A PROPÓSITO DEL
CENTENARIO DE LA
RATIFICACIÓN DEL
PLAN DE AYALA.

Por Carlos Barreto Zamudio.


Extracto:

    El pasado 19 de julio se cumplieron cien años de la ratificación del Plan de Ayala, firmada en el poblado de San Pablo Oxtotepec, enclavado en un área rural de la parte alta de la Delegación Milpa Alta del Distrito Federal.

    Este documento debe entenderse como una actualización política del Plan de Ayala de 1911, y a la luz de la renuncia de Victoriano Huerta a la presidencia de la República.

    A propósito de ello, hacemos una breve reflexión del documento principal del zapatismo de noviembre de 1911 y de su acta de ratificación de julio de 1914.

    Uno de los principales jefes revolucionarios de extracción popular del siglo XX mexicano, Emiliano Zapata, así como el zapatismo mismo, transitaron por el hecho de que sus movilizaciones fueran descalificadas por gobiernos, élites, órganos de difusión y empresarios, con una serie de epítetos aterradores que lo acusaban de estar a la cabeza, de partidas de bandoleros, asesinos e incendiarios que aprovechaban la Revolución para cometer toda clase de desmanes.

    La tendencia a la descalificación de los descontentos fue (es) una larga tradición.

    Es sabido que durante la Revolución, a los partidarios de Emiliano Zapata se les descalificó en términos de "hordas criminales de indios capitaneadas por el Atila del Sur. Tradicionalmente se ha usado el término bandolero para descalificar a la disidencia o la protesta de las clases peligrosas".

    A lo largo de 1911, las distintas autoridades asignaron el término bandolero a los zapatistas para decir que no se trataba de campesinos en demanda, sino delincuentes comunes que violentaban el orden y la propiedad.

    Echando mano de sus recuerdos, el oficial zapatista Francisco Mercado, cercano a la formulación del Plan de Ayala, habló de la urgencia de la jefatura rebelde por formular un plan.

    Don Francisco lo hizo en términos llanos: "siempre los ratos que platicaba el profesor Montaño con el jefe Zapata, éste quería que hubiera un Plan porque nos tenían por puros bandidos y comevacas y asesinos y que no peleábamos por una bandera".

.
Fuente:


Carlos Barreto Zamudio.
"A propósito del centenario de la ratificación
del Plan de Ayala", en Revista El Tlacuache,
suplemento cultural. Periódico La Jornada
Morelos. Delegación Instituto Nacional de
Antropología e Historia en Morelos.
Número 633. México, Agosto 3, 2014. 4pp.