EL HOMBRE.
Por Germán List Arzubide.


Extracto:

    Hace cien años Emiliano Zapata, un hombre puro, limpio, que ganó un sitio privilegiado en la historia patria a base de sacrificios y luchas armadas, defensor del mundo campesino, dio a conocer el Plan de Ayala.

    Junto a Francisco Villa, supo mostrar el mayor valor ante los enemigos tradicionales de la revolución y contra aquellos que ya se veían como dueños del poder y del futuro de México.

    Ambos murieron víctimas de la traición.

    Pero su paso es imborrable, magnífico.

    Tanto Zapata como Villa fueron considerados por muchos medios de su tiempo como aventureros y bandoleros.

    Hoy sabemos bien que su sitio está entre los grandes héroes del país.

    Forjaron como nadie sus respectivas leyendas.

    El cine y la literatura les han dado notoriedad internacional.

    En México Villa y Zapata son auténticos mitos, figuras inmensas y recuerdo de momentos en que el país estuvo a punto de encontrar la grandeza que tanto ha querido.

    Entre quienes han escrito acerca de Emiliano Zapata, se encuentra el destacado intelectual, uno de los creadores del estridentismo, Germán List Arzubide.

    El texto que a continuación reproducimos es un hermoso retrato del general asesinado en Chinameca y que nunca pensó en rendirse hasta no ver a los desposeídos a salvo de explotadores.

.
Fuente:


Germán List Arzubide. "El Hombre", en
El Búho. Año 15, Número 163.
Para la memoria histórica (Archivo coleccionable).
México, Agosto de 2014. Páginas 83 a 86.