FOTOGRAFÍA Y
REVOLUCIÓN EN
GUERRERO.

Por Samuel Villela F.


Extractos:

    Para cuando se da el estallido revolucionario en Guerrero, se desempeñaban 13 fotógrafos profesionales en las principales ciudades de la entidad.

    En Chilapa, desde el último cuarto del siglo XIX, Protasio Salmerón iniciaría la trayectoria de una dinastía familiar con cuatro generaciones de fotógrafos, vigente hasta nuestros días.

    A él se debe una de las pocas imágenes que tenemos de los "cuerudos", nombre que recibía un cuerpo regional de rurales, el principal órgano represor del Porfiriato.

    También tenemos el par de imágenes -tomadas conjuntamente con su hijo Amando- sobre los festejos del Centenario en Guerrero -Chilapa y Chilpancingo, 1910-.

    Amando Salmerón, por su parte, aparece por el año de 1910 como corresponsal del diario capitalino El Tiempo.

    En Teloloapan, población que es la puerta de entrada a la Tierra Caliente y por donde ingresaban mercaderías hacia Iguala -la principal ciudad comercial de la zona norte-, iniciaba en 1908 su trabajo profesional la señorita Sara Castrejón.

    Además de los consabidos retratos de estudio y algunas fotos de paisaje, le debemos la única postal conmemorativa del Centenario que tenemos registrada para el estado suriano.

    El estallido revolucionario en Guerrero se dio con la toma de Huitzuco el 28 de febrero de 1911, cuando Ambrosio Figueroa, comandando un contingente de sesenta sublevados, se enfrentó a las fuerzas porfiristas.

    De esos inicios no tenemos registro fotográfico alguno.

    No fue sino hasta el 22 de abril del mismo año cuando se produjeron las primeras imágenes de la Revolución en tierras surianas, en el momento en que Sara Castrejón registró la entrada de fuerzas maderistas en su natal Teloloapan.

    Como parte del proceso de enfrentamiento entre el maderismo y el zapatismo, se produjeron a nivel estatal levantamientos por quienes se adhirieron al Plan de Ayala.

    Uno de los principales fue el encabezado por Jesús H. Salgado en Teloloapan, por lo cual Madero, ya investido como presidente de la República, envió al coronel Aureliano Blanquet para someterlo.

    El año de 1914.

    Este año resultó prolífico en imágenes del zapatismo ascendente y triunfante.

    En el mes de marzo se produjo una de las acciones bélicas más importantes para la causa campesina en el Sur, teniendo como escenario la ciudad capital de Chilpancingo.

    Contra el bien pertrechado y capacitado ejército profesional del huertismo, se enfrentaron los contingentes guerrerenses coordinados por Manuel Palafox, el estratega de Emiliano Zapata quien, tras bambalinas, dirigió la operación militar.

    De este histórico episodio se produjeron una serie de imágenes por parte de Amando Salmerón, destacando entre ellas las cuatro fotos tomadas a Emiliano Zapata.

    Mas lo que aquí cabe resaltar es la carta que el General en Jefe del Ejército Libertador del Sur y Centro dirigió al fotógrafo, con lo cual se evidenciaba su interés por la fotografía.

.
Fuente:


Samuel Villela F.
"Fotografía y Revolución en Guerrero", en
Alquimia. Año 13, Volumen 39.
Instituto Nacional de Antropología e Historia.
México, mayo- agosto 2010. Páginas 44 a 59.