo muy presente, él murió víctima de la más infame de las traiciones y nosotros por deber, por amor a la causa y por respeto a su memoria, debemos morir antes de merecer el epíteto de traidores; y traición, y muy grande sería dividirnos entre nosotros, buscar dificultades y conflictos entre nosotros mismos, renegar en un momento de épica historia de la revolución suriana, que siempre unida bajo la dirección del jefe y bajo la bandera del reparto de tierras consignado en el Plan de Ayala, debe continuar como hasta aquí luchando por principios y no por ambiciones, combatiendo hasta el fin para hacer triunfar los nuevos ideales de "reforma, libertad, justicia y ley", que han sido siempre nuestra inspiración y nuestro lema.

Debemos conservar esa nuestra bandera con religioso respeto. Ella ha sido honrada por la sangre de millares de hermanos nuestros, sacrificada por su amor a los principios. Debemos conservar tambien con orgullo el nombre de nuestro ejército, el glorioso nombre de "Ejército Libertador". Con ese nombre y con esa bandera hemos ido los surianos al combate, día tras día, durante nueve años. Por amor a ellos se han muerto innumerables luchadores y bajo su sombra y a su amparo se han realizado las proezas todas del sur, las inolvidables hazañas de Chilpancingo, Treinta, Cuernavaca, Jonacatejoc, Santa María, Chietla, Puebla, etc. El Ejército Libertador debe subsistir con el nombre, con el lema, con la bandera y con los principios que tuvo mientras vivió su glorioso jefe, el C. General Emiliano Zapata. Cambiar algo de todo esto sería atentar a la historia de la Revolución, faltar el respeto a nuestro jefe, mancillar su memoria, apartarnos de la vía que el nos trazara con su predicación y con su ejemplo. Felizmente para nosotros, nuestro extinto jefe como si previera o adivinara el porvenir, nombró a su sucesor; dos meses antes de la traición, que lo había de llevar a la muerte, el General Zapata, designó como jefe supremo de la Revolución mexicana al C. Doctor Francisco Vázquez Gómez. Ese nombramiento ha sido ya aceptado por los principales jefes del centro y norte de la República, y ya que con ellos y con todos los demás del país, estamos en buenas relaciones de amistad y de compañerismo, por conducto de este Cuartel General debemos hoy con mayor razón que nunca, ser fieles y prestar obediencia al digno sucesor del General Zapata, al Doctor Vázquez Gómez, viejo y firme revolucionario conocido y respetado por toda la República.

La adhesión al C. Doctor Vázquez Gomez nos daría fuerza y respetabilidad ante los numerosos revolucionarios de otras regiones del pais que con él están de acuerdo y obedecen sus órdenes.

Hay que estar, pues, prevenidos contra las intrigas de esos malos elementos de que al principio de esta circular se habla y cumplir con el primoroso y más alto de nuestros deberes, en estos instantes: unión y solidaridad, compañerismo y mutuo apoyo entre todos nosotros.

No hay que dar oidos a la sugestión de los ambiciosos y de los perversos y así en cambio recomienda este Cuartel General a todos los jefes surianos, se castiguen con mano enérgica a todos aquellos individuos que traten de sembrar la división entre el elemento revolucionario.

Lo que me es grato poner en conocimiento de usted, protestándole mi atenta y distinguida consideración.

REFORMA, LIBERTAD, JUSTICIA Y LEY.

El General
(Mayo 25 de 1919.)

 

.
Fuente:

    Laura Espejel, Alicia Olivera y Salvador Rueda. Emiliano Zapata. Antología.
    Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana (INEHRM),
    México, 1988.
    P. 452-453 (Fuente:
    AGN, Fondo Genovevo de la O, Caja 19, Exp. 9, f. 63. )