CONVENCIÓN Y
PARLAMENTARISMO,
1914-1915 .

Por Israel Arroyo García.


Extracto:

    Comparto con Fernando Amaya que no debemos seguir caracterizando a la asamblea de 1914 como la Convención de Aguascalientes, puesto que ello conlleva una visión reducida de lo que duró y representó la Convención revolucionaria de 1914-1916.

    En dado caso, una de las ideas generales a discutir es el carácter "constitucional" con el que funcionó esta asamblea durante su permanencia como instancia "legislativa".

    Es conocido que Venustiano Carranza fue obligado a convocar a una junta de jefes revolucionarios para crear un programa de gobierno en el interior de la fracción constitucionalista; que Zapata y sus personeros -Otilio Montaño y Gildardo Magaña- pensaron en una junta de jefes revolucionarios desde el Plan de Ayala, y que Francisco Villa y sus apoderados -José Isabel Robles, Manuel Bonilla, Miguel Silva y Roque González Garza- "inventaron" una fórmula sui generis de representación revolucionaria, a la cual denominaron convención.

    Por consiguiente, me parece crucial rediscutir el carácter "constitucional" de la Convención revolucionaria y su estatus político: si fue junta, asamblea de acuerdos, convención constituyente o asamblea provisional mientras se restauraba la Constitución de 1857.

    Todo esto forma parte de la discusión del primer apartado.

    El segundo apartado lo dedico al tema de la calificación de las credenciales.

    Finalmente, en el tercer apartado desarrollo el proyecto parlamentario de la Convención.

    En mi opinión, fue régimen en ejercicio y ancla de reforma para el futuro.

    Su consolidación por sí mismo pone a debate el lugar político de las fracciones zapatistas y villistas. Como al final se trató de las fracciones revolucionarias "derrotadas", suele caracterizárselas como movimientos radicales -la encarnación de la agenda social por antonomasia-, pero sin proyecto político de nación.

    Esto ha sido más acentuado en el caso del zapatismo, aunque también se han dicho cosas parecidas sobre el villismo.

    Mi argumento contrasta con estas posturas.

    La alianza militar y política -la de la Convención- entre villistas y zapatistas permitió proyectar un régimen parlamentario que rebasó el referente de los ideales.

    En el estudio exploro la idea de que fue forma de gobierno en ejercicio y proyecto de futuro con una ley parlamentaria.

.
Fuente:


Israel Arroyo García.
"Convención y parlamentarismo, 1914 - 1915", en
La Tradición Constitucional en México
(1808 - 1940). Tomo II (Serie Constitución)
Secretaría de Relaciones Exteriores.
Centro de Investigación y Docencia Económicas,
CIDE. Archivo General de la Nación.
Catherine Andrews (Coodinadora).
México, 2017. Páginas 215 a 238.