ANECDOTARIO
PROHIBIDO DE
LA REVOLUCIÓN.

Por Leopoldo Zincúnegui Tercero


    INDICE

    Palabras del editor.

    Apología de la anécdota

    El buen juez por su casa empieza.

    A tout signeur tout honneur.

    Así es el destino.

    Soy "Chato" pero.

    El parto de los montes.

    ¡De que la perra es brava!

    La mula no era arisca.

    Corazón de oro.

    ¡Oh, Tempora!

    ¡Ay Chihuahua!

    Vámonos a la revolución.

    No tiene la culpa el indio.

    Hasta que se le paró el aguilita.

    Lo mismo el pinto que el colorado.

    ¡Viejo lobo de mar!

    No era nada lo del ojo.

    Donde las dan las toman.

    "Pa' los toros del Jaral.

    Hay plumajes que cruzan el pantano.

    Un auténtico tiro "de gracia'.

    Ando borracho.

    Hay que saber leer.

    La Justicia de Pancho Villa.

    Barata de Generales.

    ¡Vieja y en la puerta!

    Cuesta más una gorra.

    Un periodista en apuros.

    "La Brigada Bonillas".

    Un zapatista en escena.

    ¡Esos puritanos... !

    Mal tirador.

    Bocetos de la Revolución.

    La Casa del Obrero Mundial.

    El periódico "La Vanguardia".

    Nace un periodista.

    Valiente castigo.

    Remedio radical.

    Un lapsus linguae.

    No fue por la respuesta a roma.

    No era lo mismo.

    El treinta y tres colorado.

    Un yaqui en la capital.

    Un aristócrata en la revolución.

    Caravana con sombrero ajeno.

    El mejor escondite.

    "Hay chivos que tienen madre..."

    Hombres de la Revolución.

    ¡Vaya ascenso!

    Demóstenes improvisado.

    Un diputado en apuros.

    Los pies sobre la tierra.

    El "licenciado".

    Liberal clásico.

    El General Villa.

    El milagro de las ánforas.

    ¡Tengan sus rosarios!

    ¿Existe la mala suerte?

    Recordando a Lauro Caloca.

    Piquetitos.

    "Tacón", "Arete'' y "Cajete".

    Quedaron puros valientes.

    Una razón de peso.

    El "Talonario" del General Quintanilla.

    Juntos pero no Revueltos.

    Zapatos nuevos.

    El Petate del Muerto.

    Barras y Estrellas.

    Asuntos de Estado.

    ¡Oreja y vuelta al ruedo!

    Un diputado en apuros.

    Mensajes en clave.

    No es mal sastre.

    Barbas tienes.

    Lo Cortés no quita lo Valiente.

    ¡Vaya minita!

    Crueldad revolucionaria.

    Un difunto en busca de enterradores.

.
Fuente:

Leopoldo Zincúnegui Tercero.
Anecdotario prohibido de la Revolución.

Publicaciones Mañana. México, 1958. 84pp.