CARLOS BARRETO
MARK. EL
CUAUTLENSE.

Por Carlos Barreto Zamudio.


Extracto:

    Carlos Barreto Mark nació en Cuautla, Morelos, el 14 de agosto de 1939.

    Eran los años del último tercio del sexenio cardenista.

    Es el hijo mayor del matrimonio formado por José Barreto Marín, de oficio ferrocarrilero, y Bertha Mark Tapia, ama de casa.

    De origen humilde, su infancia no fue diferente a la de otros niños cuautlenses.

    Eran épocas tocadas por el zapatismo aún vivo, en una Cuautla predominantemente rural.

    En el entorno del oriente de Morelos, la tea de las rebeliones postzapatistas aún se mantenía encendida.

    El saber suriano, aún bajo el signo de la revolución, marcaría la trayectoria de Barreto Mark.

    Alternando sus trabajos como ferrocarrilero y como profesor de escuelas primarias, ingresó en el año de 1968 a cursar sus estudios profesionales en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, entonces ubicada en el centro de la ciudad de México.

    Su primera intención fue estudiar Arqueología, pero al final se inclinó por cursar la carrera de Etnohistoria.

    Al concluir sus estudios en la ENAH, la SEP lo comisionó para integrarse al Instituto Nacional de Antropología e Historia, al que se pertenece desde el año de 1974.

    En el plano de la investigación, por indicaciones del entonces director del INAH, Gastón García Cantú, se incorporó al programa de Historia Oral bajo las órdenes de la Mtra.

    Alicia Olivera, recientemente fallecida.

    En ese proyecto tuvo como compañeros, entre otros, a Salvador Rueda Smithers y Laura Espejel.

    De esta primera etapa de investigación se desprendieron entrevistas a veteranos zapatistas y dos de sus trabajos más conocidos: el fonograma Corridos Zapatistas y el libro Los Corridos de Marciano Silva.

.
Fuente:


Carlos Barreto Zamudio.
"Carlos Barreto Mark. El cuautlense", en
El Tlacuache. Suplemento Cultural.
La Jornada Morelos. Delegación INAH
Morelos. Número 644. Cuernavaca,
México, 19 de octubre de 2014. 4pp.