EMILIANO ZAPATA Y LA
COMUNA MORELENSE.

Por Felipe Ávila.


Extracto:

    La insurrección zapatista contra Madero no pudo ser controlada y se convirtió en el principal problema político nacional del gobierno maderista, al que le restó legitimidad.

    Durante ella, Zapata mostró las cualidades que lo hicieron una figura nacional: rectitud, firmeza, intransigencia y respeto a las decisiones de los pueblos y comunidades zapatistas.

    Cuando ocurrió el golpe de Estado que derrocó a Madero, Zapata se negó a reconocer al gobierno ilegítimo de Victoriano Huerta y siguió combatiéndolo.

    Los pueblos zapatistas sufrieron una brutal represión por parte del ejército federal, pero lograron resistir y el zapatismo se extendió no sólo al territorio morelense, sino que logró controlar también el vecino estado de Guerrero y las zonas colindantes a Morelos de los estados de Puebla y el Estado de México.

    De esa manera, el zapatismo contribuyó a la caída del gobierno huertista y fue, junto con el villismo y el constitucionalismo, uno de los tres movimientos populares vencedores sobre el huertismo, que buscaron unificar a la revolución en la Convención de Aguascalientes.

.
Fuente:


Felipe Ávila.
"Emiliano Zapata y la Comuna Morelense", en
Archipiélago. Revista Cultural de Nuestra América.
Número 105. Año 27. México, julio -
septiembre 2019. Páginas 15 a 17.