BREVE LECTURA DE
LA FOTOGRAFÍA.
VILLA EN LA SILLA
PRESIDENCIAL.

Por José de la Colina.


Extracto:

    Rara vez una fotografía, que es la fijación visual de un momento, habrá obtenido tan paralela fijación de la historia, y de la mitología que puede darse en la misma, como en esta impresionante imagen en que, rodeados de una veintena de fugaces comparsas históricas y algún actor de segundo plano (¿Otilio Montaño?), los caudillos Francisco Villa y Emiliano Zapata se reúnen, como dos confluentes vertientes del mismo movimiento revolucionario, en el lugar central del Poder: el Palacio Nacional.

    Curiosamente la mano que tituló la fotografía parece hacer obedecido al fetichismo de la Silla Número Uno, puesto que sólo se toma en cuenta a uno de los dos grandes personajes: el título es "Villa en la silla presidencial", y es cierto que el caudillo del norte es el que ocupa el gran objeto - fetiche con su coruscante águila dorada en el respaldo, y tiene una actitud cómoda y relajada, confianzuda, como si fuese el dueño de ese ámbito; mientras el caudillo del sur tiene una actitud no rígida sino más "formal", reservada e incluso elegante, con una mano posada sobre la alta copa del sombrero de charro: la actitud de un eventual visitante.

.
Fuente:


José de la Colina.
"Breve lectura de la fotografía.
Villa en la silla presidencial", en Alquimia.
Sistema Nacional de Fototecas: Figuraciones
y signos. Núm. 9, Año 3. México,
mayo - agosto de 2000. Páginas 12 y 13.