LA CONVENCIÓN
REVOLUCIONARIA
DE AGUASCALIENTES,
COMO ASAMBLEA
PRECONSTITUYENTE.

Por Jesús Antonio de la Torre Rangel.


Extractos:

    El reclamo de justicia, que constituye el sentido más profundo del Derecho, requiere de una nueva ley para expresarse nominativamente de manera adecuada; así lo expresan varios convencionistas explícita e implícitamente.

    Un miembro de esa histórica Asamblea, Paulina Martínez, es uno de lo que mejor lo dicen.

    En la sesión del 27 de octubre, con aclamaciones es recibida la representación del Ejército Libertador del Sur, la delegación enviada por el general Emiliano Zapata; el presidente Villareal les da la bienvenida, y contesta Paulino Martínez, a nombre de la representación zapatista con un precioso discurso con alusiones jurídicas: ley y justicia; necesidades que deben satisfacerse reconociendo derechos agrarias, laborales y educativos.

    Una discusión sobre requisitos formales que tienen que ver con la admisión de la delegación zapatista, con voz y voto, en la Convención, da pauta para una brillante intervención del abogado zapatista Antonio Díaz Soto y Gama, sobre una cuestión jurídica de fondo.

    El abogado potosino se pronuncia contra el legalismo y el formalismo; una Convención Revolucionaria, no debe actuar privilegiando las formas sobre la sustancia del Derecho que es el bien común, expresa.

    Dice Vasconcelos de Soto y Gama: "Fue Díaz Soto la figura más brillante de la Convención. Personalidad honesta y culta, maneras corteses, simpatía humana y un talento oratorio notable en cualquier sitio, no había quien lo igualará en la tribuna".

.
Fuente:


Jesús Antonio de la Torre Rangel.
"La Convención Revolucionaria de Aguascalientes,
como Asamblea Preconstituyente", en
Revista de Investigaciones Jurídicas.
Número 38. Escuela Libre de Derecho.
México, 2014. Páginas 117 a 140.