EL GENERAL MANUEL
D. ASÚNSOLO Y SU PASO
POR LA REVOLUCIÓN
MEXICANA.

Por Lee M. Penyak y Pilar García Fabregat.


Extracto:

    Manuel Asúnsolo, dueño de minas en Guerrero, partidario de Francisco Madero y el general responsable por la toma de Cuernavaca en 1911, nunca captó que la rebelión en contra de Porfirio Díaz se convirtiría en una revolución que cambiaría la estructura socio-económica en su país.

    Su participación durante la primera fase de la lucha y su muerte trágica en la ciudad de México en noviembre de 1911 -a manos de Pablo Escandón, Jr., hijo de quien fuera gobernador de Morelos durante la toma de Cuernavaca por Asúnsolo meses atrás- nos ayuda a entender cuán difícil era para un "revolucionario" formar alianzas con gente que protegiera sus intereses.

    Algunos días antes del fusilamiento de Tepepa, Zapata y Figueroa luchaban como aliados contra las tropas federales, y resolvieron atacar Jojutla, correspondiéndole al primero hacerlo por el lado oriente, o sea Tlaquitenango, y al segundo por el lado sur.

    Luego decidieron dirigirse hacia la ciudad de Cuernavaca.

    Pero en esta ocasión no fue Zapata el primero en ocupar la plaza sino que fue el general Manuel Asúnsolo a quien le tocó este honor y el 22 de mayo de 1911 y tomó de manera pacífica la ciudad, ante el abandono de la plaza por las tropas porfiristas.

    Según narraron algunos de los que estuvieron presentes durante la ocupación de Cuernavaca, en esta acción no se derramó ni una gota de sangre ni hubo desórdenes que lamentar.

    Zapata arribó a Cuernavaca el 26 de mayo, al frente de más de 4,000 hombres, e inmediatamente inició pláticas con las tropas de Asúnsolo.

.
Fuente:


Lee M. Penyak y Pilar García Fabregat.
"El General Manuel D. Asúnsolo y su paso
por la Revolución Mexicana", en Revista de
Historia de América. Núm. 136.
Instituto Panamericano de Geografía e
Historia. México, Enero - Diciembre de 2005.
Páginas 77 a 101.