EMILIANO ZAPATA Y
EL ZAPATISMO COMO
LEGADO CULTURAL.

Por Evaristo Martínez Pérez.


Extracto:

    Ese 10 de abril de 1919, el Jefe cayó para no levantarse nunca más.

    Con varios impactos de máuser, su cuerpo resbaló del caballo, al cual algunos dicen, un traidor le había aflojado la silla, de lo contrario, Zapata habría logrado salir; otros, tan pronto lo vieron muerto, afirmaban verlo cabalgar por los cerros y lomas de Anenecuilco y la Villa de Ayala.

    Su cuerpo, amoratado por los golpes a lomo de macho y el calor de abril, lo desfiguraron pronto.

    - No es, fíjate bien, no tiene el dedo chiquito mocho.

    - Acuérdate, fue en una charreada, se lo mochó con la lechuguilla.

    - Es su compadre, se parecen mucho. ¿Ya vites?

    - Tampoco tiene el lunar en forma de manita. No puede ser el Jefe, a él nadie lo puede tumbar.

     

.
Fuente:


Evaristo Martínez Pérez.
"Emiliano Zapata y el zapatismo
como legado cultural", en
Revista Azkán. Aquí y ahora.
México, agosto de 2019. Páginas 10 a 13.