MEXICAN MURALISTS.
WORKING WITH
NARRATIVE.

Scholastic Art.


Extracto:

    Emiliano Zapata (Emil-YANO Za-PA-ta) fue un líder que murió durante la guerra.

    Fue un héroe para algunos, un revolucionario violento para otros.

    Debido a que se había convertido en un símbolo tan poderoso de la revolución, Zapata fue objeto de muchos murales importantes.

    Se le ve de forma muy diferente en cada una de las obras que se muestran aquí.

    Diego Rivera, considerado el líder del movimiento muralista, creía en la revolución.

    Quería que su arte explicara lo que sentía que había tenido lugar durante la lucha.

    Rivera también quería animar al pueblo mexicano a enorgullecerse de su patrimonio.

    En su retrato de Zapata (página opuesta, abajo), Rivera utiliza el tipo de figuras aplanadas y estilizadas con rostros en forma de máscara en espacios poco profundos que se pueden ver en el arte precolombino antiguo.

    Zapata y sus seguidores están vestidos de blanco y llevan herramientas de granja.

    La iluminación suave, los colores apagados y las formas superpuestas simplificadas en esta obra describen una escena que es todo menos bélica.

    Definida por contornos orgánicos curvos, estos ciudadanos-soldados idealizados se mantienen firmes.

    Agarrando su cuchillo de cortador de caña de azúcar y el caballo blanco que le ha quitado al enemigo, el Zapata de Rivera parece decidido a hacer cualquier cosa por el bien de su pueblo.

    José Clemente Orozco también pintó a Zapata, pero su versión (página opuesta, arriba a la derecha) es muy diferente a la de Rivera.

    Visto desde un punto de vista bajo, la forma de silueta oscura del líder revolucionario está enmarcada en el umbral de una pequeña cabaña campesina.

    Se alza en el fondo, proyectando una sombra sobre la gente asustada en el primer plano.

    La figura estática y sin expresión de Zapata contrasta con las diagonales que se cruzan y las partes del cuerpo fragmentadas que definen a los campesinos que sufren.

    El uso que hace Orozco de formas angulares y puntiagudas, de luces puntiagudas, rojos y marrones oscuros, y de pinceladas cortantes, expresa aún más su visión menos positiva de Zapata y la Revolución Mexicana.

.
Fuente:


"Mexican Muralists. Working with Narrative",
en Scholastic Art. Vol. 38, Número 5.
Marzo 2008. Páginas 1 a 11.

Traducción realizada con Deepl.