¿CÓMO VIVE EL
CORRIDO MEXICANO?

Por Aurelio González.


Extracto:

    Baltasar Dromundo cuenta en su biografía de Emiliano Zapata que sobre este héroe se han escrito más de cuatrocientos corridos.

    Abundan también los corridos sobre hazañas de otros personajes revolucionarios como Villa, Carranza o Madero, por no hablar de otro héroe de no tanta importancia histórica como Felipe Ángeles.

    Poco a poco, conforme va diluyéndose el espíritu épico propio de la época revolucionaria, el corrido, tal como sucedió con el romance hispánico, va prefiriendo los temas novelescos: el amor y la aventura.

    A las hazañas de los héroes sucede la narración de la muerte trágica, al combate grandioso, la escena de amores no correspondidos o la riña por celos y desprecios.

    Desde luego que existen transmisores e intérpretes de corridos que tienen un repertorio distinto del que hemos mencionado, y que incluso pueden tener como interés fundamental un tipo específico de corridos: por ejemplo, en el estado de Morelos, donde se conserva una gran memoria de la figura de Zapata, casi no hay corridista que no sepa uno o varios corridos en los cuales el revolucionario popular es el héroe principal.

    Estos corridos refuerzan una conciencia regional y mantienen vivas estas manifestaciones de la cultura popular, pero aún estos corridistas que podríamos considerar como especializados están en retroceso ante el empuje de otras formas culturales o de otros temas.

.
Fuente:


Aurelio González.
"¿Cómo vive el corrido mexicano?
¿Quién canta corridos?
¿Quiénes cantaron corridos?", en
Caravelle, Número 51. Héros et nation en
Amérique latine. Toulouse, Francia, 1988.
Páginas 23 a 30.