LA ESPERANZA
REVOLUCIONARIA.

Por Roberto J. Chávez Delgado.


Extracto:

    El presente estudio pretende analizar las posiciones de algunos actores revolucionarios, así como las corrientes teóricas que influyeron en su pensamiento, tal análisis se obtendrá, elementalmente, de la reflexión de ciertos aspectos de dos documentos revolucionarios: El manifiesto del Partido Liberal Mexicano y El Plan de Ayala, bajo el método de la dogmática jurídica en la línea de sistematización.

    Se toman tales documentos por considerarse elementos trascendentes que marcaron las directrices de un movimiento que más allá de buscar intereses individualistas plantearon una nueva Nación de tinte social e igualitario que, sin embargo, para algunos fue una simple revolución de papel o interrumpida.

    En ese contexto fue que surgió, dentro de la Revolución, el poder de las masas, las que bajo las dirigencias auténticas de Emiliano Zapata, Francisco Villa (Doroteo Arango), Ricardo Flores Magón, Antonio Díaz Soto y Gama y Librado Rivera, entre otros, encausaron las premisas campesino-obreras esencialmente, aunque no dejaron de hacer un planteamiento en general de la sociedad mexicana.

    De la reflexión del presente estudio, se puede destacar que la Revolución mexicana, como es sabido, fue eminentemente burguesa, porque, nunca se postuló como elemento principal la desaparición de la propiedad privada de los grandes medios de producción y su socialización.

    Sin embargo, sí se formularon ciertos ideales de las masas campesinas y obreras, como es el caso del Plan de Ayala o del Programa del Partido Liberal Mexicano, en los que se exponen demandas concretas e inmediatas, como: el reparto agrario y las condiciones mínimas laborales, entre otros puntos.

.
Fuente:


Roberto J. Chávez Delgado.
"La esperanza revolucionaria", en
Alegatos, núm. 76. México, septiembre -
diciembre de 2010. Páginas 899 a 914.