FRANCISCO JULIAO,
SU CONVERSACIÓN
CON DOÑA GREGORIA
ZÚÑIGA, ÚLTIMA
MUJER DE ZAPATA.

Por Laura Espejel López.

 

Extracto:

    Como sabemos, los testimonios zapatistas son una fuente excepcional en tanto nos permiten comprender cómo los combatientes campesinos, o los hijos de campesinos, recordaban su participación en una lucha por la tierra y la justicia: su causa.

    Así, los que Francisco Julião dejó en algún gabinete de su casa en Tepoztlán, daban fe de la confianza que se ganó en las casas de muchos campesinos que habían peleado con Emiliano Zapata.

    Una de las preguntas recurrentes que hacía Julião, seguramente después de un buen rato de conversación, era sobre cómo veían ellos al general Zapata.

    Parece una pregunta nacida de la simple curiosidad, pero encierra la posibilidad de tener un testimonio de primera mano respecto de la imagen que su propia gente guardaba de aquel mítico dirigente, es decir, los campesinos de la región.

    El domingo 4 de noviembre de 1973, en el pueblo de Tenextepango, Morelos, la señora Gregoria Zúñiga, de 78 años, originaria de Tepalcingo, Morelos como en una ensoñación “recorre su memoria” y la detiene en el año de 1912.

    Así, conversando con Francisco Julião le cuenta, como si fuesen viejos conocidos, o incluso familiares, el inició de su romance con el “Jefe Zapata”, como le llaman la gente en los pueblos de Morelos, y la misma doña Gregoria:

    “Zapata nos cogió […] nos conoció [se refiere a ella y a su hermana Luz] en el rancho, desde que llegamos, y decía: “que bonitas muchachas tiene ese viejito [su padre, don Manuel Zúñiga]; que bonitas muchachas tiene, tiene buenas pollitas”. Ahí jué donde empezó, por [ser nosotras] pollitas, a frecuentar la casa […]”.

.
Fuente:

Laura Espejel López.
"Francisco Julião, su conversación con doña
Gregoria Zúñiga, última mujer de Zapata", en
Revista Con-temporánea, Del Oficio
Número 5. México, enero 2016. 9 pp.