GUSTAVO BAZ: DEL
ZAPATISMO A LAS
INSTITUCIONES.

Por Álvaro Arreola.


Extracto:

    En 1914, el entonces estudiante de segundo año de medicina se ligará y conocerá durante dos años al movimiento zapatista.

    Sus lazos se guiarán a través de dos generales: uno fue Francisco Pacheco -jefe zapatista de la zona del Estado de México- cuya confianza y total apoyo conquistó al incorporarse como "médico" y obtener buenos resultados al atender y curar de un problema intestinal a su hijo, lo que Pacheco retribuyó al militante con el grado de capitán.

    El otro general zapatista que conocerá en forma cercana es Genovevo de la O, por aquellos años jefe de toda la zona que dominaba -desde su campamento de Santa María, incluyendo el Estado de México- el paso de la carretera a Cuernavaca.

    La participación de Baz en el movimiento zapatista se concretó como oficial de enlace y predicador, es decir, llevándoles el mensaje a los diferentes grupos revolucionarios zapatistas, "para gue tuvieran la idea exacta, de por qué estaban en lucha contra el gobierno".

    Ésa fue la causa por la cual me nombraron a mí gobernador del Estado de México -diría años después.

    Su acción se desarrolló entre el cuartel del general Pacheco en Huitzilac y las fuerzas zapatistas diseminadas estratégicamente en pequeños grupos por las sierras del Ajusco y el Nevado de Toluca donde generalmente los rebeldes surianos combatían en guerrillas de gran movilidad pero, para las acciones de importancia, se les reunía en el cuartel general de cada jefe principal, como ha sido señalado por John Womack.

    El 14 de diciembre de 1914 en el ambiente de la Convención de Aguascalientes, donde la lucha de las facciones revolucionarias se vislumbra claramente y donde ninguna fuerza política quiere ceder terreno, el coronel Gustavo Baz será nombrado -a los 20 años de edad- por primera ocasión, gobernador del Estado de México, a raíz de que el 28 de octubre, la Convención aprobó e hizo suyos los postulados del Plan de Ayala, con una declaratoria "que adoptaba los principios como mínimo de las exigencias de la Revolución".

     

.
Fuente:


Álvaro Arreola.
"Gustavo Baz: del zapatismo a las instituciones",
en Estadistas, caciques y caudillos.
Carlos Martínez Assad, coordinador.
Instituto de Investigaciones Sociales.
Universidad Nacional Autónoma de México.
México, primera edición 1988.
Páginas 395 a 403.