APODOS EN LA BOLA.
EL LENGUAJE Y
LA REVOLUCIÓN.

Por Ciro R. de la Garza.


Extractos:

    AS DE OROS

    General Jesús M. Guajardo. Se le aplicó el sobrenombre, según una versión por su afición a la baraja; según otros, por lo atildado y de acuerdo con una tercera -más probable- por extensión porque así se llamaba su caballo favorito, el cual obsequió a Emiliano Zapata para "amansarlo" -que recuperó el 10 de abril de 1919- en Chinameca, el día de la muerte del jefe suriano.

    Rebelado en la Laguna, contra De la Huerta y refugiado en la capital del Estado, fué denunciado por el coronel Cano, en cuya casa se ocultaba. Sujeto a un consejo de guerra fué fusilado en Monterrey, el 19 de julio de 1920.

    AVE NEGRA DEL ZAPATISMO

    Se dió este sobrenombre al general del ejército suriano Manuel Palafox, por sus compañeros, pues se afirma que era muy díscolo y de actuación perjudicial para la causa.

    Cuando Carranza, comisionó al licenciado Luis Cabrera y al general Antonio I. Villarreal para que cambiaran impresiones con Zapata procurando un ajuste, Palafox, fué el principal obstáculo para celebrar un acuerdo por su total y constante intransigencia.

    EJÉRCITO LIBERTADOR DEL SUR

    Así llamaron los "zapatistas" a las fuerzas que bajo las órdenes del general Emiliano Zapata, operaban en el estado de Morelos.

    Cuando en la Convención de Aguascalientes, en octubre de 1914, se admitieron los delegados acreditados por Zapata y el general Felipe Ángeles afirmó, que representaban el "Ejército Libertador del Sur", Obregón, con su oportuno sentido festivo y su autorizada opinión sobre la materia, comentó con su colega de al lado, general Eduardo Hay, que: "No era ejército ni libertador".

    El nombre como el Hamlet. "Palabras, palabras, palabras".

.
Fuente:


Ciro R. de la Garza. Apodos en la Bola.
El lenguaje y la Revolución. Segunda parte.
Gobierno del Estado de Nuevo León.
Cuadernos del Archivo, número 21.
Monterrey, Nuevo León, México,
enero de 1988. 65pp.