50 AÑOS DE LA COREOGRAFÍA
ZAPATA.

Por Roberto Ponce.


Extracto:

    - Mira, yo tengo un argumento original que he ido eliminando.

    Hay que entender que mi Zapata es una síntesis: Parto: Vida y Lucha, y Muerte y Testamento.

    Ese es el guión, ésa es toda la información que se solía poner en el programa de mano.

    Ahora ya ni eso es necesario incluir.

    Hoy en día me da un enorme gusto que decenas de jóvenes que la siguen interpretando no necesitan ni esas tres frases para entender lo que yo quise decir.

    Y en cuanto al público, me queda claro que la gente entiende perfectamente lo que se simboliza en escena.

    La obra no es demagógica, ha transcendido y sigue viva.

    Incluso, es la única que ha sobrevivido en 50 años, la única de aquella época que se sigue bailando.

    Creo que su valor está más allá del discurso político.

    - Cuando la creó, ¿le interesaba hacer una obra política o más bien afianzar el ideario nacionalista de José Vasconcelos?

    - Ponciano Arriaga, que fue mi bisabuelo, retomó las ideas de Morelos sobre la tierra.

    Tuvo problemas incluso con el presidente Juárez, porque era el más avanzado en su concepto sobre el tema de la tierra y los derechos de los campesinos.

    Emiliano Zapata recuperó esos mismos ideales.

    Así que sí, claro que la hice con una idea política y muy orgulloso de mi bisabuelo.

.
Fuente:


Roberto Ponce.
"50 años de la coreografía ´Zapata´.
´Su valor, más allá del discurso político´:
Arriaga", en Revista Proceso. México,
10 de agosto de 2003. Páginas 60 a 65.