JACOBO HAROOTIAN,
ANDANZAS DE UN
ARMENIO EN LA
REVOLUCIÓN
MEXICANA.

Por Carlos Antaramián.


Extractos:

    En la Revolución mexicana participaron como militares algunos extranjeros, uno de ellos fue el armenio nacido en Alepo, Jacobo Harootian.

    Al final de la dictadura fue contratista del gobierno del estado de Guerrero para la construcción del camino Iguala-Acapulco; una vez iniciada la Revolución participó en la toma de Iguala y fue de los primeros revolucionarios sureños que llegaron a las goteras de la ciudad de México para recibir al caudillo Madero.

    Aun cuando fue un personaje secundario, llegó a ser jefe de los Cuerpos Rurales en la campaña contra Zapata de agosto de 1911, posteriormente sería encarcelado en la ciudad de México por el delito de sublevación, nota que tuvo un esmerado seguimiento por parte de la prensa capitalina.

    Al caer el régimen de Madero apoyó decididamente al general Huerta, quien en mayo de 1914 lo nombró general del ejército mexicano.

    Como muchos miles de mexicanos, tuvo que exiliarse en 1914 al caer el régimen huertista.

    A partir de la prensa de la época este capítulo da una semblanza y las tribulaciones políticas de este personaje armenio en los primeros meses de la Revolución mexicana.

    En 1915, mientras sus conciudadanos armenios eran víctimas del genocidio por parte del gobierno de los jóvenes turcos en su natal Imperio otomano, Jacobo Harootian emigra a República Dominicana, abandonando para siempre sus propiedades y negocios en México, y vuelve a ser minero y contratista de caminos.

    Otra vez haría fortuna, ahora como ciudadano dominicano (1926), y ahí nacerían sus hijos y nietos.

    Harootian muere en 1935 en La Mina, su propiedad en la común de San Cristóbal, provincia de Santo Domingo, pero este episodio es otra historia.

.
Fuente:


Carlos Antaramián.
"Jacobo Harootian, andanzas de un armenio
en la Revolución mexicana", en Serrano,
Pablo (coord.) Inmigrantes y diversidad cultural
siglos XIX y XX. Homenaje al doctor Carlos
Martínez Assad. CECAH y El Colegio del
Estado de Hidalgo. Pachuca, Hidalgo,
México, octubre de 2015. Páginas 367 a 387.