GUILLERMO ARRIAGA.
Por Adriana Malvido.


INDICE

    Guillermo Arriaga pensaba que su vida estaba en la música, en la composición, hasta que una tarde de 1942, a los dieciséis años de edad, presenció en el Palacio de Bellas Artes la puesta en escena de Sílfides con el Ballet Theater, la más importante compañía de ballet en la historia de Estados Unidos.

    El impacto fue definitivo y al término de la función se dijo: "¡Este es el mundo al que pertenezco!".

    Su debut, como primer bailarín, al lado de Ana Mérida en La Balada del Venado y la Luna el 7 de diciembre de 1949 en Bellas Artes, le dio la razón y marcó el inicio de una larga trayectoria dedicada a la danza, como bailarín, coreógrafo, maestro y promotor.

    Más de 300 coreografías creó, cientos de poemas escribió, compuso canciones, estructuró y organizó a las compañías de danza contemporánea y de ballet popular que llevó por todo el mundo, hizo cine y televisión, dio múltiples conferencias.

    El Seminario de Cultura Mexicana publicó una antología de sus cuentos, y Conaculta editó su libro La época de oro de la danza en México; es decir, sus horizontes creativos no tenían límites… Y es su coreografía Zapata la que sigue palpitando en los grandes escenarios de la danza y en la memoria sensible de México.

    Durante dos años visité a Guillermo Arriaga cada semana para entrevistarlo y escribir su biografía, Zapata sin bigote, con los retos ineludibles de abordar con preguntas al único hermano de mi madre.

    Siempre lo encontré mirando por la ventana la luna que se despide cuando amanece o los volcanes al atardecer.

    Desde otra ventana interior imaginó un día su coreografía Zapata y dio a luz el libreto.

.
Fuente:


Adriana Malvido. "Guillermo Arriaga", en
Revista Casa del Tiempo. Sección 40 + 10.
Universidad Autónoma Metropolitana.
México, marzo de 2014. Páginas 54 a 56.