EL ZAPATISMO VISTO
DESDE LA MODERNIDAD
(1911-1919)

Por María Herrerías Guerra.


Extracto:

    A lo largo de esta ponencia se verá como el zapatismo es representado como un movimiento marginado del progreso, como una fuerza que amenazaba lo que la sociedad consideraba como moderno y como se va planteando la necesidad de exterminar el peligro.

    El zapatismo como veremos, no tiene nada de lo que se admira en la modernidad, pero tampoco lo que se añora de la tradición.

    Es importante resaltar este punto porque en los textos que se analizan, los tres autores resaltan el carácter salvaje y primitivo de los zapatistas dando énfasis a su conducta escandalosa y poco moderada.

    Hablan de sus parrandas y borracheras, de su lenguaje vulgar, de sus carcajadas y despilfarro, de su poca moderación, de sus gritos, de su forma de comer, de sus impulsos irracionales etc.

    Es decir, la conducta de los zapatistas se muestra como todo lo contrario a lo que se espera de una conducta civilizada. Los zapatistas, por ello, son descalificados desde el primer momento.

    Desprestigian a Zapata por su asidua asistencia a peleas de gallos, corridas de toros y jaripeos a sí como por su consumo desmedido de alcohol, pero al mismo tiempo les enoja el que los salvajes zapatistas copien las conductas de las élites y consuman cognac, bebida que según ellos no sabían apreciar.

    Tanto en los relatos periodísticos como en los libros, los diferentes escritores intentan resaltar el sadismo de los zapatistas describiendo con lujo de detalle las mutilaciones que sufrían las víctimas así como los ríos de sangre que corrían en cada atentado.

.
Fuente:


María Herrerías Guerra.
"El zapatismo visto desde la modernidad
(1911 - 1919)", en Red de Estudios sobre
Prensa. México, Mayo de 2005. 23pp.