GUERRERO, UN TROZO
DE SU HISTORIA.
PORFIRIATO Y
REVOLUCIÓN.

Por Gil Arturo Ferrer Vicario.


Extracto:

    En los primeros días de 1914, el gobierno del estado reconoció que la mayoría de las regiones estaban controladas por los grupos rebeldes, y el gobernador Zozaya manifestaba su preocupación cuando decía que "el territorio ardía en plena rebelión armada".

    Pocos días después renunció a su cargo y en su lugar fue nombrado el Gral. Juan Poloney.

    A partir de mediados del mes de febrero el plan de armas tendiente a la toma de la capital del estado se puso en marcha.

    Mientras los revolucionarios guerrerenses tomaban sus posiciones, el general Emiliano Zapata, acompañado por el igualteco avecindado en Morelos, Ignacio Maya, entró a territorio guerrerense.

    Estando en la ciudad de Tlapa expidió el día 2 de marzo de 1914 lo que se conoce como el Acta de Tlapa.

    Este documento constituye una base importante para corroborar la idea que tenía Zapata de iniciar desde el estado sureño una campaña militar que culminaría con la ocupación de la capital del país, antes de la llegada de los ejércitos constitucionalistas que operaban en el norte, y mediante lo cual le quitaría méritos al carrancismo en el triunfo contra el huertismo.

    El texto convocaba a una Convención Revolucionaria para el día 15 de mayo en la ciudad de Chilpancingo, lo que constituye un antecedente de la Soberana Convención Revolucionaria de Aguascalientes instalada a finales de ese año.

    El general Zapata instaló su cuartel general en Tixtla, población cercana a Chilpancingo, capital del estado.

.
Fuente:


Gil Arturo Ferrer Vicario.
"Guerrero, un trozo de su historia.
Porfiriato y Revolución", en Guerrero en el
contexto de las Revoluciones en México.
Universidad Autónoma de Guerrero.
Congreso del Estado de Guerrero.
Editorial Fontamara. México, primera
edición 2010. Páginas 153 a 177.